‘Tocar con Nirvana fue poderoso,” declaró Paul McCartney


El ex Beatle fue acompañado en el escenario por los miembros de Nirvana durante el encore de su concierto en la ciudad de Seattle.


POR Staff Rolling Stone México  



El ex Beatle fue acompañado en el escenario por los miembros de Nirvana durante el encore de su concierto en la ciudad de Seattle.

Foto: Salvador Bonilla

Paul McCartney hizo historia el pasado viernes por la noche, cuando fue acompañado en el escenario por los miembros de Nirvana durante el encore de su concierto en el Safeco Field de Seattle.

La ocasión marca la segunda vez que Dave Grohl, Krist Novoselic y Pat Smear tocan juntos en el pueblo natal de Nirvana, tras la muerte de Kurt Cobain en 1994.

“Concretamos el plan hace un par de semanas”, declaró Paul McCartney en entrevista con Rolling Stone. Dave iba a viajar a Seattle con su familia y le dije ‘¿Crees que haya oportunidad de que los chicos quieran reunirse?’ Él dijo, ‘Bueno, déjame preguntarles’ y sí quisieron. Así que pensamos ‘Vamos a divertirnos’”.

Los miembros de Nirvana acompañaron a McCartney en la interpretación de temas como “Get Back, “Long Tall Sally”, “Helter Skelter”, “The End” y “Cut Me Some Slack”.

McCartney mencionó que no necesitaron ensayar para el gran momento, fuera de una pequeña prueba de audio el viernes. “Cuando tocas con chicos como ellos te das cuenta de que han estado en lo más alto de la fama, así que están acostumbrados – no se van a espantar”, apuntó McCartney. “Y son unos grandes músicos, así que aprendieron todo muy rápido. Es lo grandioso de tocar con gente como ellos”.

Para los 45,000 fans que se dieron cita esa noche en Seattle, el encore sorpresa hizo que el concierto se tornara en un evento memorable. “Son poderosos, ¿Lo sabían?”, agregó el ex Beatle. “Es un gran poder tenerlos en el escenario conmigo. Quiero decir, mi banda es genial – pero cuando le agregas a Nirvana, es mucho más grande”, concluyó.

Paul McCartney en el Estadio Azteca. 2012

Picture 1 of 6

Paul McCartney en México 2012 Por Salvador Bonilla



comments powered by Disqus