P&R: Dave Grohl


El frontman de Foo Fighters sobre tatuajes faciales, el fin de la era del rock clásico y su favoritismo por Meg White.


POR Brian Hiatt  



Foto: Raph PH (Creative Commons)

Dave Grohl tuvo un día libre en Memphis, así que visitó Graceland, lo que lo hizo pensar que Elvis Presley fue alguna vez un niño con una guitarra tratando de lidiar con “el efecto que el joven estrellato puede tener”. Pero a diferencia de Presley y algunas otras almas torturadas, Grohl parece de algún modo construido para el largo recorrido, en parte porque simplemente disfruta mucho el viaje.

Actualmente se encuentra en una gira mundial con Foo Fighters, que lanzó el fuerte Greg Kurstin, productor de Concrete and Gold en septiembre. 23 años en la carrera de la banda, Grohl habla de los shows como si recién estuviera comenzando. “Probablemente no es bueno decirlo”, dice, “pero sinceramente, estoy escaneando a la audiencia toda la noche tratando de levantarlos a cada uno de sus asientos. Y si logro que una audiencia completa permanezca de pie durante tres horas, salgo del escenario como diciendo: ‘Fue un buen espectáculo. Los tuvimos jodidamente alborotados’”.

Entonces, ¿cuánto café has tomado hoy?
Tal vez seis tazas. Una cantidad razonable para comenzar mi día.

Estabas teniendo dolores de pecho inducidos por la cafeína. ¿Algún plan para acabar con eso?

Te das cuenta de que estás hablando con alguien que nunca ha consumido cocaína en su vida. Sólo imagínate lo que sucedería si tuviera mi cara en una montaña de esa mierda. No estaríamos hablando por teléfono ahora mismo. Pero después de mi diagnóstico de que debería tomar descafeinado, lo probé como una semana y llegué a la conclusión de que el descafeinado apesta.

¿Cómo te sientes al ver que los actos de rock clásico se retiran?
Lo pensé en el concierto del 12/12/12, donde tenías a todos los grandes: Paul McCartney, The Rolling Stones, The Who, Roger Waters. Y la mayoría de esas personas provienen de un marco de tiempo específico. Pensaba: “Bueno, Dios. ¿Eso significa que en algún momento se va a cerrar esa ventana y se va a disipar muy rápido?”.

¿Y has lidiado con la idea de que ustedes y bandas como Pearl Jam y Guns N’ Roses se pondrán en sus zapatos hasta cierto punto?
Nunca me pondría en esa categoría o ese escalón. Pero es extraño. Antes que nada, no puedo creer que aún seamos una banda de veintitantos años. Y no puedo creer que estemos tocando en arenas y estadios. Y que ha llegado a este punto en el que observo a la audiencia y ya no veo nada más playeras de Foo Fighters. Veo a personas en sus 60 y 70 años. Veo a niños que tiene 10 años, adolescentes y me parece que cuando venimos a la ciudad, la gente escucha que hay un espectáculo de rock y simplemente sale. Así que hemos llegado al punto en el que creo que representamos algo… general [risas]. ¿Ya sabes?

Llamaste a Lil Pump el nuevo punk rock. ¿Qué te gusta de “Gucci Gang”?
Pat Smear y yo tuvimos esta conversación ya que ambos nos convertimos en grandes admiradores de Lil Pump, porque imagínate poner-le un disco de Germs a tu padre, que era un músico de formación clásica. ¿Qué crees que pensaría? Cuando era un niño escuchando punk rock, lo único que quería era ruido y rebelión, ya fuera un death metal satánico o de noise industrial. Si alguien cavara en mi colección de discos, diría: “¡Esto es ruido!”. Me encantan los beats trap y un buen 808. Y una de las cosas que más me gusta de “Gucci Gang” es que dura dos minutos. Mira, no voy a salir y me voy a tatuar la cara en el corto plazo, pero si aparece “D Rose” de Lil Pump, lo hago.

¿Qué está pasando con la segunda temporada de Sonic Highways?
Bueno, hemos estado trabajando durante seis años, y… estoy bromeando. Esa puerta siempre está abierta. Y muchas cosas grandiosas han surgido de esa serie. Ahora hay niños en las escuelas de todo el país haciendo su propio Sonic Highways sobre las pequeñas ciudades donde viven. Todavía tengo el concepto para la segunda temporada, así que algún día.

Cuando tocas, digamos “Everlong”, ¿todavía te conectas con su emoción original?
Sí. Hay noches en las que piensas qué ingredientes están sobre la pizza en el autobús y si necesitas lavar la ropa mañana, pero cuando te lanzas a una canción como esa, inmediatamente te trae de vuelta. No somos robots. Lo que me sobresalta es cuando veo a la gente cantando letras con la misma emoción. Entonces, si me oyes reír a carcajadas en medio de una canción, es porque estoy tratando de no quebrarme totalmente como un tonto frente a todos [risas].

¿Qué harías si Geddy Lee y Alex Lifeson te pidieran que toques la batería para Rush en una gira?
Les diría: “No soy físicamente o musicalmente capaz, pero gracias por la oferta”. Neil Peart, es un animal completamente diferente, otra especie de baterista. Sé los arreglos, pero soy como Meg White para Neil Peart. ¡Y ella es una de mis bateristas favoritas! Ella es la baterista favorita de mi hija, también. Mi hija toca la batería con dos tipos de música: The White Stripes y AC/DC y pienso: “Eso es exactamente lo que debes estar haciendo”.



comments powered by Disqus