Académicos proponen clubes sociales de marihuana en el DF


En el informe, que fue elaborado por Carlos Zamudio Angles y Jorge Hernández Tinajero, se dice que estos clubes son una “excelente oportunidad para crear un nuevo ambiente en el uso de la mariguana”.


POR Staff Rolling Stone México  



En el informe, que fue elaborado por Carlos Zamudio Angles y Jorge Hernández Tinajero, se dice que estos clubes son una “excelente oportunidad para crear un nuevo ambiente en el uso de la mariguana”.

¿Te imaginas un club donde todos sus socios fumen marihuana, en el que a través de cuotas se financien plantíos y se pueda tener acceso a 60 gramos al mes sin necesidad de contribuir monetariamente a los grupos del narcotráfico?

Lo anterior sería posible en el Distrito Federal si los diputados federales retoman la iniciativa del colectivo por una Política Integral hacía las Drogas A.C. (CUPIHD) cuyos integrantes –entre ellos académicos universitarios- publicaron un estudio titulado “La marihuana en el DF. El mercado y sus dimensiones: una propuesta para usuarios y autoridades”, en la que impulsan la idea de dichos clubes.

En España, actualmente operan 22 clubes de este tipo, los cuales gestionan la siembra de cannabis para sus socios. Hay personas que se afilian por cuestiones terapéuticas, pero también existen afiliaciones para fines recreativos. La medida fue implantada por el gobierno español como una alternativa para que los consumidores de la marihuana no se enfrentaran a las redes del narcomenudeo.

En el informe, que fue elaborado por Carlos Zamudio Angles y Jorge Hernández Tinajero, se dice que estos clubes son una “excelente oportunidad para crear un nuevo ambiente en el uso de la marihuana” ya que además de garantizar los derechos de los usuarios, se tiene un control e información sobre los mismos, evitando los circuitos delictivos asociados al comercio ilegal.

En el DF, según estimaciones realizadas por estos investigadores, alrededor de 75 mil personas fuman marihuana, lo que corresponde al 92% de los clientes del mercado negro de las drogas en la ciudad. El gasto semanal promedio de cada usuario es de 99 pesos, de ahí que el valor anual de su mercado lo valuaran en 380 millones de pesos.

Las cifras de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, dan cuenta de 27 mil personas puestas a disposición del Ministerio Público por delitos contra la salud en la modalidad de narcomenudeo. Estos número abarcan el lapso de 2009 a 2012, lo que arroja un promedio anual de 8,800 personas detenidas, es decir; 24 personas diarias. Según la PGR, 40% de los remitidos eran consumidores, y el 90% de estos consumía únicamente marihuana.

El informe de 85 cuartillas, llevó a los investigadores a desarrollar una hipótesis en la que sugieren que las detenciones realizadas por la policía del Distrito Federal en materia de narcomenudeo, se realizan con mucho más frecuencia en flagrancia, que como producto de un trabajo de inteligencia.

También evidenciaron el casi nulo resultado de la policía para identificar y detener a las personas que encabezan las bandas de narcomenudeo. La conclusión, es que la Policía del DF se ha enfocado en detener a consumidores y vendedores menores, que son fácilmente reemplazados por las bandas del narcomenudeo.

Si a esto le sumamos que los detenidos por consumo tienen que ser liberados porque la ley no castiga este acto, y que una encuesta practicada a más de 300 consumidores de mariguana revela que dos de cada tres habían sido extorsionados por la policía, estamos hablando de las limitaciones de una política centrada en combatir la oferta a través de la mera clausura de puntos de venta o la captura de quienes la consumen.

La alternativa que lanzan para tratar de erradicar las redes de narcomenudeo del DF, es la implementación de los clubes de cannabis. Aseguran que estas asociaciones brindarían una serie de ventajas reales para los usuarios, ya que garantiza seguridad jurídica en ejercicio de sus derechos.

Además, generaría actividad económica para el Estado, eliminaría la necesidad de acudir a traficantes ilegales, y garantizaría estándares de calidad que no se obtienen en el mercado negro.

Por último, beneficia al cultivador de la planta, que encontraría en este espacio una actividad más de sustento como actividad agraria y económica. De ese modo, el productor tiene contacto directo con el usuario y se elimina entre ellos al intermediario, que es quien cumple actualmente con el papel ilegal del proceso.

FUENTE: Animal Político
Asuntos Internacionales: La legalización de la marihuana en California



comments powered by Disqus