Caifanes, de la melancolía de los viejos tiempos, a la renovación musical
Alejandro Marcovich, guitarrista de la banda, platicó con Rolling Stone previo a la presentación que tendrán este 7 de octubre en el Centro de Convenciones Tlalnepantla...
FECHA: 2012-10-04 16:24:00

Por @Amanda Ochoa
Fotos por Víctor Arroyo

Ha pasado año y medio desde que Caifanes regresó a los escenarios con su alineación original, de que se reencontraron con sus viejos fanáticos y encontraron a un nuevo público conocedor de sus clásicos. Un año y medio después de un largo receso, tiempo en el que sus canciones han perdurado cual himnos.

Alejandro Marcovich, guitarrista de la banda, platicó con Rolling Stone -previo a la presentación que tendrán este 7 de octubre en el Centro de Convenciones Tlalnepantla- sobre aquellos míticos conciertos al lado de Maldita Vecindad, el rock actual y hasta de la música tras el regreso del PRI a México.

¿Cómo ha sido este viaje después de año y medio de que Caifanes regresara a los escenarios?
Ha sido un viaje de redescubrimiento, de reencontrarnos con la música y la relación entre nosotros, encontrando una energía renovada con el público, porque no es solo el público de aquel entonces sino que hay adolescentes se saben todas las canciones y las cantan. Eso ha sido una gran sorpresa.

Después de tantos años lejos de los escenarios Caifanes sigue siendo uno de los grandes representantes del rock mexicano a nivel internacional, ¿esto no los anima a sacar nuevo material?
Sí por supuesto, solamente que no lo hemos determinado como un trabajo de estudio, más bien nos estamos dejando llevar por la ola, van surgiendo nuevos conciertos, estamos cubriendo todas las plazas posibles. Sobre la marcha hemos ido viendo de qué se trata este reencuentro, por un lado está lo que pasa para el público y por otro lado lo que ha pasado entre nosotros, eso nos va ayudando a saber qué hacer con esto.

caifanes9

Al momento de entrar al escenario pareciera como si el público entrara en una esfera que nos retrocede en el tiempo, ¿para ustedes también es así?
De alguna manera sí, pero yo siento que nosotros en el escenario no estamos retrocediendo o recapturando el sentimiento de aquel entonces, si no un aquí y ahora; el hecho de tener tantos jóvenes enfrente también ayuda a que sea un retomar la historia y proyectarla hacia el futuro, no sé si eso lo explica.

¿Crees que los que vivimos el rock mexicano en su apogeo, nos quedamos en la nostalgia y eso es lo que nos impide ver las nuevas propuestas y consideramos que no hay nada bueno actualmente?
¡Híjole! (risas) No sé, a mi como músico me pasa que escucho música antigua, y antigua puede ser de los 70’s, 60’s, 50’s o tan antigua como Bach, Mozart o cantos gregorianos (risas), y por lo tanto no presto tanta atención a lo actual, aunque siempre hay cosas buenas que pueden llamar la atención. No niego que haya buenos artistas, quizá hay muchos buenos artistas hoy en día, pero las propuestas no son tan novedosas.

¿Coincides con la idea de que no ha habido un nuevo parte aguas en la música mexicana?
El gran error que ha habido en el movimiento de rock en México es el querer basarse en otros géneros sin tener la solidez en la composición, en los arreglos y en la interpretación que tienen los que lo originaron en otros países. Algo que para mi fue como un bat, son los grupos mexicanos que cantan en inglés. A mi generación le tocó recibir la estafeta de una cantidad de grupos que pretendían cantar en inglés, ¡en mal inglés! Decidimos que el rock que se hacía en México tenía que ser en español, ese fue un gran logro y volvemos a la misma necedad. Fuera de México y lo que trasciende es una Chavela Vargas, el mariachi o grupos de rock mexicano como, fuera o no fuera rock, Maná; Café Tacvba, Caifanes o Maldita Vecindad o incluso Molotov. Fuera de esto los que pretenden hacer un rock al estilo de otros lados o incluso cantar en inglés, tienen la batalla perdida, bueno ese es mi punto de vista. A mi los grupos de rock actuales no me llaman mucho la atención, esa es una realidad.



