La última parada de ‘Sr. Ávila’


El oscuro vendedor de seguros, interpretado por Tony Dalton, tiene una misión final que será develada en la temporada final de la serie de HBO.


POR Daniela Nuño  



Foto: cortesía de HBO

Parece un hombre común: padre de familia y vendedor de seguros de vida con un ingreso económico trivial, pero la verdad es que el Sr. Ávila oculta una doble vida. El crimen organizado y las ejecuciones por encargo forman parte de ella en la serie oscura, explícita y violenta que llega a su última temporada a través de HBO. “Ya es el final, después de seis años, en los que hicimos cuatro temporadas. Ya por fin va a llegar a un cierre la vida de este hombre, de Roberto Ávila”, señaló Tony Dalton, protagonista de la serie.

A lo largo de tantos años, Tony y Roberto, se han conocido muy bien, hasta crecieron juntos, tanto personal como laboralmente, según a firma el actor. “Muchos actores no tienen realmente la oportunidad de trabajar durante tanto tiempo en el mismo papel. Nunca había dado vida a un personaje por tanto tiempo, es más de media década. Además, es un personaje increíble y ha sido una gran oportunidad hacer algo de mucha calidad con HBO y Lemon Films. Considero que esta ha sido una de las grandes oportunidades profesionales en mi vida”, remarca.

La nostalgia de saber que es la última temporada ha creado sentimientos encontrados en el actor. Por un lado, el trabajo en equipo, amigos, fraternidad del set y por el otro, se siente muy orgulloso de darle a esta serie un final de calidad, haber planeado el término del ciclo, no abrupto como sucede con muchas producciones hoy en día. “Terminamos realmente una era con esta serie, es un trabajo muy bonito, bien hecho y que la gente la acogió y no tuvo que terminar mal, no acabó de repente, cancelarla sin un final o algo así. Al contrario, acabamos de grabar y justo al final nos fuimos a los premios Emmy y ganamos. Ese fue como el cierre de Sr. Ávila, después de todos estos años que estuvimos en el escenario; acabábamos de terminar la cuarta temporada y pues que nos hayan dado ese reconocimiento fue un gran regalo al trabajo”, recuerda Tony Dalton.

Y es que justamente el premio Emmy 2017 sorprendió gratamente a la producción de Sr. Ávila, por Mejor programa en lengua extranjera en horario estelar, gracias a que rompió con los tópicos que los dramas de tipo telenovela que se acostumbran y caracterizan en esa zona. “El hecho de ganar el Emmy fue la cereza del pastel”, resalta.

“En esta última temporada se tiene a Roberto Ávila en una conclusión en su vida, al final de la historia. Durante las primeras tres temporadas, mucho de lo que sucedía era la historia que hacía que Ávila se metiera en ciertas situaciones de su vida, y ahora en esta cuarta, Ávila es quien va a causar la historia. Se despierta en el primer capítulo –como lo hace en todas las anteriores temporadas– pero esta vez sí ves a Ávila con un propósito, como con fuego detrás de los ojos, como con un lugar hacia dónde llegar y eso es lo que más me emociona. Es la mejor temporada, porque es el capítulo final y creo que lo hicimos muy bien. Me parece que se cuenta muy bien el final y dentro del mundo de Ávila hay unas sorpresas grandísimas”, destaca el actor.

Dirigir, otro sueño cumplido
Tony Dalton es versátil y aunque la actuación es su pasión, se puso detrás de la lente y dirigió uno de los capítulos de la nueva temporada y aunque no es la primera vez que lo hace [dirigió cuatro capítulos de Los simuladores], en la última tempo- rada no se lo quiso perder. “Me tocó dirigir el segundo capítulo de esta temporada final y estuvo increíble. No hay nada más fácil que un actor dirigiendo a otro actor, porque son casi de la misma ‘raza’, pero no me había tocado algo así y fue una gran experiencia. Amo la actuación y eso es lo que más me gusta. Hoy por hoy, que lo estoy haciendo bien, no quisiera voltear hacia otro lado. La verdad es que todos los actores tienen pavor de que se van a quedar sin trabajo, no importa quien sea, por- que así llegamos, levantando la manita, diciendo: ‘Por favor’ y siempre hay una parte detrás de tu cabeza diciendo: ‘Igual y se apagan las luces y ya no suena el teléfono’, pero creo que esa adrenalina es algo de lo que te mantiene alerta y con ganas de dar más cada vez y aprovechar para hacer las mejores cosas posibles cuando puedas”.



comments powered by Disqus