‘The King of Limbs’ track por track


‘The King of Limbs’ a la primera escucha.


POR Staff Rolling Stone México  



'The King of Limbs' a la primera escucha.

The King of Limbs a la primera escucha.
Por Álex Carranco A.

“Bloom”
Un piano bajo el efecto de sintetizadores arrollan en un ritmo que recuerda a lo realizado en Kid A. Loops que hipnotizan, el primer minuto sin palabras hasta que Yorke, con su característica voz y tono, salta para montarse en esa conjunción entre percusiones y cuerdas, mimetizadas en un ritmo electro muy marcado. Una marcha que va floreciendo con buenos puentes musicales ayudados por la tecnología. Un bajo toca su fin.

“Morning Mr. Magpie”
Inicia con un jugueteo periódico en las cuerdas de la guitarra. Nuevamente la base rítmica es protagonista con base en la electrónica, pero sin caer en la que escuchamos (y bailamos) comercialmente. Un momento para dar espacio al palpitar del tema… se enfrascan pequeños suspiros y gritos (entonados) de Yorke. Ciertas distorsiones se apoderan al término de la canción para mezclarse y lograr finalizar en un zumbido.

“Little by Little”
Hay un diálogo musical entre las guitarras, una estructura no tan complicada pero con partitura pegajosa. Esas cuerdas de Greenwood y O’Brian bajan su intensidad para dar la bienvenida al líder de Radiohead. Nuevamente las escalas musicales de las guitarras sigilosamente se entrelazan mientras que el sensible ritmo de percusiones las acompañan. De fondo, parecerá un tic-tac en modo acelerado y así continuar con entonaciones “radioheadianas”.

“Feral”
Nuevamente los efectos de sintetizadores y beats dan el inicio. La voz se acurruca en un efecto de eco que va y viene, sin dejar de lado el conteo electrónico. De pronto, el volumen sube y baja, con una interpretación semicortada. Aquí, la voz se acopla como parte de la base musical del tema. Sólo expulsa ciertas ideas para incrustarse con los efectos rítmicos que desde el inicio nos abordaron. Un tema corto, pero el más electrónico.

“Lotus Flower”
Primer corte promocional. Su video en blanco y negro muestra a un Thom Yorke con derroche de locura en sus movimientos. Un tema hecho para las listas de popularidad, que con el trabajo de Colin Greenwood y efectos sonoros, se logra una mezcla electro, pero discreta. Llama la atención los pequeños y bien editados aplausos que esperan el falsetto de Thom para terminar con un fade out en fantasmales coros.

“Codex”
Notas de piano abren la puerta de esta canción. Hay tranquilidad y pausa en la electrónica. El piano acompaña a la emotiva voz. Aunque sorpresivamente, hay pequeños intromisiones de efectos para condimentar con excelente drama. El piano calla en una nota sostenida y a lo lejos, se escuchan una transición que podría confundirse con pajarillos ¿en un bosque?… su final liga al siguiente tema.

“Give Up the Ghost”
Sí, en ocasiones (muchas veces), la voz de Yorke suena fantasmagórica. Y así lo demuestra en sus agudos al iniciar con este tema que, como anteriormente dimos a notar, viene ligado con el efecto sonoro del anterior. El golpeteo a una guitarra acústica sirve para marcar el ritmo, además de darle sentido con sus cuerdas. En este track se escucha a la banda con mayor optimismo a pesar de que es lenta y acústica.

“Separator”
En su último corte, se recurre nuevamente a un ritmo sin tantos efectos. Esto para contrarrestar a lo escuchado con los dos temas anteriores. Tal vez no sea el mejor final de esta odisea sonora. Tiene cuerdas solitarias y los beats, sin aturdir, están presentes. Thom Yorke le da un ligero cambio a su voz y algunos ecos que le siguen en este recorrido hacia el fin. A esa nota que no queremos llegar.

The King of Limbs disponible en thekingoflimbs.com

Twitter: @AlexCarranco



comments powered by Disqus