El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad se reunió con los candidatos a la Presidencia


El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad hizo un llamado a los cuatro candidatos a la Presidencia de la República a firmar un pacto de unidad y de protección a víctimas


POR Staff Rolling Stone México  



El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad hizo un llamado a los cuatro candidatos a la Presidencia de la República a firmar un pacto de unidad y de protección a víctimas

El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad hizo un llamado a los cuatro candidatos a la Presidencia de la República a firmar un pacto de unidad y de protección a víctimas antes del 10 de junio próximo.

Ahí estuvieron Josefina Vázquez Mota del PAN; Enrique Peña Nieto del PRI-PVEM; Andrés Manuel López Obrador de las izquierdas, y Gabriel Quadri de Nueva Alianza.

A ellos se les recordó que hace un año se le pidió a sus partidos limpiar sus filas de quienes están coludidos con el crimen.

“No hicieron ninguna limpieza honorable de sus filas. Nos negaron la reforma política amplia y nos han llevado a elecciones ignominiosas que han hecho salir a miles de jóvenes a las calles para encontrar el camino que ustedes cancelaron”, exclamó el poeta Javier Sicilia.

Se les presentó una agenda de cuatro puntos que les pidieron adoptar en caso de ganar la Presidencia: justicia para las víctimas de violencia; cambio en la estrategia de seguridad que no esté subordinada a los intereses de Estados Unidos; combatir el lavado de dinero, y tener una democracia participativa y democratización de los medios.

Los candidatos hablaron y las víctimas también. Margarita López, una madre que busca a su hija de 19 años reclamó a Vázquez Mota la omisión de las autoridades para dar seguimiento a su caso.

“¿Me acompañará a seguir la búsqueda? Yo no lo creo”, comentó.

Vázquez Mota pidió a Margarita dejarle acompañar y se disculpó. “Yo sí pido perdón y sí pido disculpas. Frente a las omisiones ofrezco esta disculpa y este perdón”.

Manifestó que en su partido no existen corruptos, dicho que dio pie a Sicilia para cuestionarle sobre Sergio Estrada Cajigal, Marco Adame, Juan Molinar Horcasitas y Mariana Gómez del Campo.

Siguió Peña Nieto, candidato del PRI-PVEM, que tras escuchar el reclamo de que en su partido existen corruptos y le citaron los nombres de Arturo Montiel, Mario Marín y Ulises Ruiz, enfrentó el tema de Atenco.

López Obrador, el de la izquierda, fue el tercero en desfilar. Se le dijo que para muchos, él significa intolerancia, resentimiento político, la revancha sin matices, el mesianismo, la incapacidad autocrítica para señalar y castigar las colusiones de su partido que no han dejado de golpear indígenas en Chiapas y Michoacán y estudiantes de Guerrero.

Escuchó a Coral Rojas, representante de los campesinos de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Acatlán, Guerrero; y a María Ignacia González, de Puebla, quien le expuso la desaparición de sus dos hijos de 22 y 36 años.

Con un llanto inconsolable, la mujer le dijo al tabasqueño que ninguna autoridad se ha querido hacer cargo de su caso. Andrés Manuel se defendió. Expresó su respeto a todas las víctimas y sus familias y aseguró que a él no se le puede meter “en el mismo costal” de acusaciones.

“No es soberbia, es que yo me formé de otra manera, no soy político mentiroso, corrupto. Desde hace más de 20 años defiendo los derechos humanos, siempre he procurado hacer de mi vida una línea recta, no mentir, no traicionar”, expresó.

Quadri de la Torre, el de Nueva Alianza, fue el último. Se le dijo que representa la usurpación de la candidatura ciudadana.

Quadri de la Torre dijo estar “hasta la madre y encabronado” por lo que pasa en México y por ello aceptó la candidatura que le ofreció Nueva Alianza.

Fuente El Universal



comments powered by Disqus