Asuntos Internos: Revolución vergonzante


Revolución vergonzante, por Ángel Dehesa


POR Staff Rolling Stone México  



Revolución vergonzante, por Ángel Dehesa

¡Por ahí viene Pancho Villa!, ¡Llegaron los Zapatistas! y ¡Con Madero hasta la muerte!

Por @Ángel Dehesa

Estas tres figuras de nuestra revolución, además de ser figuras de nuestra Revolución, tienen algo en común: nombre y apellido conocido. Así es señores del CCH, policías comunitarias, tomadores de escuelas, maestros rijosos y próximamente, hasta vendedores ambulantes, la revolución, las luchas sociales y las causas justas, se defienden con la cara al aire y sin esconderse tras una capucha.

La moda del pasamontañas fue iniciada, allá en 1994, por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional el cual, dado que sí de veras le declaró la guerra al gobierno y comenzó una lucha armada, podría en serio decir que necesitaban cubrir su rostro para evitar represalias. Dejando de lado el hecho de que, con el estúpido calor chiapaneco ya me puedo imaginar lo que sudaban los efectivos del EZLN y a lo que olían sus prendas, wákala.

De esos a los que ahora, por cualquier motivo, se escudan tras una capucha para cometer CRÍMENES –porque eso es el destrozar los vidrios de todo el primer cuadrante– el tomar violentamente y con bombas las instalaciones de una escuela, el impedir el libre tránsito en una carretera o el destruir la sede de un organismo político, más allá de la “causa” o “reivindicación social”. A que cualquiera de ellos decida esgrimir, hay una gran distancia.

Si la causa es justa, ¿cuál es la necesidad de ocultar el rostro? ¿Será que no son quién dicen ser? ¿Será que la “causa” no es más que el pretexto para crear miedo e inestabilidad por cuenta de alguien? ¿O así de feos están debajo de la franela?

Pero el problema mayor, sobre todo en esta nuestra capital, no es que estos señores existan, el problema es que las autoridades de nuestra ciudad –a todos niveles– hacen todo para que continúen existiendo.



comments powered by Disqus