Ben Shepherd: “El grunge no es importante de ninguna manera”


Ben Shepherd habla de la desintegración y reunión de Soundgarden


POR Staff Rolling Stone México  



Ben Shepherd habla de la desintegración y reunión de Soundgarden

Por @Natalia Cano

Sobre el escenario reinó el caos. Aquella noche, los integrantes de Soundgarden se enfrentaron a una serie de fallas técnicas que, aunada a la crisis grupal que vivían, convirtieron su concierto del 9 de febrero de 1997, en la Arena Blaidell de Honolulu, en el inminente final.

Ben Shepherd fue el primero en hacer evidente que la sociedad con sus compañeros de grupo había terminado. En plena actuación, el músico se quitó el bajo, lo dejó en el suelo y sin emitir palabra alguna abandonó el entarimado ante la mirada atónita de la banda y sus fans. El guitarrista Kim Thayil salió detrás de él. Una vez en el camerino, y tras entablar una discusión, ambos supieron que Soundgarden era parte del pasado.

“Bueno, algunos piensan todavía que la separación de Soundgarden fue culpa mía, pero la verdad es que aquella noche fue la gota que derramó el vaso. Pasábamos una mala racha que de repente se prolongó más de lo que nos imaginamos. Creo que en el fondo sabíamos que lo nuestro era irreparable y que la única opción era poner fin al proyecto”, cuenta Shepherd, vía telefónica desde Atlanta.

Soundgarden es uno de los cuatro apóstoles que predicaron la religión del “grunge” – para muchos un título falso que la propia industria musical implantó en la década de 1990- junto con Nirvana, Alice in Chains y Pearl Jam. Dichas agrupaciones originarias de Seattle revolucionaron la escena del rock y lograron convertirse en el estandarte de toda una generación.

Tras un receso de 13 años, Chris Cornell, Kim Thayil, Ben Shepherd y Matt Cameron volvieron al ruedo en el Festival Lollapalooza 2010, y dos años después editaron un álbum con canciones inéditas, King Animal, el mismo que los traerá por primera vez a la Ciudad de México, donde se presentará el próximo 31 de mayo, en el Palacio de los Deportes.

-La industria musical ha cambiado radicalmente desde que bandas como Soundgarden emergieron en la escena. ¿Qué extrañas hoy del proceso de hacer música de cuando iniciaste en este negocio?
Bueno, aparentemente es mucho más fácil con el mundo digital, aunque en mi opinión no suena tan bien, yo prefiero el proceso análogo, de hecho, creo que todos lo preferimos (risas). Sin embargo, nos sentimos más realizados durante las grabaciones porque podemos obtener los sonidos que queremos, pero todo el proceso creativo es el mismo. La misma química con cada integrante del grupo y todo lo demás. Es algo extraño, porque ahora somos más capaces con nuestros instrumentos de lo que solíamos ser hace 20 años. ¡Creo que toco peor el bajo de lo que lo solía hacer (risas)!

Ahora cuando grabas paras de tocar y el productor te está mirando, esperando a que empieces a tocar nuevamente para comenzar a grabar. Entonces te preguntan: “¿Qué pasa? ¡Estamos listos! ¡Estamos grabando!”. Entonces tú respondes: “¡Ah, OK!”. Un poco como en la Luna, porque sigo esperando a que se regrese la cinta del cassette .Supongo que soy un idiota, pues sigo esperando a que rebobinen la cinta (risas).

¿Qué fue lo que más extrañaste de tus compañeros en Soundgarden?
Sobre todo extrañé relacionarme con ellos. Crecí con esta gente, tenía 21 o 22 años cuando entré a la banda. Viví una etapa fundamental de mi vida con estos tipos, en términos creativos y personales. Posteriormente pasé por otro momento creativo de mi vida sin ellos, lo cual representa un gran paso entre estar en una banda y no estarlo.

¿Cómo fue ese primer encuentro con Soundgarden? Una vez juntos, ¿la conexión fue inmediata?
Recuerdo que estábamos improvisando… Supuestamente debíamos practicar canciones del disco Louder than Love y álbumes anteriores. Nos juntamos sólo para probar. ¡Creo que fui el único que apareció y realmente se sacudió (risas)! Todos los demás sólo estaban para ver qué pasaba con el grupo.

Improvisamos como una hora y media sin que nadie hablara. No tocamos ninguna canción sólo improvisamos. Después comenzamos a trabajar en la creación de canciones. ¡La verdad fue muy chistoso y divertido!

En retrospectiva, ¿qué sensación te deja el hecho de haber sido parte de la historia del grunge, un movimiento musical e ideológico que sacudió a toda una generación? (Pregunta de: Francisco Josué Martínez Cervantes)
No creo que el grunge sea importante de ninguna manera per se. ¡Es sólo música! Creo que todas las cosas importantes que pudo tener el movimiento de grunge, si es que se le puede llamar movimiento, no fueron entendidas o fueron olvidadas completamente porque las bandas, y la industria discográfica, sólo pensaba en ventas. La idea de “hazlo tú mismo” es lo único importante y verdaderamente rescatable, la libertad y el espíritu del Rock & Roll. Esa idea no existe más. No entiendo qué pasó con la gente y a dónde fue, por ello no creo que el grunge tenga tanta importancia, a excepción de lo que cada individuo toma para sí mismo. Fue la última etapa del Rock & Roll en donde una escena provino de una ciudad, pero ahora desconozco qué ciudad sería la próxima en ofrecer una escena musical nueva; aunque no creo que pase de la misma manera porque todos alrededor del mundo están comunicados a través de computadoras. Internet es una escena ahora mismo…

¿A qué atribuyes que las bandas de rock alternativo, emergidas en la década de 1990 estén resurgiendo? ¿Las nuevas propuestas musicales no convencen? Billy Corgan dijo que la reunión de Soundgarden fue sólo un asunto monetario…
Nunca le presto atención a nadie más, sólo me enfoco en lo mío. No es que sea egocéntrico, o tal vez sí lo sea, pero no me importa lo que hagan o digan otros grupos. Es decir, sea lo que sea que hagan estoy orgulloso por ellos y que continúen haciéndolo (reuniéndose). Supongo que es mejor eso que trabajar en una compañía que hace rifles, ¿no? A veces me pregunto por qué a la gente no se molesta en escuchar música nueva.

¿Por qué tardaron tanto en venir a México? ¿La experiencia de Chris Cornell, con su proyecto solista, y de Matt Cameron, como parte de Pearl Jam, fue decisiva para que México formara parte de su gira? (Pregunta de: Daniel Rodríguez Vergara)
Siempre quisimos ir a México y finalmente podremos hacerlo. Como banda, nos concentramos en nuestros conciertos, planeamos bien las canciones que tocaremos para nuestros fans sin importar a donde vayamos. Soundgarden se desintegró justo cuando comenzaron a realizarse giras más extensas y para nuevos públicos. Es curioso, pero en aquella época (la década de 1990) muchos grupos occidentales tocaban en Polonia, pero no en países como China. En ese momento las agrupaciones incluyeron a Sudamérica y México en sus giras, pero fue la etapa en la que nos separamos.

Creo que hemos tocado demasiado en el norte y noreste de Estados Unidos y ahora prefiero tocar en otros lugares, como México, por ejemplo.

Los ganadores de esta promoción son Daniel Rodríguez Vergara y Francisco Josué Martínez Cervantes. Sus preguntas fueron seleccionadas para la entrevista, y ganaron un boleto doble para el concierto de Soundgarden en el Palacio de los Deportes. ¡Gracias a los que participaron!



comments powered by Disqus