P&R: Javiera Mena


Pero qué mejor que ella nos platique de dónde viene ese interés por crear música y de cómo las cosas se le han acomodado mágicamente para llegar a darse a conocer en México, España e inclusive Japón.


POR Staff Rolling Stone México  



Pero qué mejor que ella nos platique de dónde viene ese interés por crear música y de cómo las cosas se le han acomodado mágicamente para llegar a darse a conocer en México, España e inclusive Japón.

Por Andrés Díaz

Pocas artistas tienen la capacidad, o estrella, como dicen, de conjuntar a varias personas para crear un producto artístico interesante. Javiera Mena, de Chile, tuvo esa facilidad al momento de grabar su segundo disco Mena, el cual además de ser un finísimo producto electro pop latino, contó con invitados de la talla de Ladytron o Kelley Polar. Pero esa “energía” (por así decirle) ha continuado hasta hoy en día, en cada una de sus presentaciones.

Pero qué mejor que ella nos platique de dónde viene ese interés por crear música y de cómo las cosas se le han acomodado mágicamente para llegar a darse a conocer en México, España e inclusive Japón.

¿Cómo te empezaste a interesar por la música?
De niña me gustaba ponerle letras a la música de Mario Bros, o me gustaba cambiarle las letras a las canciones de las telenovelas. Tenía una facilidad para ponerle letras a la música. Desde que me regalaron mi primer Walkman la música se volvió algo sagrado para mi.

¿Siempre te concentraste para escribir canciones o te gustaba escribir cuentos o poemas?
En el colegio escribía cuentos, pero lo que me llamó la atención también es hacer música sin letras, entonces me costó cuajar las dos cosas. Lo primero que compuse fue con programas como Fruity Loops o Acid en mi computadora, una grabadora de casete y una consolita de cuatro pistas. Estaba muy influenciada en ese entonces por Aphex Twin o Autechre, las cuales eran obras largas sin una estructura de canción pop.

javieramena_ezemunoz
¿Desde que empezaste te viste como un proyecto solista?
Siempre, porque quería tener el control de los arreglos. Tuve un proyecto de un dúo que se llamaba Televisa, le cambiamos el nombre a Prisa porque nos mandaron una carta para que le cambiáramos el nombre.

Supongo que por lo mismo que grababas todo en tu casa tenías una buena cantidad de demos y canciones, ¿qué tanto de ese material lo usaste para tu primer disco?
Hay muchas canciones del disco que están casi como las entregué, obviamente si les cambiamos algunas cosas, por ejemplo, les agregamos guitarras a las canciones acústicas o a las electrónicas les implementamos elementos sonoros para que no sonaran tan caseros; pero esos mismos demos eran casi las canciones que quedaron al final. Al hacer las canciones siempre pensaba que serían las versiones finales, no tanto como demos.

¿Cómo fue el crecimiento para darte a conocer en Chile?
La primera nota que me hicieron fue cuando me entrevistaron para un diario importante, la cual mi mamá todavía la tiene enmarcada. Todo partió de boca en boca, tocando en universidades o regalando el demo a músicos que me gustaban. En ese momento la escena no era tan grande como ahora porque no había músicos de mi edad que tuvieran proyectos.

¿Te sentiste satisfecha cuando cerraste el ciclo de tu primer disco?
Mucho, porque era un disco con cero expectativas porque era lo primero que lanzaba. Tuvo muy buenas críticas en las revistas que yo respetaba de Chile, España y Japón.

319664865_1bdfe432d8_z
¿Cómo comenzaste a componer Mena?
Igual que el primero grabé cosas en mi computadora en mi casa durante la noche con mis teclados y sintes. Ya tenía muchas cosas grabadas que compuse en aviones y aeropuertos pero no tenían letras, que al final salieron muy fácilmente.

Tienes unos colaboradores espectaculares en tu disco, ¿cómo diste con ellos?
Si me gusta mucho una banda les mando mi disco para que lo escuchen, así pasó con Kelley Polar, quien me mandó la grabación de unas cuerdas que usé para la canción “Hasta la verdad”. A Daniel Hunt de Ladytron lo conocí por medio de un amigo que le pasó mi disco, su novia es brasileña y por lo tanto sabe que en Latinoamérica es más caro producir. Erlend Oye me invitó a su gira con Kings Of Convenience y me presentaba muy cariñosamente en sus shows. Jens Lekman lo conocí cuando fue a Chile y Lido Pimienta de Colombia también me ayudó mucho.

¿A qué crees que se deba que en Mena hayas tenido la ayuda de muchos músicos que admiras?
No sé, siento que estuve en el momento y lugar adecuado. Es cuestión de suerte y lograr empatía con las personas. En el fondo creo que es el empuje que cada uno tiene en su alma. Justo la canción ”Hasta la verdad” habla de seguir un camino para que todo vaya fluyendo.

“Hasta la Verdad” – Javiera Mena



comments powered by Disqus