El día en que la música murió


A 58 años de la tragedia, recordamos los hechos que condujeron a uno de los días más tristes en la historia del rock & roll.


POR Jovel Álvarez  



TDTMD

La combinación sonaba espectacular: invierno, baile y fiesta. Era la gira más prometedora de aquel helado invierno de 1959.

Todo parecía estar planeado para que las estrellas más importantes del rock & roll se presentaran en 24 ciudades del centro de los Estados Unidos. Todo, menos un fallo en la calefacción del autobús que llevaba a algunos de los intérpretes y grupos más destacados de la época.

Habían pasado sólo semanas desde que Buddy Holly había cerrado su ciclo en The Crickets y formado una nueva banda con Waylon Jennings, Tommy Allsup y Carl Bunch. Siendo esta su primera gira de conciertos.

En el autobús, viajaban junto a The Big Bopper, Dion DiMucci Dion and The Belmonts, el cantante Frankie Sardo y el joven cantante, de ascendencia mexicana, Ritchie Valens.

La falla mecánica en el transporte de los músicos había desencadenado problemas de salud en varios de ellos, llegando incluso a la internación del baterista de Holly, Carl Bunch. Las distancias recorridas eran verdaderamente extensas.

El 2 de febrero de 1959 la indignación llegó al punto máximo en Buddy Holly, pues el autobús con la falla en la calefacción había sido sustituido por no menos que un autobús escolar.

La situación impulsó al cantante a rentar una avioneta para viajar a la siguiente ciudad de la gira, Moorhead, Minnesota, midiendo únicamente los beneficios de llegar temprano a su destino, pero sin pensar en las condiciones adversas del invierno ante una avioneta Beechcraft Bonanza 35, con 12 años de vuelo y un inexperto piloto de 21 años de edad.

En la aeronave cabían tres pasajeros además del piloto, por lo que volarían Holly, Waylon Jennings y Ritchie Valens. Sin embargo, Jiles Perry Richardson, conocido como The Big Bopper, se había enfermado por las condiciones del clima, lo que lo llevó a pedirle a Jennings su lugar.

La historia cuenta que al darse cuenta del intercambio, Holly dijo a su bajista que esperaba que el viejo autobús se congelara, a lo que Jennings respondió a manera de broma: “bueno, pues ojalá que tu avión se estrelle”. Este comentario lo llenaría de remordimiento por el resto de su vida.

A las 12:55 a.m. del 3 de febrero la avioneta despegó del Aeropuerto Municipal de Mason, Iowa. Posterior al despegue, la luz de la cola del avión se vio descender progresivamente hasta desaparecer. Cinco minutos después del despegue los controladores aéreos no habían logrado establecer contacto radial con la avioneta.

La mañana siguiente, el propietario de la compañía aérea que había rentado la aeronave, decidió tomar otra avioneta para seguir la ruta de vuelo de la nave desaparecida. Tras su despegue, a solo 9.7 kilómetros del aeropuerto, fueron localizados los restos de la nave estrellada, en un campo de maíz.

Posteriormente se certificó que los pasajeros murieron de forma instantánea. Todos los cuerpos fueron recuperados.

Referencias posteriores

El accidente fue mencionado en la película biográfica The Buddy Holly Story y en la película La Bamba (1987), sobre la vida de Ritchie Valens, quien perdió la vida con sólo 17 años, pero siendo uno de los pioneros del rock & roll en español con la canción homónima.

Desde 1979 se han realizado conciertos conmemorativos cada 3 de febrero en el Surf Ballroom, de Clear Lake, donde tocaron por última vez los músicos fallecidos.

Además, numerosos monumentos han sido colocados en diversas ciudades en honor a los artistas fallecidos, entre ellos uno en las cercanías del lugar donde se estrelló la avioneta.

Desde luego, mucho ha sido escrito desde el accidente sobre el peso del fallecimiento de los tres cantantes para el rock & roll de la época, sin embargo, quedó para la posteridad la canción de Don McLeanAmerican Pie“, en la que el cantante se refirió al accidente como la forma en que esa generación del rock & roll “perdió la inocencia”.

Pese al éxito, esta no fue la primera canción que se escribió en alusión a la tragedia de aquel 3 de febrero, siendo más bien “Three Stars” de Eddie Cochran, escrita en aquel mismo 1959, la primera en hacerlo.

19 años después del accidente, Waylon Jennings, quien diera su asiento a The Big Bopper, mencionó el accidente en la canción “A Long Time Ago”, donde escribió la frase “Don’t ask me who I gave my seat to on that plane | I think you already know”.

En el año 2000, Madonna versionó la canción “American Pie” como parte del soundtrack de la película The Next Best Thing, que ella protagonizó, sin embargo acortó cuatro minutos la versión original de 8 minutos y medio. Su versión alcanzó el número uno en diversas listas de popularidad del mundo.

A 58 años, hemos querido recordar uno de los episodios más tristes en la historia del rock & roll americano, ya que pese a su partida, el legado de Holly, The Big Bopper y Valens, quedará intacto en la memoria de quienes entren en contacto con su música a lo largo de las generaciones.

Te compartimos la canción “American Pie” de Don McLean:

BANNER BAJA NUESTRA APP 165



comments powered by Disqus