P&R: Kelly Clarkson


La estrella de pop y nueva coach de ‘The Voice’ habla sobre pelear contra su disquera, ser inspirada por Aretha y aquella vez que su casa se incendió.


POR Brian Hiatt  



Foto: Facebook Kelly Clarkson

Kelly Clarkson tiene un recuerdo claro de ella parada afuera del salón de audiciones de American Idol en Dallas, hace 16 años, con amenazantes presagios. “Todos salían llorando”, recuerda. “Y decían: ‘Hay un hombre británico y ¡es terrible!’”. Una victoria de voto popular y ocho exitosos álbumes después, Clarkson es ahora una jueza (y coach) no tan atemorizante, empuñando uno de esos botones rojos gigantes en The Voice.

Clarkson, quien lanzó el disco mezclado con R&B, Meaning of Life, el año pasado, dice que todos le preguntan qué le diría a la joven Kelly si ella la hubiera entrenado. “De broma, respondo: ‘¡Corre!’”, dice Clarkson, quien con frecuencia discrepaba con su disquera anterior, RCA –su nuevo álbum es el primero en Atlantic—. “Obviamente todas las bromas tienen un poco de seriedad en ellas”.

Has hablado sobre ser la única mujer en una sala de juntas llena de hombres a inicios de tu carrera. ¿Cómo se veían involucrados los aspectos de género en eso?
Me mostraban revistas de chicas desnudas con guitarras, y me decían que eso era contra lo que estaba compitiendo, y les decía: “Yo no estoy compitiendo con ellas”. Y siempre querían canciones más sensuales –ni siquiera buenas canciones– porque eso vende. Y decía: “¿Me vieron en la televisión? Soy la chica que no usa maquillaje”. Entonces todo eso me lo restregaban en la cara constantemente, y solía reírme, lo cual creo que los hacía enojar.

¿Dónde encontraste la fuerza para mantenerte firme ante todos esos conflictos?
Nunca grabo una canción con la que siento que no puedo relacionarme en algún sentido, que no puedo hacer que funcione en mi mundo. Y es por eso que he hecho enojar a muchas personas [ríe], porque ha habido algunas barbaridades que llegaron a mi vida y yo pensaba: “No”, y luego mi proyecto se detenía. Pero tienes que ponerte firme en cierto punto y decir: “Tengo un sola vida y no quiero vivirla así, y está bien si crees que estoy fallando, pero yo sólo quiero asegurarme que estoy al timón, y que si estoy yendo a la ruina es por mí misma”. Llegar a un acuerdo está OK, pero poner en riesgo quien eres como humano no está bien.



comments powered by Disqus