Fuerte tormenta solar golpea a la tierra


Una fuerte tormenta solar está impactando a la Tierra y se cree que podría afectar el tendido eléctrico, los sistemas de navegación satelital y las rutas aéreas


POR Staff Rolling Stone México  



Una fuerte tormenta solar está impactando a la Tierra y se cree que podría afectar el tendido eléctrico, los sistemas de navegación satelital y las rutas aéreas

La tormenta solar más fuerte en cinco años impactó en la Tierra este jueves, obligando a algunas compañías aéreas a desviar sus vuelos, amenazando interrupciones del suministro eléctrico y provocando una impresionante aurora boreal.

La NASA y otras agencias espaciales advirtieron que la tormenta podrá alterar los sistemas de posicionamiento global (GPS), los satélites y las redes eléctricas, y ya provocó que algunas aerolíneas modificaran sus rutas de vuelo cerca de los polos.

Sin embargo, el campo magnético de la Tierra parece estar absorbiendo la peor parte del impacto y es poco probable que alcance un nivel de mayor gravedad, dijeron expertos estadunidenses.

El borde de entrada de la eyección de masa coronal -una explosión de partículas y plasma caliente- hizo erupción en el Sol la madrugada del miércoles e impactó en la Tierra el jueves a las 10:45 horas (GMT), dijo la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

Las predicciones de que la tormenta podría llegar al nivel tres en una escala de cinco, alcanzando un “fuerte” nivel de radiación solar y tormenta geomagnética, “parecen seguir siendo justificadas”, dijo la NOAA.

“Hasta ahora la orientación del campo magnético ha sido lo contrario de lo que se necesita para hacer más fuerte el impacto. A medida que avanza el evento, ese campo seguirá cambiando”.

La NASA pronosticó la noche del miércoles que la tormenta podría llegar al nivel “grave” y se espera que sus efectos duren hasta el viernes. La tormenta es probablemente “la más fuerte desde diciembre de 2006”, dijo el científico de la NOAA, Joseph Kunches.

Algunos expertos están preocupados porque, como la dependencia de la tecnología de satélites GPS es mayor de lo que era durante el último máximo de actividad solar, podría haber más trastornos en la vida moderna.

Fuente: La Jornada



comments powered by Disqus