Carlos Santana y Javier Bátiz: el reencuentro que no fue


La última noche del festival brilló con la presencia de dos leyendas de la música mexicana.


POR Staff Rolling Stone México  



La última noche del festival brilló con la presencia de dos leyendas de la música mexicana.

Por Natalia Cano

Fotos: Salvador Bonilla

Lo que se vislumbraba como un reencuentro histórico entre Carlos Santana y Javier Bátiz sobre el escenario, se quedó tan sólo en una breve reunión en los camerinos de Cumbre Tajín. No obstante las expectativas que público y organizadores del festival músico-cultural tenían de la última jornada, los dos legendarios guitarristas actuaron cada uno por su lado.

“No me causa ningún sentimiento que no nos hayamos juntado sobre el escenario, yo vivo mi vida padrísimo, toqué de poca madre, estoy cansadísimo… Mañana tengo que regresar a Tijuana a seguir trabajando en mis disco, y nadie vivimos del otro, cada quien hace sus cosas”, dijo Batiz en entrevista, luego de su participación en la quinta y última jornada del festival veracruzano.

La historia entre Carlos Santana y Javier Bátiz se remonta a hace más de 40 años, cuando el ganador de varios Grammy y Latin Grammy fuera discípulo del guitarrista tijuanense, considerado uno de los precursores del rock en México. Se conocieron en la norteña ciudad de Tijuana a finales de la década de 1950, luego de que la madre del músico jalisciense escuchó tocar a Bátiz y le pidió que le enseñara a su hijo algunas técnicas.

“Estamos muy agradecidos de estar hoy aquí… Que el cielo se abra y los ángeles bendigan el reconocimiento de tu propia luz”, dijo Santana emocionado, tras interpretar su famosa versión del mambo clásico de Tito Puente “Oye como va”.

La presentación del guitarrista de origen mexicano incluyó algunos de sus más grandes éxitos como la versión del tema de Fleetwood Mac, “Black Magic Woman”, “Maria Maria”, “Foo Foo”, “Jingo”, “Smooth” y “Corazón espinado”, tema que dedicó a su esposa, la baterista Cindy Blackman, quien fue parte de la banda de Lenny Kravitz y que ahora integra la agrupación que lo acompaña.

Maldita Vecindad subió al escenario previo a Santana, momento en el que convocó a los asistentes a hacer círculos de paz y baile, y se manifestó a favor de la libertad de expresión y a la no privatización del agua potable en el país.

Durante su presentación, la agrupación integrada por el vocalista Roco Pachucote, el guitarrista Enrique Montes “Pato”, el bajista Aldo Acuña y el saxofonista Eulalio Cervantes “Sax” dedicó su canción “Don Palabras” a la periodista Carmen Aristegui, y a los 11 reporteros asesinados en el estado de Veracruz en los últimos cuatro años.

Maldita Vecindad también recordó a los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, a quienes dedicó la canción “Un poco de sangre”, al tiempo en el que sobre la pantalla fue proyectada la icónica imagen de los 43 jóvenes de la escuela normal guerrerense.

El cierre de la maratónica jornada musical estuvo a cargo de El Tri, ocasión en la que Alex Lora, aprovechó para unirse a los gritos de protesta en contra de la corrupción de los políticos mexicanos.

La imagen del presidente mexicano Enrique Peña Nieto fue proyectada en la gigantesca pantalla al fondo del escenario, mientras Lora interpretaba el tema “Abuso de autoridad” enfundado en una máscara de luchador con una mano que mostraba su dedo medio.

En el repertorio del Tri estuvo integrado por canciones como: “Chavo de onda”, “María Sabina”, “La raza más chida”, “Triste canción”, “Todo me sale mal”, “Las piedras rodantes” y “ADO”.

La participación de Javier Bátiz también fue una de las más celebradas durante la velada. El músico estuvo acompañado por su hermana Baby Bátiz y algunos de sus alumnos de su natal Tijuana.

En su repertorio, “El Brujo” incluyó las canciones “Shanina” y su versión de “Lucille” de Little Richard, además de dos temas nuevos que formarán parte del álbum que el músico prepara para lanzar en este 2015.

El Tri en Cumbre Tajín 2015

Picture 1 of 25

Fotos de Salvador Bonilla.

APP 142 marzo




comments powered by Disqus