El Carnaval de Bahidorá: un peculiar oasis de música y diversidad


El Carnaval en su quinta edición impulsó, una vez más, la creatividad sustentable en Las Estacas


POR Camila de la Fuente  



La creatividad es contagiosa, especialmente en eventos como El Carnaval de Bahidorá. El fin de semana del 17 al 18 de febrero los amantes de la música alternativa se reunieron en Las Estacas, el Estado Morelos, para divertirse entre arte experimental, talleres para nutrir la espiritualidad y música nacional e internacional que los hizo bailar.

El Carnaval de Bahidorá se enfoca en la diversidad, la sustentabilidad y la creatividad: justamente eso se experimentó en el parque acuático. El público en sus trajes de baño, muchos disfrazados o manchados con pinturas, disfrutó el evento con buena música, descansando en hamacas o recorriendo el río en canoas.

16819440_1455611114462536_1021789873266046544_o

La cantidad de gente en el evento creció de un año para otro de manera significativa. En la zona de campamento se dobló el número, pasó de aproximadamente 3 mil del año pasado a 6 mil campistas esta vez.

La multitud se movía a los diferentes escenarios y ambientes que el festival ofreció. En el escenario principal, llamativo con sus luces geométricas, se presentaron artistas como Kali Uchis, Mayer Hawthorne, Mac Miller, FKJ, Lawrence y muchos más. La tarima del asoleadero, en el que las personas podían nadar en el río mientras disfrutaban del ambiente, contó con músicos como Frente Cumbiero, Black Motion, Princess Nokia, entre otros.

El Dance Floor Doritos, con su vistoso triángulo rojo, hizo vibrar a los asistentes del festival con música electrónica de primera, como Jubilee, Mala, Rroxymore, Soul of Hex, Kornél Kovàcs y Leon Vynehall.

16835901_1455611851129129_761899728194532971_o

Aparte del cartel que ofreció el Carnaval, hubo actividades diversas: sesiones de yoga, taller de percusión afrobrasileña, danza flow, sesión de poesía experimental, moondance, masajes, taller de astrología, cine de animación, entre otras opciones muy particulares y características del festival.

Bahidorá se enfocó en la creatividad sustentable: se le dio un espacio importante al arte experimental y al respeto ambiental. El Carnaval buscó conexión con la naturaleza a través de charlas de ReverdeSer que explicaron cómo prevenir daños ambientales en el festival. Además los vasos ofrecidos en Bahidorá eran biodegradables y los termos reutilizables.

16825826_1455611254462522_8648887631306716224_o

El ambiente estuvo decorado con obras de artistas independientes que aludían a la naturaleza a través del arte. Entre luces coloridas e ilustraciones que brillaban en la oscuridad, la audiencia podía interactuar —siempre con respeto— con las creaciones de estos artistas que no son tan conocidos, brindándoles la oportunidad de crecer en su arte. Además, hubo un espacio especial para la venta de diseños mexicanos, impulsando el talento nacional.

El Carnaval de Bahidorá concluyo su quinta edición el domingo 19 con una zona de recuperación en el que se escuchaba música caribeña para que los asistentes —en su mayoría campistas— regresaran a casa descansados y con la seguridad de haber experimentado un fin de semana diferente entre buena música, naturaleza y arte.

16836116_1455610794462568_7226232725830809708_o

BANNER BAJA NUESTRA APP 165



comments powered by Disqus