50 años de ‘The Piper At the Gates of Dawn’, álbum debut de Pink Floyd


En agosto de 1967 se estrenó uno de los álbumes seminales de la psicodelia.


POR Héctor Elí Murguía  



Syd Barrett fue la piedra angular de la psicodelia británica. El primer álbum de Pink Floyd refleja una liberación de ideas y escenarios mentales inexplicables. Esta obra fue resultado de la ebullición cultural de 1967, después del llamado Summer of Love. Barrett se inspiró en la literatura fantástica inglesa para crear el concepto del disco y utilizó su imaginación para convertir sus composiciones en epilepsias musicales con sonidos guturales, distorsiones agresivas y disonancias.

En 1962, Barrett formó The Pink Floyd Sound, una banda con los entonces estudiantes de arquitectura Roger Waters, Nick Mason y Richard Wright. Después de algunos cambios en la alineación, el grupo decidió dejar su nombre simplemente como Pink Floyd luego de firmar un contrato con la discográfica EMI.

Arnold Layne” fue el primer sencillo en la historia del grupo y “See Emily Play” fue un éxito del verano en Gran Bretaña. Estas dos canciones fueron creadas con el propósito de llegar a la radio y acercarse a los jóvenes desinhibidos de la época. A pesar de esto, la fama de la banda residía en la experiencia que causaba su música con el uso de la droga que se popularizó en ese año, el LSD.

En febrero de 1967, Pink Floyd se instaló en los estudios Abbey Road mientras The Beatles trabajaba en su obra maestra Sgt Pepper Lonely Hearts Club Band. Paul McCartney se asombró de los nuevos sonidos que exploró la entonces nueva banda británica. Syd escribió la estructura lírica del álbum inspirado en The Wind In The Willows, obra literaria infantil de Keneth Grahame, la cual retrata la vida de animales de campo vivientes, faunos divinos y criaturas fantásticas.

Astronomy Domine”, “Interstellar Overdrive” y “Bike”, son el comienzo, desenlace y fin de la narrativa catastrófica causada por el LSD en la cabeza del que se convertiría en el legendario “Diamante Loco”. “Matilda Mother” es una petición de un niño a su madre para que le cuente una historia antes de dormir, mientras temas como “Lucifer Sam” y “”Pow R. Toc H.” son los primeros acercamientos a un subgénero conocido como space rock. Con la suma de efectos ambientales, una voz radiofónica y el sonido terrorífico de unos patos al final del disco, la producción fue minuciosa para causar el efecto deseado: un viaje psicodélico a través de una tierra fantástica y una nueva forma de crear arte.



comments powered by Disqus