“Peña Nieto no dará marcha atrás a la privatización de PEMEX” asegura Lorenzo Meyer


El historiador y autor explicó que la administración del actual presidente ya está muy comprometida con los intereses que buscan privatizar la paraestatal.


POR Staff Rolling Stone México  



El historiador y autor explicó que la administración del actual presidente ya está muy comprometida con los intereses que buscan privatizar la paraestatal.

El politólogo e historiador Lorenzo Meyer aseguró que la inminente privatización de Petróleos Mexicanos no podrá ser neutralizada ni revertida.

En entrevista con La Jornada, Meyer aseguró que con el respaldo del Poder Legislativo, el presidente Enrique Peña Nieto no dará marcha atrás en el objetivo concreto de la privatización de la paraestatal, debido a que él y su administración están demasiado comprometidos con esos intereses.

“No creo, ya no pienso ni en las leyes secundarias ni nada por el estilo. El punto eran las leyes primarias; las secundarias son eso: secundarias. Ya está hecho, y aquellos que desde la izquierda dicen que ahora es posible cambiar esto con las leyes secundarias no son ingenuos, son de una perversidad muy refinada; el concepto de Judas podría venir bien para juzgarlos”, explicó el autor al ser interrogado sobre la posibilidad  planteada por los integrantes de partidos de izquierda de que se podría frenar dicha privatización en el Congreso de la Unión, durante la discusión de las leyes secundarias de la reforma energética.

“No crean además que nosotros nos tragamos esa argumentación. Estaba pensando en una encuesta que manejo del año pasado, en la cual la mayoría de los mexicanos no está de acuerdo con la privatización, pero al gobierno y a los partidos eso les valió gorro”, agregó enfático.

Durante la presentación de su libro, Nuestra tragedia persistente, Lorenzo Meyer apuntó que en 1938, Lázaro Cárdenas advirtió que no se debía exportar el petróleo extraído en México, sino utilizarlo para la industria y apoyar el desarrollo del país.

Con información de La Jornada.



comments powered by Disqus