The Sonics en entrevista Rolling Stone


Una plática con Dusty Watson y Freddie Dennis, las nuevas inclusiones a la alineación de la legendaria banda.


POR Staff Rolling Stone México  



Una plática con Dusty Watson y Freddie Dennis, las nuevas inclusiones a la alineación de la legendaria banda.

Por Jorge Ramis

Durante cuarenta años, el secreto mejor guardado de Washington permaneció escondido en trabajos de tiempo completo y un pesaroso y sombrío pavimento de calles suburbanas. No fue hasta en 2007 que los miembros originales: Gerry Roslie, Larry Parypa y Rob Lynd reunieron a The Sonics. Las expectativas eran enormes: ¿Acaso la incesante energía del honesto rock and roll de The Sonics podría sobrevivir después de casi cuatro décadas de inactividad? Sí, sin duda alguna. Todos sus shows se han agotado y verlos en vivo es más que un escopetazo en el cerebro, como viajar con Bruce Springsteen y que se confiese fanático de tu banda.

En esos lustros de descanso, Rob sirvió como piloto en  Vietnam (no falleció en una guerra insignificante), Larry fue asegurador y Gerry creó una empresa de pavimentación. En realidad nunca rompieron, sólo tomaron distintos caminos. Los otros dos miembros restantes de la alineación original: Andy Parypa, maestro en una escuela y Bob Bennett, viviendo en Hawaii, decidieron no regresar para la gira de 2007.

The Sonics, con dos nuevas inclusiones a su alineación: Dusty Watson y Freddie Dennis, visitaron México. Su ejecución en vivo les ha ganado una de las etiquetas más controversiales de los géneros musicales: “precursores del punk”.  Sea quien sea el ganador del debate sobre los inicios del punk, si Los Saicos, MC5, o Los Ramones, todos tienen algo en común: una actitud irreverente y un color estridente en los escenarios; una personalidad seductora, violenta y enérgica parecida a The Sonics en el ’65.

Rolling Stone tuvo la oportunidad de platicar con Dusty y Freddie, quienes, a escazas horas de tomar sus instrumentos para tocar por primera vez para el público mexicano, accedieron a platicar sobre sus compañeros.

Después de una espera de cuarenta años, ¿Cómo se mantienen frescos?
Dusty:
Sólo con la misma actitud, aunque sigamos tocando  igual las canciones. Nunca intentamos “reinventar” a The Sonics, siempre quisimos conservar la naturaleza original de la banda: la actitud. Así las canciones aún tienen esa intensidad como cuando los sesenta.

Rob siempre describió a The Sonics como unos tipos promedio tratando de hacer un trabajo arriba del promedio. ¿Es The Sonics un escape a la realidad de sus trabajos y vida cotidiana?
Dusty:
Creo que la música es una gran oportunidad para liberar todo sentimiento de odio, pasión o tristeza. Es como si pudiéramos llevar de viaje a todo nuestro auditorio. Y para nosotros también es un viaje, pero no nos alejamos de nuestros fanáticos, porque yo igual amo la música. El escape del que tú hablas es esa aventura de sacar a alguien de su aburrimiento y cotidianeidad. Obviamente representamos lo opuesto a lo aburrido, simbolizamos lo más emocionante de la vida. Así que nos emocionamos tanto como la gente que nos ve. Estamos en el mismo nivel, todos experimentando esa misma adrenalina.

Freddie: Cuando tocamos, damos el 110%. No somos jóvenes, hemos tocado durante toda nuestra vida. Encontramos la química correcta.

Rob también ha dicho que lo más punk de The Sonics es su actitud. Mucha gente intenta rastrear las raíces del punk a The Sonics, o Los Saicos, o MC5, etcétera. ¿Qué opinan de este debate?
Dusty:
Uhm, digo, todos tienen su propia opinión. Creo que nuestra actitud es lo único que nos relacionaría al punk, pero no estoy seguro sobre si la agresividad de nuestras canciones como “The Witch”, “Psycho”, indicarían los inicios del punk rock. Aunque tal vez sí, la actitud estaba ahí. Si escuchas las historias de cuando esos tipos tocaban… ¡Eran los más punks!

Freddie: (Ríe). Bueno, si prestas atención al contenido de nuestras canciones te darás cuenta de que The Sonics, como los Rolling Stones, trataban de ser más duros. “The Witch”, “Psycho”, no eran canciones felices y para 1964 ninguna otra banda hacía algo parecido.

