Un diamante brilló en el Palacio de los Deportes


En su primera visita a México, Neil Diamond cautivó al público reunido en el domo de cobre.


POR Staff Rolling Stone México  



En su primera visita a México, Neil Diamond cautivó al público reunido en el domo de cobre.

Por Ale H. Morando

Fotos de Salvador Bonilla

Por primera vez en casi sesenta años de carrera, Neil Diamond, el legendario compositor y productor originario de Brooklyn, visitó nuestro país como parte de su gira Neil Diamond Tour 2015, presentándose este jueves 23 de abril por la noche en el Palacio de los Deportes.

Madres e hijas, abuelos y nietos, así como melómanos de distintas partes de la República se dieron cita en el recinto del Distrito Federal, demostrando el poder de convocatoria de la música del cantautor neoyorquino. Previo al inicio del concierto, los asistentes tuvieron la oportunidad de expresar su emoción mediante el uso del hashtag #TweetCaroline, el cual fue utilizado para desplegar sus mensajes en redes sociales en la pantalla principal del Palacio.

Ante un lleno total, el músico de 74 años de edad abrió su presentación con “I’m A Believer”, canción de su autoría y popularizada por The Monkees, la cual inmediatamente fue coreada por el público reunido en el domo de cobre.

Con un setlist cargado de sus grandes éxitos y apelando un poco a la nostalgia, Diamond brilló como la piedra preciosa que le da apellido, al mostrar distintas facetas de su carrera con temas agridulces como “Love On the Rocks” y “Hello”–de la banda sonora de la cinta The Jazz Singer–, seguidas por “Pretty Amazing Grace”, “You Got To Me”, “Girl You’ll Be a Woman Soon” y “Play Me”. El toque alegre lo puso su interpretación de “Red Red Wine”, canción popularizada por UB40 y original de Diamond, la cual puso a bailar a la audiencia.

“Nací muy lejos de México, en un lugar llamado Brooklyn”, apuntó Diamond. “Era una vida sencilla, junto con  mi familia. Mi padre era un hombre hermoso y cuando nací, compró una cámara y se dedicó a tomarme fotos y videos desde ese momento hasta que crecí. Esta canción cuenta la historia de mi vida y de mi familia”, explicó antes de presentar “Brooklyn Roads”, perteneciente a su álbum de 1986, Velvet Gloves and Spit. El tema estuvo acompañado de viejos videos y fotografías del cantautor en diversas etapas de su vida, en el que se podría calificar como el momento más emotivo del concierto.

Neil Diamond aprovechó la oportunidad para debutar en vivo “The Art of Love”, tema que se desprende de Melody Road, su más reciente álbum de estudio. “Pasé cinco años componiendo esta canción y me di cuenta que sólo toma tres minutos cantarla”, confesó entre risas.

Durante una breve pausa, el cantante se mostró agradecido por el cálido recibimiento del público mexicano: “Estamos muy emocionados de estar aquí y para darles las gracias, quiero cantarles una canción en español. Lo haré y espero que les guste, pero primero, permítanme ir por mis lentes”, dijo. Acto seguido, Diamond sorprendió a propios y extraños con su propia versión de “Allá en el Rancho Grande”, la cual fue recibida con un gran aplauso por parte del público.

El concierto continuó con un recorrido musical por los clásicos de Diamond con temas como “Cherry, Cherry”, “I am…I said” y “Cracklin’ Rosie”, pero fue con los acordes de “Sweet Caroline” y “America” que el público explotó y se entregó por completo, haciendo resonar sus voces y aplausos en el Palacio de los Deportes.

Neil Diamond cerró su presentación con una sonrisa de oreja a oreja al interpretar “Brother Love’s Traveling Salvation Show”, recibiendo una ovación de pie y todo el cariño del público, demostrando que su brillo trasciende generaciones.

Neil Diamond en el Palacio de los Deportes

Picture 1 of 9

BANNER APP 143




comments powered by Disqus