El presidente de Francia asegura que su objetivo es “destruir a los terroristas”


El mandatario francés habla sobre el dispositivo militar en Malí


POR Staff Rolling Stone México  



El mandatario francés habla sobre el dispositivo militar en Malí

François Hollande, presidente de Francia, anunció hoy por la mañana que reforzará el dispositivo militar en Malí, a la espera de que lleguen las tropas de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) que lucharán contra los rebeldes islamistas que controlan el norte del país africano desde marzo de 2012.

La ONU respaldó ayer la intervención francesa y volvió a pedir un proceso político de reconciliación nacional para zanjar un conflicto que, según el propio organismo, ha dejado 150,000 refugiados en países vecinos como Mauritania, Níger, Burkina Faso, y Argelia, además de 230,000 desplazados en el interior del país.

Más tarde, durante la inauguración de la VI Cumbre Mundial de la Energía del Futuro, en Abu Dabi, Hollande dijo que las fuerzas francesas desplegadas en Malí tienen como objetivo “destruir a los terroristas y asegurarse de que no vuelvan a actuar en el futuro”. Así mismo, manifestó su simpatía por las víctimas. “Pienso cada día en los secuestrados, pero consideré que la intervención era la única opción. Haremos todo para que sean liberados. Quienes lo deben reflexionar, todavía están a tiempo de devolvérselos a sus familias”.

También declaró que hasta el momento hay 750 secuestrados pero el número aumentará. Dijo que busca retirarse del sitio lo antes posible pero para eso, debe aguardar a que los 2,500 soldados de la CEDEAO lleguen al sitio. “Los mismos que detienen a los rehenes son los que querían hacerse con la totalidad de Malí. Haber permitido que hicieran de Malí un santuario terrorista no habría contribuido a su seguridad,” puntualizó Jean-Marie Ayrault, el primer ministro francés.

Por su parte, el ministro francés del exterior, Laurent Fabius, ha asegurado que confía en que los Estados del golfo Pérsico apoyen la actuación de las tropas africanas para luchar contra los islamistas de Ansar Dine, la rama magrebí de Al Qaeda y del Movimiento por la Unicidad de la Yihad en África Occidental (MUYAO), dueños del norte de Malí.

A pesar de la inquietud que se respira en Diabali, los malienses mantienen su optimismo de los últimos días.  Según El País, en Amandine, una de las cafeterías más concurridas de Bamako, dos blancos charlan de forma distendida. De repente, un cliente del local se les acerca y les dice: “Perdonen que les moleste, pero los he visto entrar y solo quería transmitirles mi agradecimiento y el de todo mi pueblo por lo que han hecho por nosotros, por no habernos dejados solos”. Da media vuelta y se va. En los últimos días ha surgido una enorme corriente de simpatía hacia Francia por toda la capital. Inlcuisve las vendedoras ambulantes ofrecen banderas francesas por la calle y los motoristas las llevan amarradas al cuello.

No es de extrañar. Salvo los seguidores de un partido político minoritario, aunque ruidoso, la mayoría de los habitantes de la capital maliense defienden de manera ardiente la intervención francesa. En Konna, donde tuvo lugar la principal batalla de este conflicto hasta el momento, ya se ha pensado incluso en erigir una estatua o ponerle el nombre de una calle al piloto francés de helicóptero que falleció en combate el pasado viernes. El país se encuentra en estado de emergencia, pero ayer, tras una semana de cobflictos, se reanudaron las clases en la capital y miles de niños con sus uniformes azul celeste volvieron a la escuela.

FUENTE: El País



comments powered by Disqus