Asuntos Internos: Los “asegunes” de los franeleros


Ni reglamentos, ni parquímetros, en la calle sigue mandando la corrupción tolerada por las autoridades


POR Staff Rolling Stone México  



Ni reglamentos, ni parquímetros, en la calle sigue mandando la corrupción tolerada por las autoridades

Por Ángel Dehesa

A sí decía mi papá que decía mi abuelita, que en la vida no existen las verdades absolutas y todo tiene sus “asegunes”. Como el caso de Ray, quien trabaja en la calle donde se encuentra mi oficina y es lo que conocemos coloquialmente como un “viene-viene”.

En esta ciudad, uno de los grandes problemas son los pocos lugares de estacionamiento, sobre todo en zonas donde las autoridades pasadas y presentes han permitido urbanizar sin control. Otorgando permisos al son de la mordida y el compadrazgo para que se instalen desde centros comerciales hasta edificios de departamentos y complejos de oficinas.

Esta situación, ha ocasionado que abunden en nuestra capital: El uso de cubetas, botes de cemento y todo tipo de aditamentos similares como marcadores de un territorio soberano e inviolable (en violación directa del artículo 14 fracción V del Reglamento de Tránsito del DF) o los parquímetros que, aparentemente, sólo sirven para que las autoridades tengan un mecanismo de recaudación pero todavía no vemos cómo ese dinero nos beneficia a los ciudadanos, como lo prometió, entre otros, Amaya Bernárdez, quien en mayo de 2012, fungía como Directora de Gobierno de Participación Ciudadana en la delegación Miguel Hidalgo.

El que más se nota es, sin duda, el de los franeleros que se apoderan de las calles e imponen cuotas por permitirnos usar el espacio que es de todos. Eso pensaba yo hasta conocer a Ray…

Ray está en la calle todos los días, frío, calor o lluvia. Se ha ganado la confianza de todos los que venimos a trabajar, al grado de que le dejamos las llaves del coche, el cual él mueve durante todo el día y va acomodando a medida que se desocupa un lugar, para luego proceder a entregarte la llave y cobrarte 20 pesos. No te obliga a usar sus servicios y no pelea contigo si encuentras un lugar desocupado.

Recientemente Jorge Romero Herrera, Jefe Delegacional de Benito Juárez, decidió lanzar un operativo contra los franeleros, por el cual las camionetas de policía conocidas como “perreras” se han llevado a Ray dos veces en lo que va del mes. Cada vez que esto pasa nuestra oficina y muchas de la zona se vuelven un caos, porque nadie llega a tiempo a trabajar; al grado de que todos los involucrados aportamos para que soltaran a Ray quien, por cierto, no tiene la culpa de que en las colonias Guadalupe Inn y San José Insurgentes, los diversos delegados (entre ellos Romero) hayan permitido –como ya dije antes– que cualquiera construyera lo que se le diera la gana… Muy a pesar de las quejas (perfectamente documentadas y sustentadas legalmente) de los vecinos de la colonia.



comments powered by Disqus