Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la izquierda se renueva


Lejos del “mesías tropical”, el candidato presidencial de la izquierda mexicana se renueva como un equilibrado guía moral, habla sobre la espiritualidad y su fascinación por la música popular


POR Staff Rolling Stone México  



Lejos del “mesías tropical”, el candidato presidencial de la izquierda mexicana se renueva como un equilibrado guía moral, habla sobre la espiritualidad y su fascinación por la música popular

Lejos del “mesías tropical”, el candidato presidencial de la izquierda mexicana se renueva como un equilibrado guía moral, habla sobre la espiritualidad y su fascinación por la música popular

Por Juan Carlos Villanueva

¿A poco no es fascinante el embellecimiento al que se someten nuestras ciudades y pueblos cada vez que sucede una nueva temporada electoral? Ahí están esos carteles con los rostros de los candidatos haciendo sus mejores guiños, como queriendo ligar nuestros votos. Todos se ven cucos, hasta parecen gente decente: Uno luce como un metrosexual, un político de gimnasio; el otro se ve bonachón, incluso -dicen unos- “se parece al güiri güiri”; otra parece señora de Polanco y el otro es viejo conocido nuestro, sólo que ahora, lejos del “mesías tropical”, como le definió el historiador Enrique Krauze, se presenta como un ecuánime guía moral.

AMLO (Tabasco, 1953), como se le conoce popularmente, ha vuelto con un nuevo discurso de reconciliación y generosidad. Ya no es el caudillo con guayabera y Tsuru blanco de instinto popular e incendiario. Con la elegancia de Marcelo Ebrard, Jefe del Gobierno del Distrito Federal, al aceptar su derrota en las encuestas organizadas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), y el “nuevo” Andrés Manuel López Obrador, el partido proyecta una imagen de una izquierda más unida y civilizada.

AMLO jamás aceptó su derrota en 2006 por tan sólo el 0,57% de los votos frente al presidente Felipe Calderón. Pero AMLO, dice, es un hombre que perdona y no va a perseguir a nadie de sus adversarios que han destruido a este país desde un cargo en el gobierno “Vamos a iniciar una etapa nueva, no va a haber represalias, queremos justicia, no venganza”, asegura el candidato en una charla con Rolling Stone. “Estoy consciente del daño que han causado al país pero no nos ayudaría quedarnos en eso. Puedo decir que Carlos Salinas de Gortari no va a tener necesidad de irse del país, sólo que ya no va tener la influencia”.

Pero, ¿cómo reestablecer la posibilidad de una izquierda moderna de corte socialdemócrata en México que el propio AMLO puso en juego en 2006? Andrés Manuel otorgó perdón a Felipe Calderón, mantiene un discurso redentor, aunque a muchos les da la impresión que ha bajado la guardia y se está lavando las manos, especialmente ahora que sus contrincantes se encuentran tan sensibles y vulnerados. “Tenemos que proponer una amnistía a quienes no han querido el cambio y han llevado al país a una situación difícil”, advierte. “Ofrecemos una conciliación, es lo que más conviene a México. No vamos a actuar con espectacularidad como se hecho, encarcelar a uno o dos personajes para simular que las cosas van a ser distintas. Hay que entender que sólo ha habido tres transformaciones en la historia del país: La Independencia, La Reforma y La Revolución. Nosotros queremos llevar a cabo la cuarta revolución. Lo fundamental es que haya justicia, combate la pobreza y la desigualdad. Terminar con los monopolios, en pocas palabras, nunca más la prosperidad de unos cuantos se sustentará en el sufrimiento de la mayoría”.

Tiene 58 años de edad y más de 35 años en la política. ¿Qué es lo primero que le viene a la cabeza cuando se mira al espejo?
Que todavía estoy joven, y que ser joven significa tener acciones. En la vida es fundamental querer transformar, tener sueños para hacerlos realidad.

Creció en los años sesenta, una década de revolución y experimentación ¿Cómo impactó en su personalidad?
Mucho, porque desde joven comprendí que había dos caminos para transformar: El camino de la lucha armada que en ese tiempo –no quiero usar la palabra, porque puede parecer peyorativa– estaba de moda. Se decía que era el único camino para transformar, era la época de la revolución cubana, el Ché, Camilo Torres; México estaban nuestros revolucionarios como Genaro Vázquez y Lucio Cabañas pero, desde entonces, también descubrí y me identifiqué con la vía pacífica para transformar, ese camino que abrió, a costa de su vida, Salvador Allende. Él era un pacifista, buscó y cambió sin violencia y esa es la vía que yo reivindico desde entonces, el poder transformar a través de la democracia. Respeto a quienes piensan de otra manera, pero creo que la violencia no es opción, no es alternativa.

