La oposición exige la verdad sobre la salud de Hugo Chávez


La fecha límite para esclarecer la condición de Hugo Chávez será el 10 de enero, día en que tendrá que peresentarse para jurar su tercer mandato, ya que de no hacerlo, se debe declarar su falta


POR Staff Rolling Stone México  



La fecha límite para esclarecer la condición de Hugo Chávez será el 10 de enero, día en que tendrá que peresentarse para jurar su tercer mandato, ya que de no hacerlo, se debe declarar su falta

El próximo 10 de enero se cumplirá un mes de la partida del presidente venezolano, Hugo Chávez, a Cuba, para someterse a lo que fue su cuarta operación en La Habana. Hasta ahora, la información de su gobierno sobre el tema ha sido demasiado ambigua. Desde junio de 2011, cuando se hizo público que Chávez tenía cáncer, las declaraciones han sido vagas y poco informativas, diciendo únicamente que su situación es “delicada”.

Mientras tanto, el coordinador de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, ha exhortado este miércoles al gobierno a “decir la verdad”, pues “pretender hacerle creer a la gente que el presidente está en ejercicio de sus funciones actualmente, es una irresponsabilidad descomunal”.

La fecha límite para esclarecer la condición de Hugo Chávez será el 10 de enero, día en que tendrá que presentarse para jurar su tercer mandato, ya que de no hacerlo, se debe declarar su falta. A una semana de dicha fecha la pregunta es ¿por qué el Gobierno Venezolano sigue apelando al secretismo y a las verdades incompletas?

Dentro del chavismo, un anuncio de esa índole representaría un punto sin retorno en un movimiento tan marcado por la figura de su líder. Ciertamente, el propio Chávez se encargó de romper ese celofán el pasado 8 de diciembre cuando, en alocución por radio y televisión, mencionó por primera vez su posible ausencia y trazó dos protocolos para la continuidad democrática: la Constitución y su deseo de que el vicepresidente Nicolás Maduro lo sucediera como representante de un chavismo ya huérfano. De reconocerse de modo oficial la incapacidad o muerte de Chávez, ya no habría excusas para seguir postergando los acomodos que deberán pactarse —o imponerse— para garantizar una convivencia de las distintas facciones oficialistas que satisfaga sus respectivas ambiciones y preserve, a la vez, la unidad del movimiento. Esta fórmula no parece fácil de conseguir.

Además de las fuerzas locales, diversos Gobiernos de la región están pidiendo a Caracas información precisa del mandatario. El periodista Andrés Oppenheimer reveló ayer en Miami que la jefa de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado, Roberta Jacobsen, sostuvo el 21 de noviembre una conversación telefónica con Maduro, en la que el control del tráfico de drogas fue el tema principal. Otras fuentes aseguran que desde entonces el embajador venezolano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton, ha seguido sirviendo como canal de comunicación con Washington de cara a la crisis institucional en Venezuela.



comments powered by Disqus