Asuntos Internos: El Pacto por México y su insoportable fragilidad


El Pacto por México y su insoportable fragilidad


POR Staff Rolling Stone México  



El Pacto por México y su insoportable fragilidad

Un acuerdo que la mayoría de los mexicanos desconocen a pesar de su trascendental importancia. Peor aún, es un convenio que muchos ni siquiera han analizado.

Reforma en Telecomunicaciones

Con la presentación de la iniciativa de Reforma en Materia de Telecomunicaciones, se atienden nueve compromisos acordados en el Pacto por México:

1. Fortalecer a la Comisión Federal de Competencia (CFC).
2. Creación de Tribunales especializados en materia de competencia.
3. Derecho al acceso a la banda ancha y efectividad de las decisiones del órgano regulador.
4. Reforzar autonomía de la COFETEL.
5. Desarrollar una robusta red troncal del telecomunicaciones.
6. Agenda digital y acceso a banda ancha en edificios públicos.
7. Competencia en radio y televisión.
8. Competencia en telefonía y servicios de datos.
9. Adopción de medidas de fomento a la competencia en televisión, radio, telefonía y servicios de datos.

Para entender mejor este tema, es primordial conocer qué significan los siguientes términos:

Must Offer: Obligación que tienen las grandes televisoras de señal abierta de poner a disposición de las televisoras de paga (cable, DTH u otras) sus señales para que sean difundidas.

Must Carry: Obligación de los sistemas de televisión de paga (cable, DTH u otras) de incluir las señales de televisión abierta en su oferta de servicios.

En la configuración de la nueva legislatura, existen tanto diputados como senadores que velan por los intereses de las dos grandes televisoras (Televisa y TV Azteca), los cuales han sido llamados “Telebancada” y que está conformada por al menos 20 legisladores, en su mayoría del PRI y PVEM, que llegaron a su curul por la vía plurinominal, con relación directa, familiar o laboral con altos funcionarios de las dos televisoras.

Cuando la reforma constitucional en materia de comunicaciones se hizo pública por Peña Nieto, cundió la algarabía, todos hablaban del gran paso que daba nuestra legislatura al adentrarse a regular y diversificar para promover la competencia. “Celebramos la apertura de una nueva etapa en el desarrollo del sector de las telecomunicaciones y radiodifusión, y que la misma esté centrada en mayores inversiones”, anunció América Móvil; “Ya se presentó la #ReformaTelecomunicaciones.

Tiempo de grandes retos y también de oportunidades. Bienvenida la competencia”, escribió Emilio Azcárraga Jean a través de su cuenta de Twitter mientras que MVS Comunicación informó que “la reforma propuesta por el Presidente e integrantes del pacto por México fomenta una mayor y mejor competencia, con lo que se generan condiciones de equidad”. Pero el proceso de realizar una ley secundaria, en la que todos los detalles debían ser analizados y acordados, sería el punto de conflicto, quienes velan por intereses particulares no se quedarían cruzados de brazos viendo cómo su negocio se pulveriza. Como era de esperarse, no ha sido tersa la transición y discusión de la ley secundaria, e incluso antes de irnos a imprenta, la reforma corría el riesgo de estancarse, principalmente en materia de televisión de paga. La oposición de algunos legisladores de PRI pretenden excluir a los nuevos participantes no brindando esa equidad e igualdad en el espíritu de la reforma mencionada.

Todo este jaloneo puede traer como consecuencia que no se lleguen a acuerdos o, peor aún, que la reforma no logre sus principales objetivos, como el que realmente impulse la competitividad dentro de un ambiente incluyente e inovador, mejorar la calidad de los servicios, bajar los costos para todos los usuarios y fomentar su inversión, para así tener a un México capaz de dar cara a las necesidades que se demandan en el desarrollo tecnológico y que cada uno de los mexicanos cuente con diversas opciones. La diputada perredista, Purificación Carpinteyro, señaló que “los canales de TV abierta son concesiones que hacemos los mexicanos a empresas; con el Must Offer, no les estamos pidiendo un favor; exigimos lo que es nuestro. La radiodifusión debe ser, antes que un negocio, un servicio público de interés general”.

Lo peor es que tal vez esta reforma sea el hilo más delgado que rompa definitivamente el “Pacto por México” algo por demás preocupante, un paso atrás y definitivo en la construcción del proyecto de país que Enrique Peña Nieto planteó como objetivo de su sexenio, que apenas comienza y que contaba –como nunca antes– con el apoyo de las diversas fuerzas políticas de nuestro país; este castillo de naipes está a unos cuantos votos de derrumbarse.

Foto Sinembargo.mx



comments powered by Disqus