P&R: David Byrne


La leyenda del art rock habla de su nuevo LP solista, sobre haber sido ‘sampleado’ por Selena Gomez y por qué se rehúsa a reunir a Talking Heads.


POR Brian Hiatt  



“Mi representante me dijo: ‘Creo que estás teniendo un momento Leonard Cohen‘”, dice David Byrne —antes de apresurarse a clarificar, con una risa, que su referencia era a la renovada relevancia y popularidad y no a su latente deceso. Este mes lanzará un fuerte y nuevo álbum, American Utopia (escrito sobre tracks creados por su colaborador de mucho tiempo, Brian Eno), antes de salir a la gira más elaborada que ha intentado desde los espectáculos de Talking Heads capturados en Stop Making Sense de 1984 —con un setlist que abarca toda su carrera y que incluirá versiones actualizadas de su trabajo en los años ochenta. “Tenemos seis bateristas y percusionistas”, dice Byrne, de 65 años, quien visualiza un escenario lleno de músicos en constante, coreografiado movimiento, expandiendo un concepto que él y St. Vincent usaron para la sección de vientos en su gira en conjunto de 2012. “Los seres humanos se convierten en el escenario”. Estará el 3, 5 y 7 de abril en México.

Tu álbum, como mucho de tu trabajo reciente, es bastante conciso y popero. ¿Qué tan deliberada fue esa dirección?
Estoy cómodo con eso en parte porque las letras están muy, muy lejos de lo que se escucharía en una canción normal de pop. Con muchos artistas sólo pienso: “¡Tienes que escribir algo distinto de tu novio y tu novia! El mundo es un lugar grande. Ya no tienes 18 años –¡Tú puedes!” (ríe).

Acabas de hacer un proyecto multimedia, Reasons to Be Cheerful, donde encontraste razones para ser optimista sobre el mundo. Pero ¿qué te hace pesimista?
El hecho de que el Partido Republicano no haya perdido popularidad con Donald Trump. Es un maldito racista, y ellos se dejan llevar porque los va a llevar a donde quieren llegar. Si no están públicamente en desacuerdo, son tan racistas como él. Y no hay que olvidar eso.

¿Tus proyectos alternos —diseñar racks urbanos para bicicletas, escribir libros— alimentan tu música?
Sólo puedes trabajar duro en escribir una canción por cierto tiempo y después que sacas toda el agua de ese pozo, tienes que dejar que el pozo se llene otra vez. También organizo mi tiempo. Me concentro en una sola cosa por unas horas y después tomo un descanso para comer y trabajo en otra cosa. Necesitas tener un pequeño descanso de grabar o lo que sea y pensar: “Está bien, respiremos en otra cosa y veamos si eso trae un poco de inspiración de otro lado”.

Alguna vez mencionaste que has evitado una reunión de Talking Heads porque opacaría las otras cosas que has hecho. ¿En serio es así de simple?
Hay mucho sobre eso. He visto lo que pasa con otras personas cuando hacen sus reuniones —y luego se convierten en una segunda reunión y luego una tercera. Con alguien como Pixies es diferente– está obteniendo la audiencia ahora que se merecía hace años. Pero con muchos como ellos, parece como si ya no hubiera nada nuevo que decir y piensas: “Esto es como un ejercicio de nostalgia”. Y no estoy interesado en eso.

Tienes un clásico David Byrneismo en este álbum: “We’re only tourists in this life / Only tourists, but the view is nice”. ¿De dónde viene eso?
Es una de esas (situaciones) donde te preguntas: “¿Alguien habrá usado esto antes?”. Evidentemente, no soy el primero en decir esto, pero tal vez soy el primero en decirlo en mi manera particular. El tono es un poco de melancolía y de mucho asombro bobo al mismo tiempo.



comments powered by Disqus