El presente de Azul Violeta


Ugo Rodríguez nos habla de cómo Azul Violeta celebrará sus 25 años de trayectoria


POR Staff Rolling Stone México  



Ugo Rodríguez nos habla de cómo Azul Violeta celebrará sus 25 años de trayectoria

El vocalista, Ugo Rodríguez nos habla de cómo la banda puso todas las canicas en la mesa para celebrar sus 25 años de trayectoria.

Por Vania Hernández

Azul Violeta sigue en pie. Este año cumple 25 años como banda y decidió festejarlo de manera especial: Un disco nuevo, documentar el proceso y una gira de celebración. “Está bien tocar esas canciones, la gente se las sabe pero sería más divertido componer algo que nos represente hoy; qué somos y cómo hacemos canciones hoy, qué resultado podemos tener trabajando juntos”, comenta Ugo Rodríguez, líder de la banda.

La gira iniciará el 14 de diciembre en el Teatro Diana de Guadalajara, Jalisco. “Empezamos con la idea en diciembre del año pasado y arrancamos el proceso de composición a partir de febrero. Nos hemos dado el tiempo de trabajar las cosas con calma, todos tenemos agendas saturadas, pero le dimos la importancia de vida e hicimos espacio para poder hacerlo”, agrega Rodríguez.

Esa cosquillita de trabajar en un nuevo disco los llevó a su primer política: No censurar ideas. “Todo mundo traía muy buena vibra, muchas ganas de trabajar, se empezó a dar la cuestión de las canciones y a la par estábamos documentando todo. Se podía partir de composiciones que teníamos cada uno por nuestra parte, pero tenía ganas de que todos pusieran sus canicas en la mesa y ver cómo funcionaba lo que hemos aprendido en el camino”, dice Rodríguez.

Azul Violeta partió de cero e hizo uso del famoso “palomazo” durante varias semanas. “Fue un ejercicio muy positivo para reencontrarnos. Volver a activar un canal de comunicación que va más allá de las palabras y funcionó muy bien”, expresa el vocalista. El objetivo principal para la banda era divertirse y pasarla bien, hacer una especie de happening juntos, lejos de la presión de un sello discográfico, enfocados a un compromiso profesional con ellos mismos.

Aunque la agrupación quedó golpeada por la industria de la música, en ese entonces le tocó trabajar con grandes presupuestos. “Fuimos la primera banda en grabar en Real World, el estudio de Peter Gabriel; el segundo disco, Globoscopio (1996), lo grabamos en Ajijic, Jalisco; nos trajimos a un ingeniero y productor británicos; el tercer disco (Mini-Multi, 1999) lo fuimos a grabar a Nueva York en los mejores estudios. Pero a la vez, también nos tocó firmar contratos leoninos que nos explotaban de una manera casi inhumana. Quedamos con ganas de no pertenecer a esa industria muy injusta para el artista, que finalmente es la creadora de la materia prima de la misma”, comenta el cantante.

En esta nueva etapa, el interés del disco recae sobre las canciones y no tanto en el género. “En algún momento se mencionó que éramos soul, rock, funk y de repente, cuando menos lo esperábamos, por cuestiones de marketing, la compañía ya nos había vuelto hippies. Ni éramos hippies, ni era por ahí el asunto, siempre hemos sido una banda de rock”, dice el músico.



comments powered by Disqus