Aretha Franklin: la cantante más grande de todos los tiempos


Recordamos el texto que escribió Mary J. Blige para describir a la Reina del Soul.


POR Jonathan Matamoros  



Foto: cortesía de Atlantic Records

En 2009, Rolling Stone reunió a un grupo de 179 figuras de la industria musical para compilar en una lista a los 100 grandes cantantes de todos los tiempos. En este ambicioso ejercicio participaron figuras como B.B. King, Carole King, Ann Wilson, Roger Waters, Rod Stewart, Ringo Starr, Patti Smith, Carlos Santana, Ozzy Osborne, Iggy Pop, Liam Gallagher, Alicia Keys y muchos más.

Al final se consiguió elaborar un listado lleno de talento y voces memorables que a lo largo de múltiples décadas han ayudado a construir, modificar y darle forma a la música contemporánea. En esta lista, Aretha Franklin se posicionó en la cima. Desde sus inicios, La Reina del Soul atrajo la atención de miles por el dinamismo y gran poder que poseía en su garganta. Generaciones enteras han citado a Aretha como una de sus mayores influencias y han reconocido su vital importancia en el mundo de la música.

En el día de su muerte, recordamos el texto que escribió Mary J. Blige acerca de la Reina del Soul.

Aretha Franklin por Mary J. Blige

Sabes reconocer una fuerza celestial. Sabes reconocer algo que Dios ha creado. Y Aretha Franklin es un regalo de Dios. Cuando se trata de expresarse a través de una canción, no hay nadie que llegue a su nivel. Ella es la razón por la que las mujeres quieren cantar.

Aretha lo tiene todo: el poder, la técnica. Es honesta con todo lo que dice. Todo lo que está pensando o le está pasando está en su música, desde “Chain of Fools” hasta “Respect” y sus actuaciones en vivo. Su confianza es total; no titubea jamás. Creo que su base góspel le proporciona esa seguridad, porque en el góspel no se juega. Para ella, esto no es un juego.

De niña, solía escuchar la música de Aretha porque mi madre ponía “Do Right Woman” y “Ain’t No Way” todos los días. Veía a mi madre llorar cuando escuchaba esas canciones, y yo lloraba también. Luego la descubrí por mi cuenta con la banda sonora de Sparkle. He debido poner “Giving Him Something He Can Feel” como 30 veces seguidas; finalmente, hice las conexiones con la voz que solía escuchar mi madre.

Incluso, la manera en que pronuncia las palabras es asombrosa: en “Giving Something He Can Feel”, cuando canta “Many say that I’m too young” (Muchos dicen que soy demasiado joven), por la manera en que dice “I’m”, casi parece que esté diciéndolo en tus narices, pero aún así te sientes bien a su lado. Puedes visualizar sus manos cuando canta “You’re trying both of my hands” (Estás probando mis dos manos) en “Ain’t No Way” —de qué manera tan poderosa pronuncia la palabra “both”.

Cuando la observas trabajar, te das cuenta de por qué Aretha es quien es. Cuando grabamos la canción “Don’t Waste Your Time” en mi disco Mary, simplemente llegó allí y se comió el disco como si fuera un comecocos. Podía estar haciendo una entonación vocal como de iglesia, y de repente eso se convertía en una cosa tipo jazz espacial, algo que no había presenciado antes. Te decías “¿De dónde ha salido eso? ¿Dónde ha encontrado esa nota?”.

Es algo bello, porque sirve de ayuda para la gente a la que le falta confianza en su habilidad, como me sucede a mí. La miro y pienso: “Necesito un pedazo de eso, sea lo que sea”.



comments powered by Disqus