Dusty: ¡Sí! Y ahí estaría la relación de The Sonics con el punk. Hay varias similitudes. Es extraño porque toqué en varias agrupaciones de punk durante los 70’s: en Agent Orange, la banda más punk que he tenido, nunca pensamos en The Sonics como estandartes del punk. Creo que la gente los considere punk es algo más reciente.

Freddie: Pienso que esa noción proviene de Europa, pues ahí nuestra música despegó durante los setentas. Visitamos y gracias a nuestro mánager nos enteramos de la escena underground del punk. Larry descubrió que existía una corriente underground muy influenciada por The Sonics.

¿Cuál es la cosa menos punk que han hecho?
Freddie: Bueno, estuve en Liverpool Five, una agrupación de ingleses. Yo tenía diecisiete años, y mis compañeros rondaban en sus treinta. Esos tipos no eran nada punk, pero para mí fue como un entrenamiento. Yo vengo del rock & roll, y miraba hacia Seattle y veía que The Sonics estaban haciendo cosas con una gran intensidad. Quería hacer algo más loco y libre.

Dusty: ¿Yo? “Bandas de cabello”, así me gusta llamarles. Fue una agrupación llamada Legs Diamond. Y éramos una banda de rock: andábamos por allí con nuestros spandex y maquillaje, cabello largo ¡Todo lo opuesto al punk!

¿Te tocó ver la alineación original de The Sonics en vivo?
Fredie
: A mí sí. Tenía quince años. Fui con mi banda, escuchamos “The Witch” y nos quedamos perplejos. Nos pareció la cosa más cool del mundo. También vimos The Wailers. Pero The Sonics me volaron la mente. Relacioné mucho a The Kinks y a The Sonics porque su espectáculo en vivo me parecía similar.

Dusty: Que este enlace es genial, pues justo terminamos un nuevo álbum, incluye una canción de The Kinks cantada por el mismo Freddie. ¡Freddie patea traseros! Es “The Hard Way” y Freddie suena increíble ahí.

Dicen que Rob es tu mejor amigo, no Freddie?

Freddie: ¡Sí! (mientras sorbe un trago de su refresco).

¿A quién conociste primero?
Freddie:
A Andy, el bajista, y luego a su hermano Larry. Esto sucedió a principios de los setenta. Yo tenía una banda a finales de los setenta: “Freddie & the Screamers”. Larry y Andy tocaban ahí, también el baterista de “The Dynamics”, quienes entonces eran muy famosos en Seattle.

¿Y los hermanos tenían trabajos comunes, no? The Sonics ya no existían…
Freddie: Sí, Andy era promotor. Larry…, no sé.

¿Y cómo se acercaron a ti, Dusty?
Dusty:
He pertenecido a grupos desde pequeño. Yo tocaba en “Slacktone”. Estábamos en un festival en Italia,  Freddie y Buck, de Ettiquete Records, nos vieron tocar. Fuimos a la mañana siguiente por unos cappuchinos, dos años después estuve en otra banda: “Vicky & the Bandits”. Rob se nos acercó, me pidió mi teléfono: “Si alguna vez reemplazamos a nuestro baterista quiero que toques para nosotros”. Al siguiente año me envió un correo. Me uní en diciembre de 2012.

Freddie: El primer show con Dusty fue en Seattle. Sold-out. Un gran espectáculo.

The Sonics es, para muchos, el secreto mejor guardado de Estados Unidos. ¿Cuál es, para ustedes, el secreto mejor guardado de Estados Unidos? Puede ser cualquier cosa.
Dusty:¡Mierda! ¡No sé!

Freddie: (Ríe). Sí creo que somos uno de esos secretos.

Dusty: Sí, lo son.

Freddie: Uhmmm, unos americanos que tocaron en Alemania, unos tipos con banjos.

Dusty:
¿Banjos?

Freddie:
The Monks, the Monks. Ellos también fueron como un secreto. Algo diferente, le abrieron a Jimmy Hendrix, se adelantaron a su época, casi como The Sonics, de cierta manera. Pero creo que The Sonics también es un secreto interesante. Y siento que estamos regresando, recibimos la atención que necesitamos, vamos a sacar un álbum, etcétera.



comments powered by Disqus