Little Dragon habla de su próximo disco y su visita a Acapulco


Yukimi Nagano, vocalista, y Erik Bodin, baterista de Little Dragon, nos cuentan sobre su último disco, visitar Acapulco y amar lo que uno hace.


POR Staff Rolling Stone México  



Yukimi Nagano, vocalista, y Erik Bodin, baterista de Little Dragon, nos cuentan sobre su último disco, visitar Acapulco y amar lo que uno hace.

Por Valeria Castel

El momento ha llegado y, tras casi tres años de espera, el cuarto LP de Little Dragon –secuela de Ritual Union de 2011– llegará al mercado en la primavera del 2014. Pese al hermetismo del cuarteto sobre la producción del álbum, algunos oídos privilegiados han podido ya recoger algunas de las nuevas notas durante las tres presentaciones que la banda ofreció en Estados Unidos durante octubre, pisando desde Williamsburg y Nueva York, hasta las ciudades de San Francisco y Los Ángeles, California. Afortunadamente, ahora es turno de las audiencias mexicanas hacer lo propio durante el Festival Trópico, que traerá la elegancia escandinava a las costas de Acapulco durante el 6 y 7 de diciembre de este año.

Tras el intenso tour que sobrevino a Ritual Union, la banda pasó cerca de un año en su natal Suecia echando raíces en el estudio con una producción que se dice más orgánica y pausada, producto de la concentración total a la que el cuarteto se vio sujeto. Pero ha llegado el momento de volver a los escenarios: Nagano y Bodin nos compartieron su ansia por darle el fuego del pequeño –pero imponente – dragón a los nuevos temas.

Estuvieron tocando varias fechas en Estados Unidos durante octubre, ¿cómo se sienten después de este periodo?
Y: Fue increíble, antes de esos shows habíamos estado en casa trabajando sobre el disco y tomamos un respiro de tocar en vivo, así que salir y volver a tocar fue genial para quitarnos las telarañas y prepararnos antes de ir a México.

Seguramente será un respiro huir del frío a las soleadas playas mexicanas…
Erik: Totalmente. Regresamos hace unos días, y tras estar un tiempo en California y Nueva York, volvimos a la bruma extrema. ¿Sabes? Creo que no he visto el sol en tres o cuatro días.

Y ya que el nuevo disco está en post producción para salir el próximo año, ¿podremos esperar algunos temas nuevos en su presentación de Acapulco?
Yukimi: Desde luego, creo que estaremos tocando al menos un par de ellos.

Hablando acerca del disco que dará continuidad a su fantástico Ritual Union… Aunque gran parte se mantiene en estricta confidencialidad, nos hemos enterado de que han colaborado con un cuarteto de cuerdas para la grabación.
Erik: Sí, es agradable poder experimentar con eso, fue algo que surgió ahora que tuvimos la oportunidad de estar trabajando en casa por un año, aproximadamente. Comenzamos por buscar nuevos sonidos para trabajar. Te cansas después de un tiempo y empiezas a probar cosas nuevas, y el sonido del cuarteto fue una de ellas. Cuando ya terminábamos de escribir los temas nuevos, recordamos que la Orquesta Sinfónica de Gotemburgo nos había contactado ya para trabajar pero no se había podido concretar, así que pensamos que este era el momento para sentarnos a crear algo junto a la orquesta. Fue genial, digo, en el primer disco teníamos algunas intervenciones con instrumentos de viento, pero esta vez se sintió como algo más formal. Fue hermoso ver a otros músicos dispuestos a aportar lo suyo para ver lo que podía resultar, especialmente por la muy pero ¡muy! romántica vibra que eso le dio al trabajo…

¿Ya habían estado en conversaciones con la Sinfónica de Gotemburgo?
Yukimi: Bueno, se trató de algo muy espontáneo. Las partes del cuarteto de cuerdas se dieron muy rápido, así que dos días después de discutirlo ya teníamos una cita con ellos para que vinieran al estudio. Fue algo fortuito, aunque no lo habíamos planeado como tal mientras componíamos, fue algo que encajó y terminó por funcionar muy bien.

