P&R: Dave Grohl


Dave Grohl nos platica sobre la ola de nominaciones de los Foo al Grammy, extrañar a Kurt Cobain y su nuevo documental de rock


POR Staff Rolling Stone México  



Dave Grohl nos platica sobre la ola de nominaciones de los Foo al Grammy, extrañar a Kurt Cobain y su nuevo documental de rock

Nos platica sobre la ola de nominaciones de los Foo al Grammy, extrañar a Kurt Cobain y su nuevo documental de rock

Por Simon Vozick–Levinson

Los Foo Fighters se encontraban de gira a miles de kilómetros de casa cuando recibieron la noticia de que su séptimo disco había recibido seis nominaciones al Grammy. “Fue un punto cumbre en
nuestro año”, comenta Dave Grohl, líder de la banda, en entrevista desde Australia. “Créeme, estábamos impactados cuando nos enteramos”. Cuando regrese a Estados Unidos, Grohl volverá a trabajar en el documental que se encuentra dirigiendo, sobre el legendario estudio de Los Ángeles, Sound City. “Es emocionante”, comenta sobre la cinta. “Mi visión es increíblemente clara, ya lo verán”.

¡Felicidades por las nominaciones a los premios Grammy! ¿Están emocionados?

Es algo loquísimo. Digo, para un disco que hicimos en mi cochera, análogo en su totalidad, sin usar computadoras, ser nominado a Mejor Álbum el Año es algo inspirador. Nos hace pensar que
está bien sonar como gente normal.

Deadmau5 también fue nominado por su remix del tema de los Foos, “Rope”. ¿Eres fan?

Mi hija y yo solíamos poner un colchón inflable, sintonizar la estación de dance por satélite y brincar como locos durante horas. Así es como lo descubrí, con una rola llamada “I Remember”, hermosa.

¿Cuáles han sido tus momentos favoritos de esta gira?

Tocar “Bad Reputation” con Joan Jett en el Madison Square Garden, fue increíble. Después estuvo Alice Cooper en el Milton Keynes Bowl en Inglaterra; subió al escenario para tocar “School’s Out” y “I’m Eighteen” con nosotros frente a 65 mil personas. Se llevó el show. Pero el más grande honor para mí fue palomear con Bob Mould durante su concierto tributo en Los Ángeles. Le debo mucho.

¿Cuál es la idea tras el documental que estás realizando?

Cuando Sound City cerró, fue un día muy triste. El lugar era como una iglesia. La lista de quienes grabaron ahí es como un Salón de la Fama del Rock & Roll implícito: Neil Young, Fleetwood Mac, Tom Petty, Cheap Trick, Slayer, Rage Against the Machine, Weezer, Metallica y Nirvana. Grabamos Nevermind ahí mismo, en 1991. Ese viejo lugar tiene la mejor sala de percusiones del mundo. ¿El sonido de batería al principio de “Smells Like Teen Spirit”? Eso es producto de Sound City. Decidí hacer un filme acerca de esa sensación que invade cuando juntas a
cinco tipos en un estudio, le das al botón de rec y los pelos se te ponen de punta. Esperen unas cuantas épicas sesiones improvisadas.

¿Qué significó para ti el aniversario número 20 de Nevermind, el año pasado?

El aniversario fue todo un viaje, más no en el aspecto musical. Fue mucho más personal. Mi vida se separa en dos fases por ese mismo suceso: pre y post Nevermind. ¡Y esos son dos mundos totalmente distintos! Mirar hacia atrás me hizo pensar que en realidad no fue hace tanto tiempo. Me hizo sentir como que todavía queda mucho más por hacer. Y me hizo extrañar a Kurt.

¿Qué opinas de la reciente nostalgia noventera?

En realidad no veo nada que pueda considerarse como nostalgia noventera. Guitarristas ruidosos y bateristas que le dan con todo a sus tarolas, ¿acaso eso se fue en algún momento? Me encanta que una banda de la talla de Soundgarden todavía pueda causar impacto, pero no lo consideraría como un acto
nostálgico. No es como si las guitarras y baterías duras, así como la gente que hace discos con el corazón, hubieran desaparecido y estuvieran sido resucitados en un laboratorio onda Jurassic Park. Todo eso todavía existe. Sólo se está sofocando bajo una pila de basura.

Nos encontramos frente a momentos difíciles para la radio que programa rock, ¿no es así?

Es obvio que la radio de rock ha tenido el terrible hábito de programar siempre los mismos temas desde hace unos diez años. El tipo de sentimiento que te produjo escuchar “Bohemian Rhapsody”, “Roxanne” o “Smells Like Teen Spirit”; para eso es la radio, para reproducirlo. La radio no debería ser algo a medias. Debería brillar como se debe. Pero por la última jodida vez: el rock & roll no necesita ser salvado. Está vivo y bien, muchas gracias.

BANNER CONTENIDO 2 FEB



comments powered by Disqus