P&R: Dapuntobeat


Platicamos con Dapuntobeat acerca de su nuevo disco, ‘I/O’, el Vive Latino y hasta Marshall McLuhan


POR Staff Rolling Stone México  



Platicamos con Dapuntobeat acerca de su nuevo disco, 'I/O', el Vive Latino y hasta Marshall McLuhan

Por @Jorge Ramis

El estudio de grabación está listo, el vocalista de Dapuntobeat me acompaña, en la tornamesa está puesto un vinil blanco, la prueba de prensa (aquella copia que le dan a los medios). Reproduce el disco: la calidad de la producción es lo que más me llama la atención, es impecable. Llegan otros dos integrantes de la banda y me ofrecen un refresco, así comenzamos la plática.

El motivo de la charla con Dapuntobeat es la presentación de su nuevo disco: I/O, que será editado en vinil (copias limitadas), y presentado el 16 de marzo en la Carpa Danup del Vive Latino. J.M. Salinas, vocalista de la agrupación, Luis, y Oliver (quien se presentó ante nosotros como “el francotirador digital a sueldo”), platicaron con Rolling Stone acerca de su segundo Vive Latino, Marshall McLuhan, su más reciente producción y muchas cosas más…

Van a estar en el Vive Latino 2013, ¿Cómo se sienten?
J.M: Pues muy bien, muy contentos, es nuestro segundo Vive Latino. Coincide, felizmente, con la salida de nuestro tercer álbum de estudio. ¿Entonces, pues qué mejor momento para presentar parte de las nuevas canciones?

Ya llevan un buen tiempo en el mapa musical de México, han visto varios carteles del Vive Latino. ¿Qué opinan del proceso de internacionalización de este festival?
Luis
: Creo que es como una tendencia natural, tenía que haber sucedido desde hace tiempo. Está muy bien que haya empezado con un enfoque exclusivo de bandas más latinas, de Latinoamérica e Iberoamérica, pero creo que era como un brinco natural debido a la oferta que también ofrecen otro tipo de festivales que están empezando a cobrar importancia. A mí se me hace que está bien, siempre y cuando sigan teniendo mayor preponderancia con las bandas latinas.
J.M: También tiene que ver con un momento de la música latina, el cual la música latina no tiene por qué implicarse en un cliché de lo “latino”, o sea, en cuanto al sonido hay bandas latinas que son muy propositivas a nivel mundial y que tienen un sonido más global, que no realmente implica: “si eres de Colombia tienes que tocar cumbia”, o sea, ese tipo de cosas que están pasando en la música, yo creo.

Dame un ejemplo de una banda latina que retrate eso…
J.M.: ¡Bomba Estéreo! Desde luego tienen influencias regionales. A nosotros, por ejemplo, cuando fuimos a España, nos pasó que se esperaban algo más folclórico, a huevo. Hay una concepción de lo latino, gracias a los medios de comunicación, que no siempre retratan como el sentir o lo que realmente es lo latino. Entonces a nosotros nos gusta hacer música electrónica como mexicanos, pero sin pretender autoencasillarnos en una etiqueta que corresponde a una clasificación que ni siquiera es nuestra.
Oliver: Además en sí, el festival y todas las bandas que están tocando, en cualquier parte del mundo se convierten en internacionales.
J.M.: ¡Exacto! La música es un lenguaje universal.
Luis: Y, bueno, retomando un poco lo de Bomba Estéreo, pues sí, tienen sus raíces en la cumbia y en los ritmos afroamericanos, pero ellos también incursionaron en la electrónica y le están dando un poco más de importancia a ese lado. Y a final de cuentas, hoy en día tampoco hay ritmos puros que totalmente respeten lo que los encasilló en ese género.
J.M.: Es como la fusión de las razas, la música está viviendo un mestizaje sonoro que ya es ineludible. O sea, ya estamos metidos en esa mescolanza y la digitalización ha hecho su parte para que los sonidos se hayan mutado y hayamos llegado a este camino, especialmente en nuestro caso.

¿Y qué bandas quieren ver?
J.M.: ¡Híjole! La neta es muy difícil, porque cuando vamos a tocar no ves nada porque uno está muy ocupado. Aunque estamos muy emocionados por ver a Blur, desde luego.
Luis: Ver al Tri, que toca ese día.
Oliver: Me gustaría ver a Here Comes The Kraken.

Pero ustedes tocan el 16 de marzo, tienen otros tres días libres. ¿No les gustaría ver a otras bandas?
J.M.: ¡Sí! Podríamos ir si no estamos muy cansados.
Luis: Nos daríamos una vuelta, no estaríamos todo el día, como hace muchos años porque uno termina hecho pomada.
J.M.: Ya los años pasan…
Luis: Pero sí hay bandas rescatables durante los tres días, porque el primer día no está muy… o sea, ver a Morrissey y al otro, pues ya los hemos visto y no nos emocionan demasiado.

