P&R: Paté de Fuá


Paté de Fuá, una banda fuera de lo común, como ellos mismos se describe, platicaron con Rolling Stone acerca de sus intenciones, la política en los jóvenes, y cierta espiritualidad individual


POR Staff Rolling Stone México  



Paté de Fuá, una banda fuera de lo común, como ellos mismos se describe, platicaron con Rolling Stone acerca de sus intenciones, la política en los jóvenes, y cierta espiritualidad individual

Paté de Fuá: La patria se lleva en el alma

Por: Jorge Ramis

Tras la crisis financiera de diciembre de 2011, Argentina no volvió a ser la misma. La incertidumbre imperaba en las calles sudamericanas. La esperanza, poco a poco, decaía. Años después, tras el desorden, rozagantes, en calles de la Condesa, surgía Paté de Fuá, una banda de argentinos/mexicanos que, sin intención alguna, recuperaron ciertos sonidos que estaban perdidos en el halo de tiempo. Ahora, con mucho éxito, Paté de Fuá se ha levantado de una manera muy particular: haciendo giras en la India, tocando en el Vive Latino, entre otros lugares.

Paté de Fuá se describe a sí mismo como una banda fuera de lo común, para ellos lo común “es lo que abunda, de lo que hay mucho, y lo que es extraordinario es lo que no abunda”. Rolling Stone tuvo la oportunidad de platicar con Yayo Gonzalez y Guillermo Perata, integrantes de esta agrupación que se presentará el 8 de junio en el Plaza Condesa, nos hablaron de las intenciones de Paté, de la política en los jóvenes y de cierta espiritualidad individual.

¿Qué es y qué es lo que no es Paté de Fuá?
Yayo González: Paté sí es una banda fuera de lo común. Y no es una banda que caiga en lugares comunes. No pertenece a ninguna corriente. Es muy raro encontrar una banda que realmente no pertenezca a ninguna corriente y yo no conozco ninguna, porque todas, mal o bien, pertenecen a alguna corriente. Y Paté no, no creo que forme parte de alguna.Guillermo Perata: Bueno, al menos no a una corriente que exista actualmente. Puede ser que los géneros que ahora tocamos en otra época hubieran sido más comunes. Esa gente ya se murió hace muchos años y no creo que nadie reclame.
Yayo Gonzalez: Aparte que, nosotros podemos tener cosas de movimientos del pasado, pero son muy eclécticos. Nunca hubo un movimiento de bandas como Paté. Nosotros hemos agarrado influencias de muchos estilos o movimientos que están en desuso, que hoy en día no tienen cabida y los hemos hecho a nuestra manera, de forma contemporánea.
Guillermo: No fue una fórmula más que decir: “esto no lo hace nadie, hagámoslo nosotros”, sino que es el tipo de música que nosotros escuchamos, y cuando nos dimos cuenta estábamos tocando eso. Lo que sí tenemos en cuenta es que no hacemos algo que se pueda escuchar habitualmente. Si hacemos un tema nuevo, un ritmo que estemos desarrollando y vemos que eso tiene algún parentesco o se pueda relacionar con algo que se pueda escuchar en la radio, tomamos nuestro propio camino.

También existe una relación entre el sonido mediterráneo y la música de Paté. ¿Ustedes creen que han inventado un nuevo género?
Yayo: Pues no sé si estamos inventando un nuevo género y en realidad a quién le importa. En realidad creo que eso es algo muy propio de los artistas modernos, eso de siempre querer inventar y estar más preocupados por hacer algo nuevo que por hacer buena música. Digo, tiene que ser una consecuencia natural, sí es así, pero, no sé, cuesta mucho definir el género de Paté porque en realidad lo que hacemos son muchísimos géneros.
Guillermo: Para mí es, no sé si lo de menos, pero no es tan importante. El género y el tipo de ritmo y lo que más me preocupa es el producto, que la música sea buena. Que esté bien hecho, que las letras estén bien. Ya después si es una tarantela, un paso doble, u otro género eso es lo de menos, ya nosotros lo acomodamos. Cualquiera puede hacer una tarantela, un paso doble, pero la cosa es hacer música que tenga algún interés más allá que eso.
Yayo: Todo en su lugar.
Paté de fua

