El perpetuo cambio de Yes


Entrevista con Alan White sobre el nuevo sonido de Yes y el futuro del rock progresivo


POR Staff Rolling Stone México  



Entrevista con Alan White sobre el nuevo sonido de Yes y el futuro del rock progresivo

En entrevista con el veterano baterista Alan White, platicamos sobre el nuevo sonido de Yes y el futuro del rock progresivo; la banda regresa a nuestro país para ofrecer un concierto este 21 de agosto en el Pepsi Center

Por Juan Carlos Villanueva

Cuando la banda de rock progresivo Yes escribió en 1971 la canción “Perpetual Change” setenció la historia del grupo: Más de 15 integrantes han desfilado en la alineación desde su formación en 1968, pero también el sonido del grupo ha mantenido cambios constantes.

La banda grabó con un nuevo vocalista, Benoît David –quien enfermó y fue reemplazado para la gira por Jon Davison–, y ha regresado el tecladista Geoff Downes (que fue parte del disco Drama, de 1980). El más reciente disco de Yes, Fly From Here, fue producido por Trevor Horn, alguna vez integrante del grupo en el disco Drama de 1980. El álbum representa el regreso a los orígenes de la banda: Pasajes musicales de alta complejidad, repleto de giros épicos, extensos solos y trabajos instrumentales. En entrevista con el veterano baterista Alan White, nos comenta los detalles detrás de Fly From Here y el estado actual del rock progresivo.

Parece que Fly From Here rebasó las expectativas de la crítica y los fans.
Por supuesto, la banda está satisfecha con el disco y el impacto entre los fans. Creo que este disco ha tenido mucha difusión debido a su calidad. Sinceramente, creo que habían pasado muchos años desde que no teníamos un álbum tan bueno y con comentarios positivos. Pero creo que esto es un efecto claro de lo El perpetuo que pasa en la industria. La falta de calidad en los artistas ha generado que la industria se colapse y deje de difundir nuevos lanzamientos, afecta directamente en las ventas.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar de nuevo con Trevor Horn y Geoff Downes?
Fue descubrir que seguimos en la misma frecuencia desde 1980. Originalmente sólo íbamos a trabajar con Trevor para hacer la canción “We Can Fly”, que implicaba algunas ideas escritas por Geoff. En 2010, grabamos junto a Trevor por un par de semanas. Cuando Trevor volvió, trabajó en “Overture”, “Sad Night at the Airfield”, “Madman at the Screens”, “Bumpy Ride” y el resto. Incluso muchos se preguntan si existía una posibilidad de hacer una gira con él. Es imposible, a Horn no le gusta estar sobre un escenario, es un hombre de producciones. Con la participación de Trevor, vimos a “Life on a Film Set” como otro corte potencial así que tuvimos de nuevo a la mancuerna Horn-Downes para el álbum. Nos quedamos muy impresionados con la canción y me encantó. Nos pareció que era justo el tipo de música que mantenía el sonido que logramos en Drama.

¿Cómo fue la transición de Oliver Wakeman a Geoff Downes como tecladista de la banda?
Teníamos la idea muy clara de que Oliver era ya parte del grupo, es un músico fantástico, pero cuando empezamos a componer y tocar junto a Geoff sentimos algo especial. Nos encanta Oliver, pero Geoff tiene la esencia y sonido de lo que buscábamos. Geoff tocó en todo el álbum. Todo se ajustó para funcionar perfecto: Tener a Geoff a bordo, junto con Benoît haciendo su primera grabación para Yes y el productor Trevor Horn hicieron que Yes se renovara y fuera más poderoso.

Tengo entendido que “We Can Fly” en una suite épica retomada de los tiempos de The Buggles y Drama, ¿no es así?
We Can Fly” proviene de 1980. Básicamente, la canción llegó de nuevo a nosotros como una oferta de Geoff y Trevor. Es verdad que “We Can Fly” fue compuesta en el tiempo de The Buggles cuando grabaron Adventures in Modern Recording y Drama. Pero partimos desde ese punto y lidiamos con nuevos asuntos, especialmente en las letras. Entonces, al tener piezas como ésta, compusimos “Sad Night at the Airfield” y “Madman at the Screens” con la finalidad de crear un sonido en el que Trevor y Geoff pudieran conectar.

¿Era vital volver al sonido viejo?
Fue circunstancial. Por ejemplo, en “Madman at the Screens” tiene un sonido explosivo y mucha acción. Tenemos cosas que remiten a “Siberia Khatru” o “Perpetual Change”. Estamos de vuelta a nuestros viejos trucos. Es vital no perder nuestro sonido, pero también encontrar nuevas formas de grabar. Durante los años sesenta, las bandas hacían cosas muy raras. Grababan ruidos, susurros, ideas espontáneas. La gente hacía cosas raras y maravillosas. Y ese es el tipo de cosas que podemos encontrar en el final de Fly From Here.

Entonces, ¿esa misma sensación retrospectiva la mantienen en vivo?
Es diferente. Hemos evolucionado gradualmente el sonido en vivo del grupo. Lo que estamos haciendo en esta gira es llevar el viejo sonido de Yes a un nivel evolucionado de tecnología. Ya no usamos los mismos efectos de los años setenta, sino ahora pretendemos modificarlos y actualizarlos. No somos un grupo de ancianos que se quedaron en el pasado, sino tratamos de mantenernos a la vanguardia tecnológicamente.

Definitivamente este disco tiene el sonido de Yes de los años setenta. ¿Es importante para ustedes ajustarse a un sonido actual de rock progresivo?
Creo que Yes siempre tendrá su propio sonido y no nos interesa ampliar o ajustarnos para las nuevas generaciones. Existe muy buena música progresiva ahora como Radiohead, Nine Inch Nails, The Mars Volta o Porcupine Tree. Incluso, hemos hecho giras con Porcupine y sabemos muy bien el nivel y calidad de propuesta de esta nueva sangre en la música. Pero Yes ha permanecido por años. Como dije al principio de la charla, la música necesita de nuevo talento y con propuestas frescas para poder mantenerse. Lo que a ellos les corresponde es reinventar la historia y hacerla suya. No veo algo nuevo en la música, no existe una corriente como lo fue el progresivo de los años setenta, el punk o el grunge en los noventa que pueda generar una nueva revolución.



comments powered by Disqus