La historia de “I Feel Love” de Donna Summer, una producción de Giorgio Moroder


Previo a su presentación en el renovado Pabellón Cuervo, recordamos una de las grandes producciones del legendario productor italiano.


POR Héctor Elí Murguía  



Foto: reedit

En una época en la que la cocaína, la mezcla de música en vinilos y la homosexuailidad reprimida eran los ingredientes principales de las fiestas en el Studio 54 de Nueva York, Giorgio Moroder tomó un sintetizador y cambió la historia de la música.

En 1977, un sonido futurista proveniente de una caja de secuenciadores y el moog modular, invadió las pistas de baile en el verano con la voz excitante de Donna Summer, una chica que incursionó en el soul, años antes de consagrarse como una de las figuras más representativas de la música disco.

El paneo de unas notas latentes increscendo, provenientes de los teclados análogos, descargaron la furia de una rítmica pulsional e incontenible en “I Feel Love“, una grabación que formaría parte de I Remember Yesterday, disco que hace un recorrido conceptual por el pasado, el presente y el futuro de la música de aquel tiempo. En este caso, el primer sencillo del álbum representó el primer acercamiento a un sonido que decantaría posteriormente en la música electrónica: el house, techno y el nu disco.

La multiculturalidad que expresaba la canción, mostraba la gestación de una nueva época donde la voz de una cleopatra norteamericana y la creatividad un productor italiano, hipnotizaron a Europa con esas notas repetitivas que encajaban perfecto con el salvajismo sexual que se vivía en las fiestas a la media noche. Este fue el momento en el que la música disco se convirtió en la raíz del movimiento dance. Moroder no fue el primer exitoso en girar las perillas de un synth, Kraftwerk lo hizo meses antes en su álbum Trans Europe Express, una obra perfecta para metaforizar la manifestación cultural de la música electrónica proveniente de un viejo continente computarizado.

En aquella década, Giorgio musicalizó la errática travesía de Al Pacino en Scarface (1983), el conflicto terrenal de Midnight Express (1978) y la vida nocturna de Richard Gere en American Gigolo de 1980, soundtrack del cual —al haber sido rechazado por Stevie Nicks para grabar con él parte del mismo— se desprende su colaboración con Debbie Harry en “Call Me”” de Blondie.

I Feel Love” es uno de los tracks más populares dentro del mundo de la mezcla musical, al sumergirse dentro de los oídos de generaciones posteriores a su lanzamiento: en los ochenta, Divine la utilizó como sampleo en la irónica entrada de su canción “Shoot Your Shot“; en los noventa, Underworld la convirtió en un velociraptor tecnológico en “Shudder, King Of Snake” y el DJ, Still Going, la utilizó para narrar los últimos días de la música disco en “Last Days Of Disco” de Robbie Williams.

“Nunca pensé el impacto que tendría” mencionó Giorgio en una entrevista, que está incluida como audio de fondo en la canción “Giorgio By Moroder” del Random Access Memories de 2013. “Quería hacer una obra que mostrara el sonido de los años cincuenta, sesenta y setenta, pero también el sonido del futuro y este era el sonido del futuro”.

Uno de los remixes más populares del tema le pertenece al productor Patrick Cowley, en una versión de 16 minutos en la que se hace presente el legado de los efectos análogos como lo hiciera con “Do You Wanna Funk?” de otro legendario de la música disco: Sylvester.

I Feel Love” cumple 40 años en 2017 y se observa desde el futuro como un hito de la música popular actual; una muestra de la visión y perfeccionismo de la rítmica a través del legado de la producción de Giovanni Giorgio, el mago italiano de los sintetizadores.

Los boletos para la presentación de Giorgio Moroder en Pabellón Cuervo están disponibles en Ticketmaster y en las taquillas del recinto.

ARTE GIORGIO MORODER

BANNER BAJA NUESTRA APP 165



comments powered by Disqus