Ángel Amílcar Colón es liberado


El migrante hondureño estuvo arraigado por cinco años en una prisión de máxima seguridad en México, por un delito que no cometió.


POR Staff Rolling Stone México  



El migrante hondureño estuvo arraigado por cinco años en una prisión de máxima seguridad en México, por un delito que no cometió.

Tras cumplir cinco años de condena por un delito que no cometió, Ángel Amílcar  Colón fue liberado la madrugada del jueves de un penal de máxima seguridad en México, según reportó Roberto Herrera Cáceres, Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.

“La libertad de Ángel Amílcar Colón es un triunfo del pueblo hondureño”, anunció el ombudsman.

De acuerdo con información del diario hondureño La Tribuna, el gobierno de Honduras y diversas organizaciones civiles mexicanas trabajaron en conjunto para lograr la liberación del defensor de derechos humanos y migrante hondureño.

La libertad de Amílcar Colón fue obtenida finalmente tras una intensa campaña impulsada por Amnistía Internacional y el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez.

“Hicimos un análisis de la situación porque con el Centro ProDH hemos venimos trabajando desde el mes de julio, estableciendo estrategias, tanto en México, como en Honduras, para impulsar su defensa”, explicó Herrera Cáceres.

Ángel Amílcar, perteneciente a la etnia garífuna de África, llegó a México con la intención de cruzar hacia Estados Unidos, siendo víctima de los abusos que los migrantes de otros países sufren en nuestro país, como tortura, discriminación y finalmente el arraigo y sometimiento a un proceso judicial sin el apoyo de un abogado o el consulado de su país.

En entrevista con Proceso, el hondureño declaró: “Las pesadillas no me dejan. Frecuentemente revivo las escenas de cómo me torturaron. A veces despierto llorando, gritando. Me han expuesto con una gran cantidad de drogas y de armas en los periódicos. Dicen que soy ladrón, asesino, narcotraficante. El Estado mexicano me destruyó”.

El migrante fue detenido el 9 de marzo de 2009, tras un operativo militar y policiaco en Tijuana, Baja California, mientras esperaba por un “coyote”, para pasar al otro lado de la frontera.

Entre las acusaciones que pesaban en contra de Ángel Amílcar destacaron la de delincuencia organizada, acopio de armas de uso exclusivo del ejército y delitos contra la salud. La confesión de dichos “delitos” fue obtenida mediante tortura y abuso, por parte de militares y la policía federal y estatal.

El pasado mes de julio, Ángel Amílcar Colón fue declarado como “preso de conciencia” por Amnistía Internacional, organización que inició una campaña por la liberación del migrante hondureño.

Con información de Proceso y La Tribuna.





comments powered by Disqus