Y bien, dicen que Paté de Fuá es un proyecto mexicano. ¿Cómo se consideran ustedes? ¿Más mexicanos que argentinos o más argentinos que mexicanos?
Yayo: No bueno, uno la patria la lleva, como decía Atahualpa Yupanqui, no quiero ponerme muy poético, pero “la patria la lleva en el alma y uno es lo que es”, digo, uno es donde se crió. Creo que con el tiempo uno se va transformando a una especie de híbrido y hoy en día, al menos en mi caso, cuando estoy en México extraño a Argentina y cuando estoy en Argentina extraño a México. Así que básicamente estoy condenado a extrañar el resto de mi vida. Realmente creo que México se ha convertido en mi hogar. Yo puedo ser argentino pero siento que México es mi hogar y bueno, qué te voy a decir, adoro a este país y en mi caso me ha dado muchísimo: siento que ésta es mi casa.
Guillermo: Para mí es lo mismo. Me vine a México huyendo, por ahí del 2003, no extraño esa época, extraño lo de antes y eso ya no existe más así que da igual que yo vuelva a Argentina.

¿Y en su música se unifican estas dos culturas, la mexicana y la argentina?
Yayo: Yo creo que sí, creo que nuestra música tiene un carácter muy inmigrante. Digo, no es casualidad que empezáramos este proyecto siendo argentinos viniendo de un país que se ha hecho de migrantes. Mucha de la música que hacemos era la música que escuchaban nuestros abuelos o abuelos de amigos nuestros, qué sé yo, música italiana, española, qué sé yo, de diferentes lugares del mundo, esa era música que traían los inmigrantes. Es más, hasta en Argentina los músicos saben qué es una tarantela o un paso doble aunque jamás lo vayan a tocar. Música de viejitos.
Guillermo: Primero empezamos a tocar y cuando estuvimos presentándonos en varios lugares pensábamos que la gente iba a creer que es música de viejitos. Es una novedad para un chavo que escucha rock.
Yayo: También algunas cuestiones musicales tienen cierta influencia mexicana. Las letras más aún, ahí hay influencia directa de qué sé yo, de la forma de vivir mexicana.

Y eso es lo que los ha llevado a tantos países, hace poco estuvieron en la India. A George Harrison le cambió la vida su visita a la India, ¿A ustedes?
Yayo: Mucha gastritis porque la comida es muy condimentada. Fue muy divertido, la verdad. Fuimos al lugar en donde George Harrison compró su cítara y vimos las fotos ahí y no encontramos nada para comprarnos.
Guillermo: Todo estaba muy caro allí. Debimos haber ido antes que George Harrison.
Yayo: Creo que todos los viajes te cambian. En particular nosotros no somos muy espirituales y cuando fuimos a la India nos dimos cuenta de que no tenemos espíritu. Entonces no creo que nos haya cambiado en nada, pero sí nos divertimos mucho.

¿Cómo que no son espirituales?
Yayo: Somos azar evolutivo, somos combinaciones de minerales, somos polvo de estrellas. Soy ateo y creo que ese aspecto de la religión está más allá de nuestro entendimiento. No soy una persona religiosa, lo corrijo, sí soy espiritual, que hay una energía. No sé en qué creo, ahora me dejaste con la duda.

Deberían hacer una canción de eso…
Yayo: No, pero no se puede hacer una canción atea.

