41 años de ‘Station to Station’


Un día como hoy, pero de 1976, David Bowie estrenó su décimo álbum de estudio.


POR Priscila Núñez  



A lo largo de su trayectoria, David Bowie exploró distintas direcciones musicales, pero probablemente ninguna tan enigmática y valiente como la que tomó con Station to Station. El álbum incorpora la personalidad dramática del músico con su lado emocional en temas perfectamente bailables, por lo que es considerado el álbum más accesible y al mismo tiempo, más impenetrable del duque blanco.

Fue un álbum de transición en su carrera; desarrollando entre el funk y el soul de su anterior disco Young Americans, también explora una nueva dirección hacia sintetizadores y ritmos motorik.

Este material discográfico es recordado principalmente por haber sido el vehículo del último álter ego de Bowie, The Thin White Duke. Marcado por su reciente participación en la cinta de Nicolas Roeg, The Man Who Fell to Earth, Bowie optó por usar un still de la película para la portada de su décimo álbum.

Durante la grabación del álbum, Bowie se encontró preso en un estado permanente de “terror psicológico”, víctima de sus adicciones y malos hábitos nocturnos, que de alguna manera consiguieron permearse en la producción y en su personalidad. The Thin White Duke era un personaje que encarnaba la maldad con un estilo inmaculado y cien por ciento europeo.

BANNER BAJA APP 164



comments powered by Disqus