La entrevista Rolling Stone: Jimmy Page


Jimmy Page, el líder de Led Zeppelin echa una mirada retrospectiva al viaje épico y al final súbito y trágico de su banda


POR Staff Rolling Stone México  



Jimmy Page, el líder de Led Zeppelin echa una mirada retrospectiva al viaje épico y al final súbito y trágico de su banda

El líder de Led Zeppelin echa una mirada retrospectiva al viaje épico y al final súbito y trágico de su banda.

Jimmy Page está de pie, tranquilo y sonriente, sobre el pavimento justo afuera de su oficina en Londres. El guitarrista de Led Zeppelin está tomando una bocanada de aire fresco durante un descanso durante la entrevista más extensa jamás concedida a Rolling Stone. Asimismo, Page reflexiona acerca de una cuestión que aparece una y otra vez a lo largo de la charla: Su manera de ver, a la distancia, el caos y el exceso que caracterizaron a Led Zeppelin en los años setenta.

“¿Alguien podría seguir interesado en toda esa mugre si la música no hubiera estado también ahí?”, contraataca Page, sin perder la sonrisa, cuando le menciono la infame y nunca comprobada historia acerca de una mujer joven, un pescado y un motel en Seattle, en 1969. “Todo lo demás fue sólo un espectáculo secundario. Es parte de la historia. Pero no habría ninguna historia sin todo el trabajo invertido en las canciones o sin los conciertos que ofrecíamos. Sin eso, a nadie le importaría todo lo demás”.

Para Page, de 68 años –en cierto sentido– Zeppelin nunca terminó. Él creó el grupo hacia finales del verano de 1968, gracias a una visión sin precedentes y produjo en el estudio sus ocho discos clásicos. Desde su separación, Zeppelin ha sido una de las bandas de rock más importantes de todos los tiempos y, a la fecha, el cuarteto ha vendido más de 300 millones de copias alrededor del mundo. Y Page continúa siendo el capitán y director reinante de la obra entera, supervisando las nuevas ediciones del catálogo y los lanzamientos del material de archivo. Ahora mismo se encuentra preparando ediciones de lujo para cada álbum original. Éstas comenzarán a aparecer este año y Page promete que contendrán “nuevas emociones sónicas y visuales”.

Si se le compara con Plant y Jones, quienes han gozado de carreras solistas bastante productivas, Page sólo ha creado música muy esporádicamente desde 1980: Death Wish II, una banda sonora lanzada en 1982; el disco solista Outrider, de 1988; y las colaboraciones ocasionales con Plant, los cantantes británicos Paul Rodgers y David Coverdale, y la banda norteamericana The Black Crowes. Cuando le pregunto si echa de menos el empuje creativo que desplegaba en los setenta con Zeppelin, Page responde: “No tanto como la gente podría creer”. El músico está convencido de que, actualmente, su trabajo principal no es otro que ser el guardián del legado de su antigua banda. “Es un papel importante”, dice con insistencia. “Y me parece que ha sido la decisión correcta”. James Patrick Page protege su vida, sus sueños y sus intenciones tal y como hace con las grabaciones y la reputación de Led Zeppelin: Con cuidado excesivo, sin disculparse y enarbolando una férrea creencia, que la respuesta absoluta a todo está en la música.

Tras el concierto en la Arena 02, los fans esperaban una gira de reunión. Pero no se salieron con la suya. ¿Qué ocurrió?
Algunos de nosotros pensamos que continuaríamos, que habría más conciertos en un futuro no muy lejano. Porque nos esforzamos muchísimo para esa única presentación. Sé que Jason, que en esa época estaba tocando con Foreigner, renunció a esa banda. Pero Robert estaba muy ocupado. Se encontraba inmerso en su proyecto con Alison Krauss. Yo no sabía realmente que por esas fechas se estaba preparando igualmente para el lanzamiento de su álbum. ¿Y qué puedes hacer en una situación así? Yo había trabajado con los otros dos chicos a lo largo de la mayor parte de los ensayos para el concierto en la 02. Lo malo es que ninguno de nosotros puede cantar. Así que reconcentramos nuestras fuerzas. Quizá debimos haber llevado todo ese material al estudio y no al escenario.

¿Qué tanto ensayaron tú, Jones y Jason?
Varias semanas, esparcidas a lo largo del tiempo. No grabamos profesionalmente. Contábamos solamente con una pequeña grabadora digital. Pero me pareció que sonaba bien. No estaba dispuesto a abandonar la idea así de simple. Pero nuestra debilidad emergió de nuevo. “Tenemos que encontrar un cantante”. Vamos, ninguno de nosotros pronunció esas palabras. Fue una idea propuesta por gente externa. Claro, necesitaríamos un cantante –aunque no en ese momento. Primero teníamos que tener algo de material. Si te estás relacionando bien y todo mundo está tocando excelentemente, bueno, ¿para qué enfrascarse en politiquerías devastadoras con un cantante? (Hace una pausa) No te diré quién hizo acto de presencia para cantar con nosotros.

Ríndele tributo a Led Zeppelin y gánate un libro de colección. ¡Participa!



comments powered by Disqus