Nina Simone y el sonido de la libertad


La cantante, compositora, pianista y activista afroamericana nació hace 85 años.


POR Brenda Arriaga  



Eunice Kathleen Waymon, mejor conocida como Nina Simone, encontró su vocación en el jazz desde muy pequeña y se cobijó en este género hasta su muerte. La música le ayudó a consolidar su capacidad vocal para enamorar a la audiencia norteamericana y difuminar el racismo, al menos cuando se postraba sobre un escenario.

Nacida en Carolina del Norte el 21 de febrero de 1933, también radicó en Barbados, Suiza, Holanda y terminó de escribir su historia en Francia. Su vida es el retrato de la consagración de una mujer negra en el género que dominaban Duke Ellingston, Charlie Parker, Sonny Stitt, John Coltrane y otros hombres referentes del jazz. Proveniente de una familia de esclavos afroamericanos, Nina utilizó su música para comenzar el diálogo social entorno a los derechos civiles de este sector.

Abanderando esta causa, la cantante fue una de las primeras mujeres que enfrentó públicamente temas políticos en una época donde sólo los hombres podían hacerlo. Con una voluntad interminable, exigió que los valores universales se respetaran independientemente del color de piel, continuando así con el legado del activista y Premio Nobel de la Paz Martin Luther King, quien fue asesinado el 4 de abril de 1968, año en el que Nina abandonó Estados Unidos desaprobando el acontecimiento.

Con profundo sentimentalismo, Nina vivió para cantarle a la melancolía que albergaba en su interior y a la desigualdad social que vio hasta el final de sus días. Una mujer incomprendida, adelantada a su época y extraordinariamente talentosa que se desvaneció pero que no podrá ser olvidada. La adversidad la acompañó en todo momento menos en la música, para ello no tenía que esforzarse porque el talento fluía por sus venas.

De Nina quedan las poesías filosóficas, el perpetuo reclamo entre líneas y un maravilloso timbre que quedará en el recuerdo de millones. Su legado permanece a través de los años con piezas como “Feeling Good”, “Four Women”, “Get By”, entre otros temas que inmortalizaron a la llamada “Sacerdotisa del soul” y la condujeron a ocupar un lugar en el Salón de la Fama del Rock este 2018.



comments powered by Disqus