Courtney Barnett: Verdades afiladas


Un recorrido por la carrera independiente de la cantautora australiana y una lección sobre cómo expresar tus emociones.


POR Noemí Contreras  



Foto: Cortesía Courtey Barnett

Antes del lanzamiento de Tell Me How You Really Feel, el nuevo LP de Courtney Barnett, si entrabas a su página web oficial, lo primero que encontrabas era la leyenda “Tell me how you really feel” [Dime cómo realmente te sientes] y una caja de texto para 250 caracteres con un asterisco indicándote que era obligatorio escribir algo. “Los comentarios fueron increíbles. Fue muy inspirador leerlos. Algunos eran muy optimistas, algunos eran tristes, otros eran solitarios. Me siento muy honrada de que las personas hayan sido honestas y abiertas conmigo”, dice la cantautora australiana. “No sé si tomaría eso y lo convertiría en una canción pero es impresionante que podamos compartir nuestras emociones. Es liberador sentir que puedes expresarte”. También, en Spotify tenía una lista llamada “Tell me what you’re listening to” [Dime lo que estás escuchando]. “He estado escuchando mucha música últimamente y me encanta poder compartir canciones con las personas. Es una buena forma de descubrir música”.

Courtney Barnett nació en 1987, lo que significa que es parte de la generación millennial, un grupo demográfico muy criticado por sus antecesores debido a sus exigencias laborales, hábitos de consumo, gran apego a la tecnología, baja tolerancia a la crítica y necesidad de gratificación inmediata. Además, es una generación cuyo rasgo característico es la frustración ante el confuso y problemático entorno al que se enfrenta. Courtney es alguien que sabe poner en palabras y acordes todo lo que las personas no se atreven a decir: sus canciones son sobre ansiedad, decepción, incertidumbre, tristeza y otros temas que no están dentro de la plática familiar durante la cena.

La refrescante honestidad de Barnett ha estado presente desde The Double EP: A Sea of Spit Peas (2014), mostrando el poder que la música tiene para expresar en sus letras y melodías aquello con lo que nos identificamos. Cuando le pregunto si le da miedo poner sus sentimientos a la vista de todos, suelta una risa y responde: “No realmente. ¿Qué es lo peor que puede pasar si digo lo que siento? El mundo no se va a terminar”. Luego hace una pausa y reconoce: “Obviamente da miedo cuando acumulamos las cosas, pero las acumulamos por miedo de alterar a alguien, miedo de que se rían de ti o miedo de no encajar”.



comments powered by Disqus