P&R: Mick Jagger


Mick Jagger habla sobre su obsesión con James Brown, las votaciones de los temas de The Rolling Stones para sus conciertos y los planes de la banda.


POR Staff Rolling Stone México  



Mick Jagger habla sobre su obsesión con James Brown, las votaciones de los temas de The Rolling Stones para sus conciertos y los planes de la banda.

Sobre su obsesión con James Brown, las votaciones de los temas de The Rolling Stones para sus conciertos y los planes de la banda

Por David Fricke
Foto: mickjagger.com

Recientemente, alguien me dijo: ‘No sabía que te gustaba todo eso’”, relata Mick Jagger con incredulidad mientras explica su inmersión reciente en la vida y música de James Brown –como productor, tanto de la película biográfica de este año Get On Up, como de un nuevo documental, Mr. Dynamite: The Rise of James Brown. “Pero solíamos escuchar toda la música soul”, cuenta Jagger sobre The Rolling Stones. “Hicimos covers de Solomon Burke. No sólo escuchábamos a Chuck Berry y Muddy Waters”. De hecho, en Mr.Dynamite, Jagger recuerda haber visto actuar a Brown en el Apollo Theater en Nueva York en los años sesenta, “tratando de robar todo lo que pudiera”

“El documental se enfoca en dos cosas”, dice Jagger. “Una es el modo en que él hacía la música, los propios músicos hablan de eso. También está el activismo, el rol de Brown en el movimiento de los derechos civiles”. Una secuencia muestra a Brown actuando al aire libre durante la Marcha Contra el Miedo en Misisipi en 1966. “No creo que todo el mundo sepa esto. Es una buena parte de la historia política y social de Estados Unidos”.

El 25 de octubre, Jagger comenzó otro tramo de la gira con los Stones, una serie de shows reprogramados en Australia y Nueva Zelanda. También está trabajando con Martin Scorsese en una nueva serie dramática acerca del negocio de la música en los años setenta. “He estado involucrado en esto desde Performance (1970)”, dice Jagger sobre sus intereses cinematográficos. “Pero ante todo, soy un músico”.

¿Qué fue lo que te robaste exactamente de Brown tras verlo en el Apollo?
Eso que hacía con la pierna. Traté de hacer el truco del micrófono (empujaba su micrófono al suelo y luego lo levantaba con el zapato). Sobre todo, reforzó las cosas que había aprendido de Little Richard: Interactuar con la audiencia, dejar que el público cante la canción. The Rolling Stones no es un show de soul, pero recuerdo haberle dicho a la banda: “Quizá debamos hacer lo que ellos hacen”. Un espectáculo de soul es algo imparable. Nunca tienen pausas para ir por un trago [risas]. Abandonamos eso bastante rápido.





comments powered by Disqus