Las flores invaden


El mundo ya puede adentrarse en la vida de una familia muy particular y se enterará de todos sus secretos oscuros en ‘La casa de las flores’


POR Daniela Nuño  



Fotografías: Netflix.

El director Manolo Caro (La vida inmoral de la pareja ideal, Amor de mis amores) lleva la batuta en la serie La casa de las flores y el papel protagónico corre a cargo de Verónica Castro. La actriz está de regreso y lo hace por la puerta grande en este primer melodrama mexicano de Netflix.

A la actriz le preocupa la manera en la que las nuevas generaciones y su público –de toda la vida– la recibirán. “Los millennials quieren más carnita, si ya se acabó la carnita, next… para mí es muy importante que me digan cuál es el next ¿qué les gustaría para mí?”, señala divertida, quien da vida a Virginia, una madre de familia que empieza a descubrir mucho secretos en casa y recurre a métodos no muy ortodoxos para resolver sus problemas.

“Por otro lado, ¿qué hago con mi gente que tengo capturada desde hace tantos años?, estoy sufriéndola, porque pueden decir: ‘¡Ya la perdimos!’, y quisiera traer a toda esa gente y decirles: ‘Vamos a ponernos más flojitos, vamos a cooperar porque si seguimos así de duros, nos va a costar mucho trabajo brincarla'”, y es que se refiere a que ya es momento de que las formas de contar melodramas se renueven y todo el mundo se conecte con los medios electrónicos, sin tabúes, pero con mayor calidad.

“Estaba un poco confundida, porque Manolo me habló para hacer un drama de una mamá que tiene problemas con la familia y que vende flores, todo era dramático para mí y entonces ahí empezó todo y de pensar todo lo que le pasa a esta mujer, yo no sé que haría, me volvería loca, me doy un tiro”, dice la actriz.

El director de la serie no buscó descubrir el hilo negro, en lo que trabajó fue en “renovar” el melodrama y hacer de lo que “mejor saben hacer los mexicanos y que han hecho por décadas” un nueva forma de contar las historias para entrar en el gusto de los millennials y centennials para seguir a la vanguardia. “Estamos haciendo la versión de melodramas para plataformas, redes sociales y eso es totalmente nuevo para mí, de verdad es un reto padrísimo y estoy súper agradecida. Estoy vieja, cansada, no estoy tan sana como creen, me pasaron muchas cosas en el camino de esta vida y no estoy como antes y que te llamen a trabajar, que te den un papel estelar, la verdad es que sí tengo muchas cosas que agradecer”, destaca la actriz que nació en 1952.

Por otra parte, Aislinn Derbez, también forma parte de la familia de ficción en La casa de las flores, señala que participar en esta nueva serie fue un reto mayor pero muy divertido. “Esta serie se diferencia por todos los temas tan extravagantes que toca. Si pusieras esto en cualquiera de las televisoras en horario estelar, creo que se vuelven locos, porque no están acostumbrados a tocar estos temas de doble moral o de diversidad sexual, tan abiertamente como lo toca Manolo y con este humor negro”, dice Aislinn. “Todas las familias tienen sus secretos, las joyas de la familia no se deben enseñar”, continúa Verónica, “no hay moraleja, la vida es así, cada ser humano viene con sus células totalmente diferente a la otra y no hay nada que ver, los hijos pueden ser cinco y son como los dedos de la mano, todos son diferentes, cada uno tiene su personalidad, esa es la bendición de la creación, los invito a ver la serie con la mente abierta para digerir lo que ahí sucede”. La historia de esta serie está distribuida en 13 capítulos y sorprenderá por sus matices, evolución y la forma cruda de tocar su temática.



comments powered by Disqus