¿Qué opinión le merece el movimiento Anonymous? Ellos dijeron: “No pudimos encontrar evidencia de corrupción de AMLO…”
Merece todo mi respeto, todo lo que tiene que ver con los movimientos en las redes sociales ayuda mucho en el propósito de democratizar la vida pública, no sólo de un país, sino en el mundo. Internet da la posibilidad de hacer valer una comunicación real con mensaje de ida y vuelta, una comunicación sin cesura, libre, es todo un fenómeno. Los que mandan en México tienen el control casi absoluto de los medios de comunicación convencionales o masivos. Así es como dominan y administran la ignorancia en el país, como fabrican políticos, como alaban a quienes le convienen y destruyen a los que consideran un peligro. Por eso las redes sociales son una opción y alternativa. Y Anonymous –podemos estar de acuerdo o no con sus prácticas– pero están desmitificando y buscando la verdad.

¿Es usted un hombre espiritual?
Un dirigente no podría actuar si no tiene por delante un cuerpo de ideas, una doctrina, una filosofía, una espiritualidad. Yo tengo eso, tengo ideas y desde luego valores espirituales que son los que permiten moverme. Para mí el amor es un valor supremo. A un buen dirigente sólo lo mueve el amor. El ser humano, desde el inicio de su existencia, siempre tuvo una espiritualidad. Eso es innato, lo que nos distingue de los animales. Hay una frase que escribí en un mural, cuando fui director del Instituto Nacional Indigenista (INI), en 1977, decía: “Quien tenga como aspiración ser un animal puede naturalmente dar la espalda a los dolores de la humanidad y trabajar en su propio provecho”.

¿Qué pasa cuando la espiritualidad se confunde con las instituciones de la religión?
Soy partidario de un estado laico, como está establecido en nuestra Constitución. Es libertad de conciencia, libertad para creer y no creer, y estado laico es respeto por las prácticas religiosas. Yo estoy a favor de un diálogo entre todos los seres humanos, un diálogo de un primer circulo ecuménico, es decir, un diálogo entre las partes cristianas. Pero hay un circulo más amplio que es el dialogo interreligioso, que ya no se limita a las cristianas, en el que puede haber diálogo entre creyentes y no creyentes. Todo a partir del respeto y la tolerancia. Gandhi no era cristiano pero recogía muchos principios del cristianismo. Esto debe prevalecer, tengo muchos amigos que son agnósticos, ateos y también son muy espirituales y humanos.

Tiene reuniones con empresarios para hablar de política económica y social, ¿pero qué hay de una política cultural?
Muchas artistas participan con nosotros. Cuento con el respaldo de pintores, músicos, cineastas y escritores. Ellos nos están ayudando en la elaboración del programa cultural. Lo cierto es que intelectuales, artistas y trabajadores de la cultura están apoyándonos, más que a otros candidatos. Proponemos crear la Secretaría de Cultura, y Elena Poniatowska estaría al frente.

Es necesario una revolución, pero ¿cuál debería suceder primero, la revolución educativa o la revolución económica?
Yo te diría que la revolución de las conciencias, es importante adquirir conciencia de lo que está sucediendo en nuestro país, conocer la realidad y así poder transformarla. Si hay conciencia de una transformación, van a lograrse las otras revoluciones.

¿Una reforma educativa sería una solución para combatir al crimen organizado?
Sí, y desde luego acompañado del combate a la pobreza y la desigualdad. Consiste en generar oportunidades de trabajo, atención a los jóvenes con estudio y empleo. También combatir a la corrupción para poder serenar al país. No se puede enfrentar a la violencia con violencia, es como querer apagar el fuego con gasolina.

¿Cómo es posible que se asigne menos del 1% del presupuesto para la investigación científica y tecnológica?
Es posible porque el gobierno que se tiene sólo atiende y representa al 1 por ciento de los mexicanos. Se han esmerado en destruir al país, y sólo les importa sacar provecho en lo personal. En el caso de la ciencia y la tecnología, aunque por ley establece que se tiene que entregar el 1 por ciento del producto interno bruto, actualmente lo que se invierte es el 0.3, ni siquiera se cumple lo que establece la ley. Queremos hacer la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Creando aparatos gubernamentales, ¿va a resolver las cosas?
No las voy a resolver así, sino es empezar por ahí, dándole el lugar que les corresponde, tanto a la cultura, a la ciencia, la tecnología y a la innovación. Que no sean añadidos como departamentos de las oficinas de gobierno. El Dr. Daniel Drucker estará a cargo de esta secretaria.

Desapareció de las escuelas la materia de civismo, y las lecciones de historia son limitadas. ¿Cómo logar una sociedad mejor?
Eso es parte de lo que se ha hecho a un lado de forma deliberada. Quitar las clases de civismo, reducir mucho el conocimiento de historia, quitar materias como filosofía, ética, entonces eso ha llevado a que la formación escolar sea más utilitaria, menos humana, menos solidaria y fraterna.

BANNER CONTENIDO 2 JUNIO

La entrevista Rolling Stone

Andrés Manuel López Obrador Gabriel QuadriJosefina Vázquez MotaEnrique Peña Nieto



comments powered by Disqus