P&R: Heartless Bastards


Erika Wennerstrom y Jesse Ebaugh nos hablan de cómo es la vida en Texas, qué lugares visitan para inspirarse y como fue el proceso de pulir el sonido para Arrow.


POR Staff Rolling Stone México  



Erika Wennerstrom y Jesse Ebaugh nos hablan de cómo es la vida en Texas, qué lugares visitan para inspirarse y como fue el proceso de pulir el sonido para Arrow.

Por: Verónica Galicia (@vero_gg)
Fotos: Oscar Villanueva (@theOzcorp)

Heartless Bastards, la banda originaria de Ohio, regresó este año con Arrow, su más reciente producción y debut con la disquera independiente Partisan Records. El sonido es producto de Jim Eno (Spoon) quien logró definir a la banda con una potente mezcla de claras guitarras acústicas y rock clásico.

Basados actualmente en la ciudad capital de la música; Austin Texas, Erika Wennerstrom y Jesse Ebaugh nos hablan de cómo es la vida en Texas, qué lugares visitan para inspirarse y como fue el proceso de pulir el sonido para Arrow.


¿Por qué la decisión de mudarse a Austin?
Erika Wennerstrom: Bueno, yo estuve en una relación de 9 años con uno de los miembros de la banda… hace cuatro años nos separamos. Teníamos muchos amigos en común y pensé que mudarme aquí sería una de las formas más fáciles para superarlo. Empecé todo de nuevo, mi vida, la banda…

Su disco anterior, The Mountain, salió justo hace 4 años ¿no?
EW: Sí, apenas me había mudado y trabajé con Mike McCarthy (productor de Spoon). En comparación con ese disco, Arrow se siente de alguna forma como regresar a ser yo misma. A veces ajustarse lleva un poco de tiempo.

Supe que durante este periodo estuviste viajando por Estados Unidos y asistiendo a festivales como All Tomorrow Parties en Nueva York…
EW: Sí, hace tiempo que no pensaba en eso. Viajé a Cincinnati a visitar a mi familia y amigos, luego estuve en las montañas Catskills un tiempo. Fue en 2010 y fui al festival ATP que fue curado por Jim Jarmush de quien soy muy fan. El lugar donde se lleva a cabo es muy extraño, es un viejo hotel que cierra en esa época del año, entonces está completamente desocupado. Las cosas no sirven, no hay comida y hay una o dos personas del festival que no están realmente a cargo de las instalaciones. Es muy raro, como el hotel de “The Shinning”. Es raro y divertido.

Jesse Ebaugh: Yo crecí en el centro de Pennsylvania, en las montañas, así que sé a qué se refieren.

EW: Después quise estar un tiempo sola; encontré una cabaña donde empecé a trabajar en algunas canciones. Quise encontrar otro lugar donde quedarme, pero tuve muchos encuentros muy extraños, así que me fui a Pennsylvania.

JE: Fuimos también al desierto de Texas, en Marfa, es un lugar increíble. También visitamos las montañas de Guadalupe en el sureste de Nuevo México.


¿Cuáles de estas experiencias se proyectan más en el disco?
EW: ¿Mudarme a Austin? ¿La separación? No lo sé, de alguna forma, yo escribo sobre mi vida, pero siempre lo he hecho. Así que supongo que mis canciones tendían a ser catárticas para expresarme y liberarme. Siento que siempre he hecho eso, es solo una diferente fase por la cual estoy atravesando.

JE: En mi perspectiva desde fuera son retratos de los pasos en el camino, son pequeñas viñetas sobre situaciones de la vida.

EW: Vivir en Austin es muy inspirador. Más que en el sentido de influencias musicales; aquí hay tanta música y tantos conciertos que al final del día sólo quieres regresar a casa para hacer tu propia música.

RS El sonido en Arrow es mucho más claro en comparación con sus anteriores producciones. ¿De dónde viene?
JE: Creo que eso tiene que ver directamente con el productor del disco Jim Eno (baterista de Spoon). Decidimos mantener las cosas simples, obtener buenos tonos y dejar que estos tengan su propio espacio. Eso le añade mucha profundidad al sonido.

EW: El sonido en The Mountain tenía mucha más potencia en los amplificadores, probablemente porque nos hacía falta una guitarra acústica. En cambio en Arrow, siete de las diez canciones llevan guitarra acústica, aún las canciones más rock. Hay algo de ruido de amplificador, pero no en ambas guitarras. No usamos tonos similares y no apilamos el sonido, esta vez se trata de dejar que cada instrumento encuentre su espacio.


RS Aparte de Jim Eno, ¿qué sonidos les han inspirado para cambiar la dirección de la banda?
EW: Gran parte de la inspiración del sonido de este álbum viene de artistas que hacen sets de rock en versión acústica, como T. Rex por ejemplo. También el cover de Thin Lizzy a la vieja y tradicional canción irlandesa “Whiskey in the Jar”; es una canción muy poderosa llevada por guitarras acústicas. Una de mis canciones favoritas de The Rolling Stones es “Street Fighting Man” que también tiene esta mezcla de guitarra acústica y percusiones. Es una manera divertida de hacer las cosas diferentes y llevarlas en otra dirección.

JE: Muchas de las grandes de Bowie son así o el rock en la era de estadios; son guitarras acústicas con guitarras eléctricas como principal.

¿Por qué decidieron llamar la banda Heartless Bastards?
EW: Yo solía jugar mucho un juego de trivias en un bar cuando salía del trabajo, y una de las respuestas incorrectas para la pregunta ¿Cómo se llama la banda de Tom Petty? era “Tom Petty and The Heartless Bastards”. Siempre me pareció muy graciosa, yo escuchaba amigos utilizar esa frase para llamarse así unos a otros y hacer bromas, era divertido y me acostumbre a escucharlo. Al mismo tiempo fui muy fan de Joan Jett and The Blackhearts y de una forma el nombre era parecido y me lo recordaba. Pensé que era pegajoso y al mismo tiempo rudo.



comments powered by Disqus