Adele, la antítesis más exitosa de la industria


La cantante británica cumple 29 años y los celebra en la cima de las listas de popularidad.


POR Jovel Álvarez  



Adele es uno de esos casos en los que el triunfo sabe a aun más dulce. Los 29 años de la cantante británica más exitosa de la actualidad permiten hacer una pausa para analizar el éxito de una joven que obtuvo todo lo que no buscaba.

Han pasado 10 años desde que la vida de aquella talentosa adolescente con una voz profunda y melancólica se escuchó por primera vez en las emisoras británicas. 19 fue el disco que la dio a conocer en su país y le valió los primeros dos Grammy de su carrera: una mujer por la cual la industria no habría apostado mucho si no hubiese demostrado que era exactamente lo que el público esperaba.

Rompiendo esquemas de apariencia, vestuario, vocabulario y exposición a la vida pública, Adkins dejó en claro que su carrera se basaría en su voz y únicamente en ello.

Esta valiente decisión marcó un hito en una industria en la que el mejor cuerpo parecía vender más que la mejor voz. Adele acabó con esa norma.

21, su segundo álbum de estudio, se convirtió en uno de los más mayores éxitos pop de los últimos años.

El álbum partió del dolor ante el fracaso de una relación de 18 meses que dejó su ánimo destruido. Ante dicho episodio, y alentada por el consumo constante de alcohol, Adkins abrió su corazón de una forma auténtica, profunda y completa, dando como resultado una colección de canciones, una más desgarradora que la otra.

Ante el nuevo éxito obtenido por temas como “Set Fire to the Rain”, “Rolling in the Deep”, “Take it All”, “Don’t You Remember”, “One and Only” y “Someone Like You”, Adkins vio ante sus ojos un vuelco total en las expectativas que tenía de su vida y su carrera.

El álbum le valió cinco premios Grammy y ventas estimadas en más de 33 millones de unidades, siendo el disco más vendido a nivel mundial por dos años consecutivos (2011 y 2012) y convirtiéndose en el que más unidades ha vendido en un periodo de dos años desde Thriller de Michael Jackson.

Tras una operación en las cuerdas vocales que la apartó de los escenarios en plena promoción de su segundo álbum, Adele se vio en un bloqueo creativo total, pues el estrellato la había alejado de esa vida cruel pero real que inspiraba sus canciones.

El embarazo de su hijo le dio la excusa para retirarse cuatro años, en los que finalmente reencontró su norte creativo y pudo componer nuevamente los temas honestos que su público esperaba.

Hello” marcó su regreso a los escenarios, consiguiendo un éxito aplastante en el mundo entero y 25 demostró que el toque auténtico de sus composiciones no se había perdido.

Un nuevo acto de irreverencia se daría al anunciar que su tercera producción no estaría disponible en servicios de streaming.

“Yo quería probar un punto. Todo el mundo me dijo que los servicios de streaming son el futuro. Bueno ¡pues si es el futuro, no estamos en el maldito futuro todavía! Yo quería probar que si a la gente le gusta un álbum lo suficiente, irá a comprarlo. Y lo hicieron”, dijo Adele en 2016. Las ventas de 25 a nivel mundial superan ya las 20 millones de unidades.

25 se convirtió en el álbum más vendido de 2015 y 2016, rompiendo los récords de venta anual de una década en Estados Unidos desde No Strings Attached (2000) de ‘N Sync.

Tras el lanzamiento de su tercer álbum, la artista se embarcó en uno de los tours más exitosos de los últimos tiempos, con 53 conciertos en Europa, 58 en Norteamérica (México incluido) y 11 en Oceanía, para un total de 122 presentaciones en un periodo de año y medio.

25 le valió el mayor éxito en los Grammys 2017, ceremonia tras la cual su conteo total de megáfonos dorados subió a 15.

Se puede odiarla o amarla, pero los números hablan por sí mismos: Adele se convirtió en un fenómeno inesperado, siendo la artista de mayor éxito comercial a nivel mundial, trascendiendo barreras generacionales hasta hoy inexorables, pues se posicionó en el gusto de hijos, padres y abuelos por igual.

Adkins se prepara actualmente para cuatro conciertos de despedida en el Estadio Wembley en Londres. Con una fortuna valorada en 147 millones de euros, la artista piensa retirarse 10 años.

El misterio se acerca a la vida de Adele, y ella parece esperarlo para abrazarlo, y dejar a su público en espera de un nuevo éxito que algún día llegará.

BANNER APP 168



comments powered by Disqus