¿Qué opinan de que ahora sea de cuatro días?
J.M.: No creo que sea ningún problema, siempre y cuando se mantenga un estándar en cuanto al contenido. Lo que pasa es que ahora, como audiencia, da más oportunidad de que vaya más gente al festival. No creo que haya alguien que vaya los cuatro días.
Luis: Sí, ya si alguien va los cuatro días, pues mis respetos!
J.M.: Ya no hay ni bolsillo, ni cuerpo que aguante (risas).
Luis: También implica un gasto mayor: no puedes meter tus bebidas ni alimentos, eso implica ganar más dinero.
Oliver: Yo creo que es un riesgo del propio festival, si te das cuenta el primer día sólo estarán cuatro bandas, de las cuales van a empezar a las siete de la noche y acabarán a las doce. Y es como un poquito de riesgo de decir “Vamos a crecer un poco más”, porque el festival también se ha dado cuenta de que, pues en cuestión del feedback, de que se ha vendido muy bien, pues obviamente han tratado de hacer crecer a este festival. Mucho que decían de la rueda de prensa, en la que estuvimos, era que ¿por qué no dejaban acampar? Pero también decían: “es que gran parte del público es del D.F.”, así que no tiene sentido, te puedes ir a tu casa, te bañas, te cambias y regresas. Lo que sí podrían hacer es ponerlas un poco más temprano porque uno termina rayando, o está cerrando el metro, así que ya ni siquiera puedes tomar el metro.
J.M.: Bueno, está muy padre. Nosotros somos una banda que se hizo en festivales. Es nuestro segundo Vive Latino, es uno de los festivales más emblemáticos en español.
Luis: Y es un buen escaparate para ir a mostrar nuestro nuevo disco.
J.M.: ¡Exacto! Y eso es lo que más nos emociona de tocar en el Vive Latino.

Hablando del nuevo disco, ¿por qué se llama I/O?
J.M: Un poco es por los dos momentos que constituyen al disco, no? Por un lado están la colección de canciones que están en la primera mitad del álbum, que son canciones más en el sentido estricto de la canción, en términos de que son canciones escritas que las puedes tocar en una guitarra si tú quieres. “In” viene también del tema que es más introspectivo, que son pues de adentro, con una cuestión un poquito más sensible, que tiene que ver con tocar canciones en una fogata, si tú quieres. Y el lado “Out”,¡Salir! ir afuera, salir a bailar, tiene que ver más con la tradición que habíamos hecho en música electrónica con influencias que nos gustan, como música negra, etcétera. Está lleno de esos momentos de otros discos.
Luis: Y está más enfocado a la pista de baile, por eso también está mezclado como un non-stop.
J.M.: La segunda parte es como que fuera un solo tema de veinte minutos. Y también tiene que ver con este término en ingeniería: el I/O, es como un símbolo universal de cómo la señal entra y sale, no?.
Luis: Y es como esta dicotomía que se repite en aspectos de tu vida y la tecnología, no? Que siempre están las dos partes que contrastan, de entrar y salir, de dentro a afuera.
J.M.: ¡Exacto! Si escuchas el álbum, en secuencias, es como si lo estuvieras escuchando de dentro hacia fuera. Escuchas primero la parte sensible, por así decirlo, y después terminas como en una fuga hacia la música bailable.

¿Existe una diferencia en el proceso creativo entre I/O y su disco anterior: Off The Record?
J.M.: ¡Desde luego! La diferencia principal fue que como los temas de la primera mitad fueron saliendo en la primera etapa de la producción del material y en la composición, pues de repente nos dimos cuenta que teníamos unos temas que no cabían de manera natural en la música que tocamos en directo. Entonces decidimos arriesgarnos y salir un poco de esa esfera y darle lugar a esas canciones que tienen, muchas de ellas, coro.
Luis: Es una estructura más tradicional: el coro, verso, coro verso.
Oliver: Y eso, creo que el disco habla acerca de eso, lo vimos como un reto, lo vimos como “¿Qué es lo que sigue después del Off The Record?” El Off The Record quedó muy bien y nos dejó con muchas expectativas de lo que ya traíamos para lo que queríamos para este futuro con este disco, y que la verdad fue como que torcer un poco más nuestro propio sonido, arriesgarnos más, hacer canciones. Que ya estamos acostumbrados a escucharlas, que ya las hemos vivido y amalgamado dentro de nuestros subconscientes, pero ahora la idea era que también vieran el otro lado de Dapuntobeat y que también cantaran nuestras canciones, porque en nuestros conciertos se baila, se canta….
Luis: Pero queríamos un gancho más atractivo…
J.M.: arriesgarnos a explorar la parte más compositiva, sabes? En Off The Record exploramos mucho en la parte electrónica, en los sonidos.
Luis: Y tuvimos también nuestros acercamientos hacia ese lado de hacer canciones, pero no le dimos un peso suficiente, y en I/O queríamos equilibrar la balanza y tener de los lados.
J.M.:
Se fue dando de manera natural.
Luis: Fue un proceso natural y un reto a nuestro estilo de producir. Yo creo que estamos bastante contentos con el resultado porque creemos que sí quedó balanceado, no?