En particular, han circulado pocos pero muy positivos comentarios acerca del proceso de este disco: se dice que pudieron relajarse y dejar todo fluir creativamente… ¿hubo alguna particularidad en el proceso creativo?
Yukimi: En algunas cosas sí [fue diferente] y en otras, no tanto. Hemos estado escribiendo este disco como lo hemos hecho en veces anteriores, con la misma estructura: cada quien comienza con algo por su parte para después juntar todo al final. Creo que todos trabajamos en equipo para este álbum, pero tuvimos más tiempo para no estresarnos por estar de gira. Tuvimos casi un año entero para dedicarnos a ello sin viajar o interrumpirlo, y eso no había existido en nuestro universo por un largo tiempo.
Erik: Hemos estado en el estudio por tanto tiempo que nos cansamos un poco, y tenía un rato que eso no nos sucedía. Antes todo era en vivo, todo el tiempo conciertos, pero ahora hemos estado tanto tiempo en casa que ya tenemos ganas de volver al escenario.

El sonido de Little Dragon se caracteriza por una química palpable… así que me preguntaba cómo es que se conocieron, parecen encajar muy bien como banda.
Erik: ¡Wow! Bueno, no sé… creo que estamos juntos porque todos buscábamos amigos que compartieran la música para poder tocar… y de hecho el primer año que pasamos juntos fue precisamente tocando. Desde luego, nos divertíamos y eso, pero pasábamos una gran parte del tiempo sólo tocando. Así que pasa el tiempo y claro, te das cuenta de que hay varias cosas en las que no congenias… pero hemos estado tanto tiempo juntos que hemos aprendido a utilizar esas diferencias y tensión entre nosotros a nuestro favor, así que es bueno que no siempre estemos de acuerdo. Sabes, tal vez suena raro, pero crea una energía particular.

Y es emocionante también platicar con ustedes en la víspera del festival Trópico donde nos regalarán esa química… ¿hay alguna banda que estén emocionados por escuchar?
Yukimi: Bueno… creo que sólo estoy familiarizada con Washed Out… Será genial, estamos muy entusiasmados. De hecho no es posible ver a tantas bandas cuando vas de gira, pero es cuando tocas en festivales que puedes ver a muchos tocar en un solo lugar.
Erik: Sí, es divertido ver a otras bandas tocar en festivales y verlos trabajar su magia.

Me imagino también que deben haber podido conocer a muchas grandes personalidades… como conocieron durante el tour con Gorillaz a Lou Reed, que desafortunadamente falleció hace muy poco.
Yukimi:Me declaro fan de todo lo que hizo con Velvet Underground y también de lo que hizo como solista…
Erik: [Tararea Walk On The Wild Side]
Yukimi:¡Precisamente! Walk On the Wild Side… Definitivamente… un intérprete épico.

Reed y The Velvet Underground rompieron muchos paradigmas en su tiempo. Sabiendo sobre este gusto, ¿qué escucharon durante sus años formativos?
Erik: Creo que todos vinimos de diferentes gustos, antes de reunirnos [como banda] yo escuchaba muchísimas cosas distintas, hasta hip hop. Escuchaba mucho jazz, porque me interesaba como baterista. Estaba tocando y tocando pero intentaba ser mejor, y por eso escuchaba muchísimo jazz… ¿Qué tal tú, Yukimi?
Yukimi: Sí, Jimi Hendrix, Depeche Mode, recuerdo haber escuchado mucho de ellos… también me gustaba el jazz, así que creo que tuvimos una muy amplia variedad de gustos.

Hablando precisamente sobre estos gustos, si pudieran colaborar con cualquier intérprete –sin importar si vive o no– ¿quiénes serían sus elegidos?
Erik: Yo diría Jimi Hendrix, solía escucharlo mucho cuando era adolescente, aunque ya no lo he hecho tanto desde esos tiempos… pero atesoro mucho Electric Ladyland. Es increíble y eterno, sería genial sólo poder estar en el mismo lugar donde él, ver cómo era, tenía una magia especial al tocar, un estilo eterno e innovador.
Yukimi: Yo estaría de acuerdo, me gustaría colaborar con Hendrix.
Erik: ¿Te gustaría colaborar en nuestra colaboración? [Risas] Creo que sería increíble tenerte con nosotros, Yukimi.

