P&R: Lenny Kravitz


Lenny Kravitz habla sobre la grabación de su nueva producción en una isla, juntarse con Mick Jagger y fumar menos hierba


POR Staff Rolling Stone México  



Lenny Kravitz habla sobre la grabación de su nueva producción en una isla, juntarse con Mick Jagger y fumar menos hierba

El rockero habla sobre la grabación de su nueva producción en una isla, juntarse con Mick Jagger y fumar menos hierba

Por Austin Scaggs

Durante gran parte de los últimos dos años, Lenny Kravitz ha estado viviendo en un remolque alfombrado, Airstream, en Eleuthera, isla de las Bahamas. “Tengo unas cuantas playeras y algunos pares de pantalones y todo lo que hago es lavarlos con una manguera, colgarlos e irlos alternando”, comenta Kravitz, cuya fallecida madre, Roxie Roker, creció en la isla. “No tengo llaves, ni zapatos ni dinero. Sólo vivo la vida, y se siente bien”.

Mientras se relajaba, Kravitz hizo un espacio para grabar su noveno LP, la odisea del funk-rock-soul titulada Black and White America, en el estudio que construyó a 500 arenosos metros de su remolque. “Sentí una verdadera libertad”, comenta Kravitz, de 49 años. “Estar entre la naturaleza fue clave para no estar presionado. Para concentrarme en sólo sentir”.

Pareciera que entre menos cosas tienes más feliz eres. ¿Es verdad?
Entre más lo experimento, más me doy cuenta que ese es el caso. Eso sí, puedo irme al otro extremo, tengo una gran casa en París que satisface mi lado citadino junto con el ballet, la ópera, museos, buena comida y moda. Pero déjame decirte que vivir en las Bahamas es mucho más satisfactorio. Las decisiones que tomo a diario son tan simples como “¿Qué tipo de pescado quiero para cenar?”.

Algunos de los temas tienen una vibra muy fuerte que me recuerda a Quincy Jones. ¿Cuáles de sus producciones son tus favoritas? Podríamos remontarnos a sus tiempos de jazz, pero de los años setenta, yo diría que el disco de Brothers Johnson que incluye “Strawberry Letter 23” [Right on Time]. Y por supuesto, Off the Wall, que es mi disco favorito de Michael Jackson como solista.

La portada del disco es una foto de cuando eras niño con un símbolo de amor y paz pintado en la cara. ¿De dónde salió?
Mi papá tomó esa foto cuando yo estaba en segundo grado, creo, el patio de la escuela pública número seis en la esquina de 82nd Street y Madison Avenue. Había una especie de bazar y mi mamá tenía un puesto donde pintaba las caras de los niños que iban. Encontré esa foto hace seis meses, y me hizo recordar quién soy.

¿Te refieres a los comentarios de algunas personas que califi caron tus vibras de paz y amor como mera falsedad?
Sí. Pero siempre he sido ese tipo de persona. En mis fotos de niño estoy usando mangas con holanes, collares, pulseras y símbolos de amor y paz. Ése soy yo.

¿Tus padres te hablaron mucho acerca de la raza?
Cuando tenía cinco años mi mamá me dijo, “No estás de un lado ni del otro, estás en los dos, pero la sociedad sólo te verá como negro”. Me tomó años entenderlo. Cuando estaba en la secundaria salía con una chica blanca que me presentó a sus padres, la reacción no siempre fue favorable. Incluso si se trataba de una chica judía, el hecho de que soy mitad judío no importaba, sólo pensaban “Ah, es negro”. A eso se refería mi madre.

BANNER CONTENIDO 2-octubre



comments powered by Disqus