Sin caer en el cliché de las respuestas que dan muchas bandas ante esta pregunta: ¿Creen que es el mejor disco de DapuntoBeat
Todos: ¡No!
J.M.: En este sentido es el disco más redondo por cómo se plantearon los temas, cómo se llevaron a cabo y, finalmente, la excusa de hacerlo en vinil es que teníamos estos dos momentos del material, entonces era el mejor momento para editarlo en vinil y para físicamente voltear el material. Te divide, temáticamente, en dos momentos.

Y esta idea de hacerlo en vinil…
Luis: Pues es muy romántica y muy, muy…
Oliver: ¡A lo mejor también es un capricho! Un capricho de nosotros de poder decir, después de todo este tiempo, ¿qué quieres?
Luis: Después de toda esta crisis que hay dentro de la industria y de cómo se consume la música hoy en día, también nosotros crecimos con este formato, sabes? Y es una manera de rendirle tributo y de llenarnos de satisfacción y también decir: “mi grabación está en vinil”.
J.M.: Y también es parte de la parodia que habíamos hecho con el título del álbum pasado, que era “Off The Record”, como fuera del disco, un poco a propósito de la “muerte de la industria por la digitalización y democratización de los medios” habíamos como parodiado el título del disco pasado como “fuera del disco” y ésta es como darle continuidad a este aspecto: diciendo “bueno, ahora hagamos un disco en vinil”, tratando de llevar la parodia un poco más lejos.
Luis: Y porque sabemos que la gente que comprará ese vinil es gente que realmente quiere tener esa pieza, más allá del fetiche.

Justamente ustedes hacen una parodia, como Café Tacuba con El Objeto Antes Llamado Disco…
J.M.: (Reflexivo) Sí, no lo había pensado, pero sí tienes razón.
Luis: Ellos lo hacen súper evidente.
J.M.: Supongo ellos se pueden dar el lujo, de alguna manera.
(risas). Y lo sacaron en vinil, también, jaja.
Oliver: Un poco de sarcasmo, no? Hay cosas que no nos salen como pensándolo así de “sí a huevo vamos a ser sarcásticos”.
Luis: Siendo sinceros, al momento de la producción nunca pensamos el formato que iba a predominar, después llegamos a la conclusión de que teníamos que hacerlo así, por los dos momentos, y porque es un formato que se ajustaba y porque a lo largo de nuestra carrera habíamos soñado con tener un vinil.
J.M.: Como dice un teórico de la Comunicación, Marshall McLuhan: “El medio es el mensaje”. En este caso el mensaje ya está establecido en dos momentos, en dos temas, el medio justificaba poderlo llevar como a ese plano y tenerlo en dos lados, que lo puedas voltear y que continúe en esa narrativa.

¿Dapuntobeat es una banda más en vivo, que en estudio, o viceversa?
J.M.: Yo creo que antes éramos una banda de más en directo, y creo que con este disco podemos hablar ya de la parte complementaria, tanto del estudio y la contraparte de lo que hacemos en vivo.
Luis: A lo mejor sigue teniendo un poco más de peso la parte en vivo porque siempre una banda provoca más cosas que en una grabación.
Oliver: Además siempre hemos tenido en cuenta que el en vivo no se parece al disco, ni se va a parecer, y siempre ha sido nuestra temática. En vivo tenemos que hacer un show grande, que el público y nuestra banda se junte, mandar ese cúmulo de energía, y si tocas igual la canción como en el disco qué vas a hacer? Te vas a sentar, en un festival, con tu chela en la mano, así nomás viendo al grupo diciendo que nomás están tocando el disco. Y si ves que el guey salta, el otro guey se cambia el instrumento y entonces la canción no es igual, y entonces metemos unos cortes, hacemos como flashes de energía, obviamente, en lugar de que estés sentado con tu chela, vas a estar parado y vas a aventar la chela y te vas a aventar, ha habido veces que nos ha tocado slam y esos momentos son difíciles de repetir.



comments powered by Disqus