P&R: Crocodiles


A pesar de que las dos cabezas creativas de Crocodiles viven divididos por el Atlántico (Brandon en Nueva York y Charles en Londres), esto no ha impedido que se mantengan en contacto vía Skype o que intercambien archivos a larga distancia para que su proyecto siga con vida.


POR Staff Rolling Stone México  



A pesar de que las dos cabezas creativas de Crocodiles viven divididos por el Atlántico (Brandon en Nueva York y Charles en Londres), esto no ha impedido que se mantengan en contacto vía Skype o que intercambien archivos a larga distancia para que su proyecto siga con vida.

Por Andrés Díaz
Fotos Oscar Villanueva

A pesar de que las dos cabezas creativas de Crocodiles viven divididos por el Atlántico (Brandon en Nueva York y Charles en Londres), esto no ha impedido que se mantengan en contacto vía Skype o que intercambien archivos a larga distancia para que su proyecto siga con vida.

La próxima semana estarán lanzando su tercer material discográfico Endless Flowers, el cual fue todo un reto por ser la primera vez que se auto producían, lo cual detonó que su sonido se volviera aún más auténtico, respetando el espíritu punk del que provienen.

Los Crocodiles platicaron con Rolling Stone México durante su visita a México con motivo del Festival Marvin.

Crocodiles
¿Qué recuerdan de su primera visita a México?
Brandon Welchez:
En cierta forma conocemos a México porque Tijuana está muy cerca de nuestro hogar, pero la ciudad de México es otra cosa, porque es una de las más grandes del mundo. Cuando tocas en una ciudad así sabes que hay mucha gente que te verá.
Charles Rowell: La gente es muy energética porque no es tan contemplativa, porque las audiencias en Nueva York y Londres buscan fallas en las bandas que están viendo; aquí es diferente, la gente se quiere divertir.

¿Por qué creen que San Diego se volvió un semillero de bandas punk?
Brandon:
La ciudad no ha sido siempre buena musicalmente, de hecho es aburrida. En la prepa sólo hacíamos skate, nos drogábamos o buscábamos chicas para acostarnos con ellas y escuchar música. No había nada interesante que hacer.
Charles: La gente de Los Ángeles hizo que nos volviéramos más territoriales y que buscáramos crear nuestra propia escena.
Brandon: Empezamos como un dueto musical porque queríamos huir de ahí.

Crocodiles
En Londres, a finales de los setenta, pasaba algo similar en el sentido de que la música era la única forma de salir de la dura realidad
Brandon:
No se puede comparar con lo que vivimos hoy en día a pesar de la recesión económica, pero es el mismo espíritu de frustración y aburrimiento. No hay muchas opciones en San Diego, todos escuchan Jack Johnson o Jason Mraz, es muy frustrante. Creo que por eso alrededor de 2007 muchas bandas surgieron para volverse famosas y salir de ahí.

¿Cómo manejaron el hype de su primer disco?
Brandon:
Llevamos 12 años haciendo música y hemos estado de gira. Hay mucha gente que aún no sabe lo que hacemos y eso no nos importa.
Charles: Se agradece que escriban cosas buenas de uno, pero no me gusta que con un poco de atención la bandas se vuelvan unos arrogantes.
Brandon: Es parte de crecer y trabajar duro y pertenecer en una banda de punk, ya que ese tipo de éxito no es compatible con nuestra música.

Crocodiles
Para este último disco, ¿de qué forma se retaron para hacer algo diferente?
Brandon:
El primer reto fue que nos auto producimos.
Charles: En cada disco tratamos de capturar el sonido que tenemos en nuestras cabezas, cuando comenzamos en un nuevo álbum tratamos de empujar ese sonido aún más lejos y crear algo nuevo a pesar de las limitaciones con las que nos enfrentemos, las cuales ayudan a que nos vayamos por otros caminos.

¿Qué cosas descubrieron al auto producirse?
Charles:
Aprendemos mucho con cada productor y tratamos de aplicarlo en el estudio, en este caso, el ingeniero de sonido nos ayudó mucho. Antes teníamos una idea poco clara de cómo usar los efectos en nuestros instrumentos para darle la intensión que queremos, ahora somos un poco más sabios en ese sentido.
Brandon: Escuchamos muchos discos y tratamos de averiguar cómo sacaron esos sonidos. Somos muy amateurs en ese sentido y sabemos que va a tomarnos años aprender todo, lo cual lo vuelve aún más interesante.

crocodiles
¿Cómo mantienen el espíritu punk en el disco? Muchas bandas tratan de que todo suene impecable en el álbum.
Charles:
No pensamos en eso. Cuando escribimos una canción la hacemos pensando en cómo debería sonar bien para nosotros, más no en cómo David Bowie lo hubiera hecho. Lo producimos de tal forma que proyecte nuestra energía.
Brandon: Al tocar en vivo pensamos en las bandas que nos gusta ver, en donde sudan todo y se la pasan bien. Prefiero ver algo en vivo que no suene perfecto, pero que sea emocionante para ver.

¿Cómo han cambiado en sus actuaciones en vivo?
Charles:
No hemos cambiado mucho. La banda actual lleva tres años junta por lo que estamos más amarrados y podemos manejar mejor las dificultades que se presenten. Somos como hermanos y hermanas en el escenario.

crocodiles
¿Qué canción de este último disco creen que es lo más distinto que han hecho dentro de su discografía?
Brandon:
Creo que “No Black Clouds for Dee Dee”. Es más como el sountrack de un capítulo de Archie.
Charles: “Bubblegum Trash” es una canción robusta por su estructura. Normalmente en una canción mostramos dos o tres acordes, pero en esa canción hay como 15. Entre más nos alejemos de nuestra zona de confort nos volveremos más experimentales dentro de nuestro estilo.
Brandon: Muchos podrían pensar que tratamos de ser otra banda, pero si escuchas las bandas de donde provenimos son muy ruidosas y poco escuchables. Para nosotros hacer música más pop es un reto divertido, porque siempre hemos odiado ese género.
Charles:
No nos cuestionamos lo que hacemos, sólo lo hacemos en nuestras entrevistas, son terapéuticas para nosotros porque nos dicen mucho de lo que estamos haciendo.

crocodiles



comments powered by Disqus