¿Creen que más allá de un movimiento musical Paté de Fuá se ha convertido en un movimiento artístico/intelectual?
Yayo: No, creo que Paté no es intelectual. Creo que Paté es una banda popular más que intelectual. Es popular, le puede gustar a cualquiera. Es más, en un principio por ahí sí, en un principio sólo nos escuchaba cierta gente de la comunidad intelectual.
Guillermo: Por los lugares en donde tocábamos.
Yayo: Creo que hasta mucha gente cultural no se identifica con Paté porque intentan escuchar cosas más exclusivas. Tampoco es algo que a mí me interese. El público de Paté es lo máximo y es muy variado, tiene todo tipo de gente. Eso me parece que es maravilloso. Una banda que congregue en su público un crisol de gente tan variado me parece que en estas épocas de tanto separatismo es maravilloso. Nosotros no somos responsables de eso, es algo que se dio.

¿En qué están interesados los jóvenes de esta generación?
Yayo: Nuestra mayor parte del público son jóvenes. Que ellos estén interesados en la propuesta de Paté, en algo que es tan contracorriente, a mí, la verdad, me ha devuelto la fe en la humanidad. Demuestra que cualquier música puede ser masiva y exitosa. Nosotros hemos vivido y crecido, para decirlo de alguna manera, consumiendo lo que arbitrariamente nos han dado los medios. Y estamos en una época dorada, en la que bandas como Paté y como muchas otras pueden hacer música sin tapujos, música que no hubiera existido en otro tiempo porque no la hubieran dejado existir y que hoy en día por medios propios puede llegar a difundirse y llegar a las orejas de la gente. Creo que somos privilegiados de vivir en esta época. Paté es una banda hija de la revolución digital, que nació en los blogs, que se recomendó de boca en boca, qué te puedo decir de los jóvenes? Hoy en día hay una efervescencia en los chamacos y un apetito de escuchar cosas diferentes. Hay una sensibilidad que me parece que es genial.

Paté llegó en el momento indicado en el lugar indicado…
Yayo: Pues de alguna manera sí, cuando sacamos nuestro primer disco lo grabamos en una habitación con un presupuesto íntimo. Lo sacamos adelante como pudimos. Hoy en día llevamos más de 80,000 copias vendidas, entonces eso en otra época no hubiera podido ocurrir, no hubiéramos podido grabar esta música. No hubiera salido a flote. Esta época nos dio la oportunidad de hacer de Paté una banda artesanal y autosuficiente y eso nos ha permitido llegar a donde estamos.

¿Y están conscientes de lo que está pasando con los jóvenes, políticamente hablando, en México?
Yayo: Sin hablar de candidatos políticos, lo que es positivo es que esta generación de chavos está interesada en participar de alguna manera en movimientos sociopolíticos. Después quién esté en el poder no importa. El poder es una especie de prostituta que se van pasando de mano en mano. Lo que nos deja lo que está ocurriendo es que el verdadero poder lo tiene la gente. Con gente pensante, involucrada, que consuma buena música, que lea, que no tenga apatía con lo que está pasando, esa gente nos deja una luz de esperanza.

¿Qué podemos esperar de su concierto en el Plaza?
Yayo: Para el concierto pueden esperar mucha diversión. Vamos a asegurarnos de divertirlos. Ver a Paté en un contexto íntimo, porque el Plaza está muy cerca del escenario y tiene un audio maravilloso. Es una gran oportunidad de disfrutar a Paté. Vamos a estar en octeto, lo que también le da otra sonoridad al concierto. Y bueno, muy contentos de poder reunirnos con nuestro público, de tocar en la Condesa que aunque suene muy fresa, es el barrio en donde Paté se conoció y se formó. Habrá un abridor sorpresa. Estamos muy contentos de tocar después del Vive, porque ahí nos tocamos con ganas pues tocamos poco tiempo.

¿Y algún nuevo disco?
Guillermo: Sí habrá un nuevo disco, que aún no tenemos ni idea. Ya nos estamos poniendo a trabajar.
Yayo: Los discos son como un parto, como parir una maquila de quinientos discos, imagínate, así de doloroso. Ya estamos trabajando en nuevo material, queremos sacarlo el próximo año. También trabajaremos en una gira. Tendremos una en Europa. Estamos muy contentos porque tendremos una mitad de año muy chingona [sic].



comments powered by Disqus