Un palomeo con Jimi Hendrix y Little Dragon… El resultado sería fabuloso.
Erik: Precisamente es por eso que me causa tanta curiosidad… Su música se siente tan trascendental, pero realmente no puedes ver más a fondo… claro, nos sucede con casi todos los músicos, pero él tiene una vibra de misterio muy particular. Lucía como un tipo muy relajado pero estoy seguro que también era muy determinado con lo que quería lograr, o tal vez sólo era muy suertudo y pudo concretar música tan hermosa. [Gritos al fondo] Disculpa, esa es mi hija ahí al fondo llorando…

¡Genial! Así podemos tenerla como parte de la entrevista, así se sienten como en casa.
Erik: [Risas] Desde luego, ya sabes, los caprichos de una niña de tres años…

Pero a riesgo de sonar un poco curiosa, debe ser muy difícil estar lejos de sus seres queridos al salir de gira…
Erik: ¡Sí que lo es! Por eso fue bueno tener un año libre [en casa], no sólo por mi, que soy padre de tres niños, pero para cualquiera expuesto a las giras, es muy complicado mantener a flote una relación…
Yukimi: Sí, generalmente es así cuando estás en un solo lugar después de haber estado en constante movimiento, se convierte en una especie de estilo de vida gitano después de un tiempo… definitivamente comienzas a ansiar un descanso entre tanta locura.
Erik: Yo pienso que en mi caso, una vez que experimenté ir de gira con la banda y vivir como gitano, me fue imposible dejar de hacerlo. Es precisamente por eso que nos va tan bien hacer esto, es difícil estar lejos [de casa] pero también lo es distanciarte de tu música. Creo que fuimos muy afortunados al encontrar gente que acepta que la música tiene un lugar muy especial dentro de nuestras vidas.

Claro, cuando te encuentras haciendo lo que realmente amas, me imagino que sería imposible elegir entre uno y otro…
Yukimi: Se trata de quién eres, incluso. Ya no piensas en ello tanto como amor en este punto, hay muchas partes en la vida de un artista y tal vez no todas son las más placenteras, pero también forman parte de lo que eres, de lo que quieres. Es por eso que escribir juntos es más una cuestión de identidad que sólo de hacer cosas.

Como canta Yukimi en ‘Constant Surprises’, “algunos le llaman coincidencia, pero a mi me gusta llamarle destino”… y saben, el mismo destino que los unió ahora los lleva a un playa mexicana, Acapulco… Esa es vida.
Erik: De hecho nos dijeron algunas cosas sobre Acapulco que nos asustaron, escuché que fue devastado tras las inundaciones, pero de alguna manera siento que por eso es aún más afortunado ir a esos lugares.
Yukimi: Además, nos hemos encontrado con la mejor comida que hemos probado al estar en la Ciudad de México. Completamente diferente a la comida mexicana que hemos probado en la costa oeste de Estados Unidos, ya que viniendo de Suecia fue una mejora considerable – e ir de California a comer comida mexicana auténtica fue una mejora aún mayor.

Debe haber sido una experiencia interesante el contraste entre el tex-mex de Estados Unidos y lo original mexicano…
Yukimi: Totalmente, es muy diferente, ¡no tienen totopos con salsa en la mesa!
Erik: Cuando le preguntamos a nuestros amigos de Estados Unidos por los totopos con salsa se quedaron como “¿de qué hablan?”
Yukimi: Nos dijeron, “¿qué? ¿quieren comer totopos con salsa?”
Erik: También me encanta Estados Unidos, pero cuando llegamos a México nos encontramos con una cultura totalmente diferente en tantos sentidos, es tan vibrante y libre, de alguna manera. Muy interesante.

¿Y hay algún otro plan para el futuro de Little Dragon, además del disco que viene?
Yukimi: Creo que por el momento vendrán los videos y todas esas cosas, pero definitivamente estaremos de gira a propósito del lanzamiento del disco. No sé todavía si volveremos a México pero estaremos presentándonos en festivales en Europa, es algo que me emociona mucho.
Erik: Y sabes, realmente estamos en un momento en el que queremos comenzar a grabar videos y hacer otras cosas aparte de la música, así que creo que ir a México es una oportunidad fabulosa para dejar volar nuestra imaginación. México podría ser el catalizador de muchas otras cosas buenas además de conciertos… ¡Las ocasiones en las que hemos estado ahí ese ha sido el caso!



comments powered by Disqus