Moby y su música imperfecta


Moby nos habla acerca de sus impresiones personales, gustos y la manera en que hace lo que más le gusta: música.


POR Staff Rolling Stone México  



Moby nos habla acerca de sus impresiones personales, gustos y la manera en que hace lo que más le gusta: música.

Por @Verónica Galicia

Sin grandes giras, costosa (e invasiva) publicidad ni exageraciones, a finales del 2013 Moby nos dejó su onceavo disco de estudio Innocents. Este material marca algunos cambios importantes en su vida y manera de hacer las cosas, desde mudarse de su natal Nueva York hasta trabajar por primera vez en conjunto con un productor.

Grandes sorpresas de este material son las colaboraciones vocales y líricas que lo acompañan, como son Damien Jurado, Skylar Grey, Mark Lanegan y Wayne Coyne de The Flaming Lips.

Con tres sencillos lanzados, videos hechos por él mismo y algunas fechas en vivo en la agenda, es ahora que platicamos con Moby acerca de sus impresiones personales, gustos y la manera en que hace lo que más le gusta: música.

Recientemente dejaste Nueva York para reestablecerte en Los Ángeles. A parte de la decisión de tener un estilo de vida más sano, como has comentado a la prensa en general ¿por qué elegiste esta ciudad?
Por muchas razones muy sencillas, como el hecho de que no me gusta pasar tanto frío durante el invierno. También porque Los Ángeles me parece una ciudad bastante extraña; me recuerda mucho a la Ciudad de México en el sentido que es un lugar muy extenso, bullicioso, raro y creativo. Por mucho que yo ame Nueva York, me parece que con el tiempo se ha vuelto más como Zurich, o cualquier ciudad europea tradicional donde lo más importante es la limpieza, las finanzas o la estabilidad. Los Ángeles todavía conserva toda esta rareza y caos que creativamente son para mí muy interesantes.

¿Cómo has logrado que este cambio de residencia no afecte tu música?
Honestamente no lo sé. Supongo que porque no importa donde esté yo soy la misma persona. Si me mudara a Malasia, sigo siendo la misma persona con el mismo cerebro. Llevo tanto tiempo haciendo música, que mi acercamiento con esta sería la misma aunque viviera en Berlín, La Patagonia o cualquier otra ciudad del mundo.

Has dicho en anteriores ocasiones que “Innocents” es el disco que siempre habías querido hacer ¿qué es lo que más te gusta de él?
Buena pregunta. Una de las razones por las que más me gusta es porque no es perfecto. De mis cosas favoritas es que, el hecho de ser un disco que tiene colaboraciones terminó sorprendiéndome mucho. Una de las cosas que más amo al hacer colaboraciones es que escribes una canción instrumental, se la das a un artista y te regresan lo que hicieron con ella y el resultado es siempre una gran sorpresa. Es como navidad o tu cumpleaños, donde recibes estos pequeños grandes regalos y eso para mí es muy emocionante.

¿Qué es lo que te gusta de la música “imperfecta”?
Es el hecho de que se siente más acogedora. La única comparación que se me ocurre para explicarlo es como si te invitaran a dos cenas: la primera es en un lugar muy lujoso, donde todo está limpio, acomodado en su lugar y perfecto. Eventualmente este ambiente te va a hacer sentir muy incómodo. Pero si te invitan a una casa donde entras y las ollas están hirviendo en la estufa, puedes oler la comida, hay perros corriendo y libros por todos lados… técnicamente no va a ser perfecto, pero te vas a sentir bienvenido. Supongo que encuentro la imperfección en el arte, las personas y la cultura como un elemento acogedor.

De alguna manera se puede decir que se escucha como si fuera hecho a mano…
A mí me parece que se vuelve mucho más interesante. Quizás sea que, de alguna manera extraña, es menos intimidante. Me pasa cuando escucho canciones pop que están demasiado bien producidas, como esta canción de Daft Punk con Pharrell “Get Lucky”. Es muy pegajosa y suena muy bien si estoy en una boda o un antro, pero hay algo en ella que no me hace sentir un impulso de ir corriendo a comprarla como me provoca una canción de Billie Holiday.

¿Es esto lo que te llevó también a empezar a hacer tus propios videos?
Sí, definitivamente. La otra razón es porque vivimos en estos tiempos donde el hecho de que la gente ya no compre discos da completa libertad creativa. Si estuviéramos en 1999, planear un video de música sería pensar una producción grande y costosa para que pase en MTV. Hoy en día, pensar en hacer un video se reduce a hacer algo para subir a YouTube y que tus amigos lo puedan ver, así que no hay presión comercial por crear un producto. Ya sea arte, videos o fotos me encanta la idea de comunicarme y, con suerte, poder tocar a la gente. Crear algo con lo que la gente tenga una fuerte reacción emocional es la intención del arte.

¿Crees que la honestidad es la mejor forma de llegar a la gente?
Para mí sí lo es. Hay muchísimos músicos, escritores, y artistas que no son necesariamente honestos pero hacen muy buenas cosas. Pienso en mis artistas favoritos y, quizás no son honestos, pero crean un arte maravilloso. Para mí la deshonestidad requiere demasiado esfuerzo, la honestidad es mucho más fácil; solo acepto que soy un tipo de 48 años, que amo hacer música, y no quiero pretender algo que no soy porque requiere demasiado esfuerzo.

¿Cuál es la diferencia para ti entre crecer y envejecer?
Desde mi perspectiva, envejecer conlleva aceptación. Es algo que nos afecta a todos, así que tiene la cualidad de la aceptación y también de la perspectiva. Cuando yo era joven asumía que iba a vivir para siempre, y nunca envejecería. Y mientras creces te das cuenta que todos envejecen, y se vuelve importante no preocuparte por cosas insignificantes y encontrar lo que realmente te interesa y tiene valor para enfocarte en esas cosas.

¿Qué es eso que te interesa aparte del arte?
En muchos sentidos, me he convertido en un completo cliché del sur de California. Estoy sobrio, medito, hago yoga, voy a escalar, voy a lecturas de espiritualidad. Creo que lo único que me falta es hacerme implantes de cabello y empezar a ir a lugares de Cienciología (risas).

¡Y quizá conseguir un buen bronceado! Has hecho en muchas ocasiones alusión al budismo, en cuanto a la práctica espiritual ¿qué te interesa?
Pienso que una de las preguntas que todo mundo se debe hacer es “¿funciona lo que estoy haciendo?”. Cuando te despiertas por la mañana, tus acciones de todos los días ¿funcionan? ¿te hacen feliz? ¿te llevan a donde quieres estar? ¿te dan la vida que quieres llevar?. Y otro aspecto importante es entender que todo existe en nuestras mentes, una de las prácticas más simples es ver tus pensamientos y sus reacciones. Vivimos en un mundo donde le damos a otras cosas mucho poder. ya sea relaciones, autos, dinero, éxito, o lo que sea. Cuando para mí es mucho más importantes ver nuestras mentes, pensamientos, reacciones y tratar de entenderlos mejor. Y eso no tiene nada que ver necesariamente con ninguna tradición espiritual, sino que es una práctica muy interesante. Tendríamos un mundo mucho mejor si la gente se hiciera responsable por sus pensamientos, acciones, reacciones y dejara de culpar a los demás por las cosas que les pasan.



comments powered by Disqus