Invadiendo: Juan Cirerol


Un “folkstar” creciente, no tan fugaz.


POR Staff Rolling Stone México  



Un "folkstar" creciente, no tan fugaz.

Un “folkstar” creciente, no tan fugaz.

Por Marla Gámez
Fotos de @Claudia Ochoa

Con mirada de viejo sabiondo enfundado en cuerpo de niño adulto, Juan Cirerol habla más con los ojos que por la boca, pareciera tener prisa, rápido lo ha hecho y se le ha dado, con presentaciones en festivales como el VL 2012, SXWX sumado a múltiples fechas en México y Estados Unidos; el llamado Profeta de anarco corrido nos confiesa: “Me gusta vivir así, rápido, viajar, tocar y pistear”, responde apacible con una leve sonrisa.

Vaquero sin sombrero, armado con su guitarra y armónica, Juan recuerda su infancia: “Fue escurridiza, cuando perdí a mi padre empecé a darme cuenta de muchas cosas, crecí rápido y a la vez no, sigo siendo un niño en muchos aspectos”, recuerda. Años después, en 2009, inicia su carrera en solitario después de algunos proyectos con base en el punk: “Luego de eso, todo ha sido muy loco; mi ideología es la misma, ser punk no es un género, significa no depender de la manufactura en general, me hice músico para no ser empleado de nadie”.


De apenas 25 años, oriundo de Mexicali, BC., Juan Cirerol dice ser producto de blogs y taquerías: “Empecé tocando en taquerías, no hay publico más difícil que los comensales; me enseñó a ver las cosas más simples, después de eso ningún escenario se desprecia. Sobre los blogs es una cura, empezaron a reseñar mi disco los aficionados y profesionales hasta que apareció en Club Fonograma, de ahí se corrió la voz”. Su proceso creativo es intrigante, aparenta estar siempre de fiesta cuando en realidad está creando: “Me pongo en los pies de algún personaje, le sumo drama, suspenso, humor y emoción, ya que mi vida no es tan emocionante como mis canciones; parece que al público le gusta más la mentira que las verdades, me inspiran ellos y las mujeres, su belleza, los observo a todos, trato de no sabotearme”. Hablando de ellas, nos dice: “Son necesarias, son seres benditos, nos dan la vida, me inspiran todos sus matices; no sería mujer [ríe], pero disfruto su compañía, a veces son muy exigentes, quieren demasiado”.

Por sus letras, escritos y actitud, el poeta folk se ha visto vinculado fuertemente a las drogas, al peligro y al amor: “En general los tres conceptos son la vida y la muerte. Prefiero vivir en la tierra hoy, aunque a veces me gusta estar muerto, para saber más cosas”.


La opinión pública dice que es una fusión entre Cash y Chalino (Sánchez): “Johnny Cash es mi segundo abuelo. Ahora creo que soy una fusión de dos diarreas de estos tipos después de una peda”. Algunos dicen que durará poco y otros más le dan vida deseando más de él: “Muchas personas agradables como tú me lo han dicho, a lo mejor hago caso y empiezo a cuidarme, no sé, todo está bien”, concluyó tranquilo y continuó afinando su guitarra.

Para escuchar mas de Juan Cirerol entra a su Soundcloud o checa su Facebook



comments powered by Disqus