Es un hecho que todo el ambiente sociopolítico y la represión que había cuando inició el movimiento del rock nacional fue lo que le dio el impulso, pareciera que toda esta libertad que vivimos ahora nos ha quitado la fuerza ¿no?
Eso siempre pasa, ha habido escritores que están encerrados en una cárcel y desde ahí crean obras maestras y cuando tienes toda la libertad de expresión te reblandeces y ya no creas nada fuerte. A nuestra generación le tocó luchar contra la falta de libertad de expresión, sino también la escasez de medios, de foros y eso nos hizo más fuertes y creer en lo que estábamos haciendo, muy independientemente de que haya un “secre”, un ingeniero de iluminación, un manager y todas las cosas que hay ahora y que los grupos dan por hecho que así tiene que ser. Nosotros teníamos que cargar los instrumentos, ser manager, ser los diseñadores de la propaganda, ser el público a veces; cuando alternábamos con la Maldita Vecindad, en las Insólitas Imágenes de Aurora, los de Insólitas éramos tres y La Maldita eran como ocho, entonces cuando nosotros tocábamos teníamos 8 personas de público, cuando ellos tocaban tenían nada más tres (risas) ¡Es una anécdota real! de lo foros como la Facultad de Arquitectura.
Algo que vale mucho la pena comentar es que, se supone que el rock es contestatario, con lo cual yo no estoy del todo de acuerdo, porque hoy en día las bandas tienen apoyo de marcas tan fuertes como Corona, Coca Cola o Banamex y eso no les ayuda en nada a hacer cosas contestatarias. Cuando tienes la posibilidad de que incluso marcas de ropa, de refrescos, de alcohol, te apoyen porque ven un negocio en ti, como que pone en tela de juicio tu supuesta rebeldía, y entonces hay grandes festivales patrocinados por marcas y pues eso les quita un contexto de fuerza política al arte que estás tratando de hacer. En fin podríamos seguir toreando con esto pero parece que en mis épocas las cosas eran diferentes (risas). La realidad es que los momentos históricos sí determinan mucho la fuerza de los artistas.

¿Qué crees que pase ahora con el regreso del PRI? Más allá del aspecto social, hablando musicalmente.
¡Híjole! Es la gran incógnita, es el miedo que tenemos todos, de que vuelva el dinosaurio con una cara joven. Los partidos políticos son como una fachada también, lo que está detrás de ellos en México es el narco y las empresas todo poderosas que ponen las reglas del juego de lo que pueden hacer o dejar de hacer y los partidos políticos muchas veces tienen que bailar al son de esas otras fuerzas. Si el pueblo es quien elige a su presidente, ese mismo pueblo debería tener la capacidad de proponer un referéndum, o como se le llame, para decir ¡oye yo te puse ahí y tienes que cumplir con el mandato! El poder tiene que generarse desde el individuo y ese es el problema de fondo; los gobernantes están ocupados en servir otros intereses y el pueblo está ocupado en perseguir el pan. Se pensó que el PAN iba a dar el cambio y no lo hizo, aunque en muchos niveles sí hubo cambios pero no se le reconocen, así que tiene un gran reto el PRI y vamos a ver cómo la juega.



Caifanes siempre se ha caracterizado por ser un grupo que está en pie de lucha social por las causas justas y el bien común ¿por qué hacerlo?
Por que es una convicción, es el tener un sentido de para qué estoy en este planeta, no solamente para comer, cagar, dormir, sino para hacer algo más con tu vida y pues también hay un sentido de responsabilidad. Caifanes es un grupo que tuvo un discurso musical sólido, que hoy en día lo tiene en los escenarios, con una energía renovada, cada quién en su instrumento es más sólido que en aquel entonces y eso es un buen mensaje para el público; el que no nos subamos como enclenques a tocar por la nostalgia o tocar mal, eso en sí ya es una propuesta. El discurso de Caifanes por medio de la lírica, en general es responsabilidad de Saúl, tiene muchas aristas, muchas posibilidades de ser interpretado, a nivel personal, a nivel político y cada quien lo toma como mejor le parezca, no son consignas.

Este 7 de octubre regresan a la ciudad con la presentación en el Centro de Convenciones Tlalnepantla y tienen presentaciones hasta noviembre, después de eso ¿qué sigue para Caifanes?
Tenemos varias presentaciones en el interior de la república y luego vamos a Centroamérica. No sé si vaya a haber algo más porque muchas cosas van pasando sobre la marcha, vamos haciendo las cosas según van apareciendo, no sé porqué, así ha sido la dinámica y la historia del grupo. Y después de que hayamos cubierto la mayor cantidad de espacios posibles será momento de sentarnos a pensar en qué más, no podemos seguir con lo mismo, entonces si se nos viene a la mente, al corazón y a las vísceras el hacer algo nuevo, ahí estaremos proponiéndolo.


comments powered by Disqus