Una década de ‘Whatever People Say I’m That’s What I’m Not’


El álbum debut de Arctic Monkeys cumple 10 años.


POR Regina Lázaro  



En 2006, un amigo me regaló un disco MP3 con las bandas que sonaban en ese momento: The Strokes, Franz Ferdinand, Kaiser Chiefs, The Vines, The Libertines, Arctic Monkeys, entre otros. Los que más me llamaron la atención de ese compilado fueron estos últimos.

Recuerdo perfectamente cuando escuché “A Certain Romance”, porque fue la primera canción que aparecía en el disco que estaba ordenado alfabéticamente por artistas, sentí algo con esa canción y se convirtió en mi favorita durante esa temporada, aunque “Fake Tales Of San Francisco”, que era la segunda en la lista, fue la que me hizo bailar al estilo de los años sesenta e investigar más sobre esta banda.

Cuando busqué en Google “Arctic Monkeys” me apareció una foto de Alex Turner (noté que ya lo conocía, pero sólo a él por guapo y no a su música, vamos, ni siquiera sabía que tenía una banda sino que una de las veces que navegué por internet lo había encontrado y guardé su foto en mi computadora sin más). Entonces me puse a buscar más información de ellos y cuando las cinco canciones que mi amigo me había compartido no fueron suficientes, le pedí prestado el Whatever People Say I’m That’s What I’m Not para copiarlo en mi computadora.

Debo decir que me impresionó el arte del álbum, jamás había visto un disco así porque digamos que, yo venía de escuchar música pop y al ver que el disco tenía una imagen de un cenicero lleno de colillas, se me hizo increíble y original. Ya con el álbum completo, empecé a escucharlo tantas veces como podía, aprecié cada una de sus canciones. Obviamente pasé por temporadas en las que sólo una canción definía ese momento de mi vida y por ende, la escuchaba más, pero hasta el día de hoy, “When The Sun Goes Down” sigue siendo mi tema favorito.

Ya han pasado 10 años del lanzamiento de Whatever People Say I’m That’s What I’m Not el 23 de enero de 2006. Aunque el sonido e imagen de Arctic Monkeys distan mucho de su álbum debut, ninguno de sus materiales posteriores ha tenido la potencia de este. La forma en la que Turner muestra su frustración frente a una chica que aparentemente olvidó su nombre en “Still Take You Home”, o en la que describe una escena en su ciudad natal en “From The Ritz To The Rubble”, hacen de este álbum uno de los más importantes para aquellos adolescentes (y no tan adolescentes) que quedaron marcados por este material.

A diez años de su estreno, canciones como “I Bet You Look On The Dancefloor” y “The View From The Afternoon” siguen sonando con la misma fuerza.

BANNER APP 152




comments powered by Disqus