50 años del álbum debut de Led Zeppelin, la obra de blues que definió al rock


Con su álbum debut, la banda creó una obra con la que el rock salió de su etapa psicodélica para ver la madurez.


POR Héctor Elí Murguía  



Foto: cortesía Atlantic Records / Warner Music

Hace cinco décadas, el mundo vio nacer una obra musical que se inscribió en la historia como uno de los testamentos más fieles del rock: el álbum debut de Led Zeppelin.

Jimmy Page, Robert Plant, John Paul Jones y John Bonham, que hacia finales de los años sesenta apenas eran conocidos por su trabajo como músicos de sesión y una breve estancia en bandas que hacían homenaje a la música estadounidense, reinventaron la forma de interpretar el blues en un disco de 9 tracks.

Page, que en un principio solo quería rescatar a The Yardbirds –agrupación de la invasión británica por la que pasaron otros amantes del blues como Eric Clapton y Jeff Beck–, encontró el virtuosismo necesario en los otros tres músicos para convertirse en algo más que una simple banda británica que imitaba a los estadounidenses.

Inspirados en personajes como Willie Dixon, Muddy Waters y el folk de Joan Baez, la banda emergió de lo desconocido encontrando una fórmula única por medio de la improvisación. En los ensayos que originalmente se estaban llevando a cabo para resucitar el proyecto con el nombre de The New Yardbirds, Page y Plant dieron prioridad a crear canciones de su autoría como “Good Times Bad Times” y “Communication Breakdown”, los primeros sencillos comerciales. 

Después de unos meses de gira por territorio escandinavo, Peter Grant, manager contratado por Page para realizar la misma, vio un talento inimitable en los músicos y, sin tener un contrato firmado con algún sello discográfico, pagó para que la banda grabara su primer álbum. En tan solo 36 horas y con 2 mil libras esterlinas de presupuesto, los cuatro músicos grabaron el disco en los estudios Olympic con el mote de Led Zeppelin, nombre que surgió de una broma de Keith Moon (baterista de The Who), quien dijo que el grupo era tan malo que “podía descender como un globo de plomo”.

En cada uno de los temas, que oscilan entre canciones originales y covers, se muestra el talento de cada uno de los músicos; Bonham hace historia con su doble bombo en “Good Times Bad Times”; John Paul Jones hace lo propio con el bajo en la oscura “Dazed And Confused” y Robert Plant deja un legado imborrable en canciones “You Shook Me” y “I Can’t Quit You Babe” de Willie Dixon, donde las tonalidades altas de su voz apenas son superadas por otros grandes cantantes en la historia del rock como Freddie Mercury.

Los cuatro músicos no eran los primeros en interpretar el blues de una forma distintiva. The Rolling Stones, de hecho, debutaron haciendo covers de artistas como Muddy Waters, pero las cualidades que Zeppelin reflejó en su primer álbum fueron únicas.

Su capacidad interpretativa en vivo fue trasladada al álbum, desde lo experimental de tocar la guitarra con un arco de violín hasta improvisar solos extensos en cada uno de los instrumentos. Además, las técnicas de producción implementadas por Page alejando los amplificadores de los micrófonos para conseguir el sonido de reverberación que sería usado más tarde por bandas como Black Sabbath.

Led Zeppelin I llegó en 1969, un año que vería florecer algunos de los momentos más emblemáticos del rock como Woodstock o la presentación de The Rolling Stones en Altamont.

Con su álbum debut, la banda creó una obra con la que el rock salió de su etapa psicodélica para ver la madurez, inspirando los sonidos que llegarían en los años setenta como el punk, el heavy metal y el hard rock.



comments powered by Disqus