P&R: Florence Welch


La cantante inglesa de pop sobre aceptar la soledad y por qué venera a Patti Smith.


POR Staff Rolling Stone  



Foto: cortesía Universal Music

Por Kory Grow

Faltan dos días para que se sumerja de nuevo en una gira mundial de ocho meses, y Florence Welch está llena de entusiasmo. Esta mañana, fue a una exposición en un museo de Vancouver sobre la historia de las cabañas en Norteamérica. “Crecí con un fetiche de Little House on the Prairie”, explica la cantante inglesa de 32 años con una risa. “Estaba obsesionada. Vivía en el sur de Londres, entonces no había praderas”. Welch es mucho más alegre durante la conversación que en sus canciones. En su último álbum con Florence and the Machine, High As Hope, ella canta sobre luchar contra la depresión, tomar éxtasis y vivir con un desorden alimenticio. “Soy una persona bastante ansiosa”, dice. “Tengo miedo de muchas cosas. Pero cuando se trata de estar realmente asustada, tengo una valentía extraña”.

Recientemente te hiciste un tatuaje que dice “Always Lonely”. ¿Por qué? ¿Así es como te sientes?
Estaba súper triste [cuando me lo hice]. Mezclar High As Hope fue un momento realmente solitario en mi vida. Estaba en Nueva York y acababa de pasar por una ruptura –una de esas tristes donde no es muy dramático. Estaba pensando: “¿Estás perpetuando tu propia soledad?”. La relación más cercana que he tenido durante toda mi vida es con mi música. También pensé que era gracioso.

¿Cuál es tu miedo más grande?
Le tengo miedo a volar. Ha habido muchas aeromozas amables que han tomado mi mano durante una turbulencia, y les he escrito cartas sólo para agradecerles. Y puedo ser un poco agorafóbica cuando regreso de una gira. Cuando te permites ser vulnerable frente a tantas personas, simplemente caminar en la calle se vuelve algo extremo con lo que no puedes lidiar. Puedo estar un poco tensa al salir, lo que me hace una novia súper divertida [risas].

¿Cuál es la peor experiencia que has tenido con un fan obsesionado?
Algunos chicos han venido a mi casa, pero siempre son realmente dulces y traen una playera de Florence y una chamarra con flecos. Quieren hablar sobre historia del arte o lo que sea. Intento explicarles: “Aprecio la pasión, pero necesito un espacio seguro donde sentarme y escribir y pensar”.

Has dicho que entras en trance cuando estás en el escenario. ¿Cómo sales de ese estado?
Me lastimé en Coachella [2015] porque de pronto me volví consciente de mí misma. Me acababa de quitar la playera frente a centenares de personas, y de repente fue como Adán y Eva: “Oh por Dios, ¡se supone que no debo hacer eso!”. Entonces me aventé del escenario de una forma que me lastimé porque estaba de vuelta en el mundo físico.



comments powered by Disqus