Gabriel Quadri, el ambientalista liberal


Gabriel Quadri, con el karma de la maestra Elba Esther Gordillo, sobre la espalda


POR Staff Rolling Stone México  



Gabriel Quadri, con el karma de la maestra Elba Esther Gordillo, sobre la espalda

Por José Pérez-Espino

Gabriel Quadri de la Torre no se inmuta cuando se le hacen preguntas duras. Sobre la influencia de Elba Esther Gordillo en su campaña, el papel que él juega en relación a la candidatura del priista Enrique Peña Nieto o la apertura del sector energético. Está convencido, dice, que a pesar de las críticas en su contra fomentará una visión ambientalista entre la sociedad.

“Soy el primer candidato liberal de la historia con ideas del siglo XXI, con un proyecto de sustentabilidad maduro y esas ideas son las que me interesan que se arraiguen entre la población”, dice en una charla con Rolling Stone.

¿Por qué un ambientalista, candidato a doctor en Economía por la Universidad de Texas en Austin, es el candidato de un partido que tiene detrás a la presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación?

Quadri (Ciudad de México, 4 de agosto de 1954) ha ocupado cargos como el de presidente del Instituto Nacional de Ecología y director general del Centro de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable.

“Sostengo la hipótesis –dice– de que mucha gente está decepcionada y harta de los políticos y de los partidos políticos por igual. Por eso apoyan el proyecto de un México sustentable que yo propongo”. Desde esa óptica, ofrece una analogía. Como la política, el rock está en crisis. El género musical “se encuentra en un valle de estancamiento desde la década de 1990. Ojalá que podamos volver a tener grupos como The Ramones, Nirvana o Radiohead. Lo que tenemos ahora está sumido en la mediocridad”. Como la política.

Después del primer debate presidencial, realizado el 6 de mayo, en la mayoría de los medios y en las redes sociales se publicaron opiniones favorables a él, por su desenvoltura y por asumirse como un “candidato ciudadano”. Con el paso de los días, se le comenzó a ver como un candidato que apoya las propuestas de Peña Nieto y como un crítico de Andrés Manuel López Obrador. “Mi objetivo es promover ideas liberales”, ataja para desmarcarse de los cuestionamientos.

La postulación de Quadri fue definida a partir de una ocurrencia. Durante una cena entre amigos que asisten a un círculo de lectura, Luis Castro, presidente del Partido Nueva Alianza, sugirió que él podría ser buen candidato. Casi a la media noche del martes 14 de febrero, el dirigente le llamó para decirle que habían acordado nominarlo. El 19 fue electo formalmente candidato del Panal y ese mismo día conoció a Elba Esther Gordillo, con quien desayunó antes de protestar como candidato.

No le molesta que lo relacionen con la dirigente sindical. Ha dicho una y otra vez que ella no manda en su campaña presidencial, pero aclara que no debe confundirse el papel del gobierno en la educación con el del sindicato: “Culpar al sindicato es una manera irresponsable de eludir la responsabilidad propia. La tarea educativa es responsabilidad del gobierno, no del sindicato. Es sacarle al bulto de su propia responsabilidad. El sindicato está para apoyar a los trabajadores, no para hacer una reforma educativa que es tarea del gobierno”.

Quadri afirma que su postulación no tiene el objetivo de mantener el registro de Nueva Alianza como partido político, como afirman sus críticos. “El Partido Nueva Alianza ha conservado el registro en procesos anteriores. Es un partido emergente, joven. No es mi objetivo el de que mantenga su registro”, afirma. Cierto. En 2006, Nueva Alianza obtuvo un millón 689 mil votos en la elección para diputados federales y 400 mil 800 en la presidencial (debido a que el propio candidato Roberto Campa solicitó votar diferenciado). El 4.04% obtenido en la elección de diputados le garantizó el registro como partido político nacional.

Algunos han interpretado que su postura en relación a temas como el de la inversión en Pemex o de las reformas estructurales son un aval a Peña Nieto, candidato del PRI-PVEM.

“Son malas interpretaciones”, responde. “Tal vez mi postura contrasta más con la izquierda que representa Andrés Manuel López Obrador. Él es un populista de izquierda, yo soy liberal. Estamos muy lejanos uno y otro. Es natural y es sano que se dé este contraste”.

La entrevista Rolling Stone

Andrés Manuel López Obrador Gabriel QuadriJosefina Vázquez MotaEnrique Peña Nieto



comments powered by Disqus